Valora este post

En una sociedad que le da una gran importancia al matrimonio y a la unión tradicional entre parejas, hay algunas mujeres que están rompiendo paradigmas con la tendencia de la Sologamia, eligiendo casarse consigo mismas.

Sologamia, cuando tu pareja perfecta eres tu mismo

La sologamia es, en pocas palabras, el matrimonio de una persona con ella misma. A esta creciente tendencia se le conoce como un compromiso que valora el amor propio y la compasión personal.

Los partidarios de la práctica argumentan que conduce a una vida más feliz. La idea de tal ceremonia también se describe en el libro Quirkyalone: ​​un manifiesto para los románticos intransigentes, de Sasha Caden.

La creciente tendencia de la sologamia se ha visto más y más en mujeres de los Estados Unidos, Australia, Japón y Taiwán, donde celebran ceremonias en las que caminan solas al altar y se entregan a sí mismas.

La sologamia se ha popularizado lo suficiente en los últimos años que Policy Horizons Canada como para que una agencia gubernamental que proyecta implicaciones de políticas públicas en temas transversales haya tomado nota de la práctica, que parece continuará creciendo.

El 16 de mayo de 2015, Sophie Tanner, de 38 años de edad, se casó consigo misma en la Iglesia Unitaria de Brighton en el Reino Unido.

«Literalmente tuve la idea cuando estaba acostada en la cama recuperándome de una gripe y una mala relación. Todos celebran el unirse con alguien y casarse, pero no hay un hito en la sociedad que celebre el escapar algo horrible o volver a la felicidad propia y satisfacción».

Y así, decidió celebrar su amor propio con una ceremonia. En ese momento, su sologamia era noticia. Pero en los años que han pasado, se está viendo cada vez más. No es un lugar común de ninguna manera, pero ciertamente es menos impactante a medida que pasa el tiempo. Más recientemente, Laura Mesi se casó en Italia en una boda con 70 invitados y todo lo que se esperaba de una boda tradicional, excepto el novio.

Sologamia, la curiosa tendencia de casarse con uno mismo

No siempre es un sustituto para una pareja. Mientras que algunos practicantes van a continuar sus vidas sin pareja, muchos de los que deciden casarse consigo mismos de ningún modo planean estar solos. No se trata de reemplazar o descartar una pareja potencial.

No se trata de estar solo, se trata de ser autosuficiente. Para algunas personas, una pareja es un añadido encantador, pero eso no significa que sean la mitad de un todo. Significa que eran un ser completo antes de conocerlo.

Ahora, mientras un gran porcentaje de los matrimonios terminan en divorcio, siendo esta cifra de 42% en el Reino Unido, y con un mayor número de mujeres solteras en la última década, pareciera que casarse con uno mismo es, quizás, la única apuesta segura.

¿Qué opinas?

Imágenes: rojurnalist /Pexels

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here