A lo largo de la historia se han dado muchos casos de histeria colectiva. En Supercurioso hemos comentado 2 casos de histeria colectiva en conventos de monjas y en esta ocasión queremos referiros el de el terrorífico Spring Heeled Jack, el monstruo que aterrorizó Gran Bretaña. ¿Serías capaz de sustraerte a un caso así?

El terrorífico Spring Heeled Jack

Es muy difícil no caer en la histeria colectiva cuando todo un país está convencido de algo. El comportamiento obsesivo colectivo es un fenómeno que produce y transmite ilusiones amenazantes en un grupo amplio y éstas, que pueden ser tanto reales como imaginarias, son fruto de los rumores y del miedo.

El caso del terrorífico Spring Heeled Jack ocurrió en Gran Bretaña en el segundo cuarto del siglo XIX y se extendió como la pólvora entre toda la población, causando un auténtico caso de histeria colectiva.

El terrorífico Spring Heeled Jack, el monstruo que aterrorizó Gran Bretaña

Una noche de 1837, un hombre regresaba a su casa en la ciudad de Londres cuando vio como una extraña figura aparecía tras la valla del cementerio y de un salto aterrizaba frente a él. Asustado, el hombre acudió a la policía para informar de los hechos y describió al sujeto que lo había atemorizado: tenía la nariz muy larga, los ojos brillantes y las orejas puntiagudas y todo él presentaba una configuración física anormal, muy musculado y con rasgos diabólicos. Pasaron unos meses y una mujer fue atacada por una criatura extraña en un callejón. Ese ser le cogió los dos brazos inmovilizándola, le rasgó la ropa e intentó besarla. Cuando denunció los hechos en la comisaría de policía afirmó que sus manos estaban frías y húmedas como si fuera un cadáver y que cuando gritó saltó y salió corriendo. La gente que acudió a ayudarla al oír sus chillidos no encontró en la escena nada anormal, pero la historia fue de boca en boca y rápidamente se sucedieron los encuentros con este ser al que llamaron Spring Heeled Jack, que traducido es algo así como Jack “pie de muelle” o Jack “el saltarín”.

El terrorífico Spring Heeled Jack, el monstruo que aterrorizó Gran Bretaña

Cualquier suceso extraño que ocurría le era atribuido y muchos testigos decían haberlo visto cruzar ante un carruaje desde una altura de más de tres metros con la única finalidad de provocar accidentes. Se le vio por toda Inglaterra, especialmente en los suburbios londinenses, pero también llegó hasta Escocia. Los casos que se le atribuían solían tener algo en común: Jack era un saltador prodigioso.

En lo que respecta a su aspecto físico se decía que tenía una apariencia aterradora, que parecía un demonio con garras metálicas y ojos rojos. Vestía según los testigos una capa negra y en la cabeza lucía algo semejante a un casco. De su boca, en ocasiones, salían llamas blancas y azuladas e incluso algunas personas dijeron haberlo oído hablar en un inglés perfectamente comprensible.

Durante más de 40 años multitud de sucesos extraños y aterradores ocurridos en toda Gran Bretaña fueron atribuidos a Spring Heeled Jack, que curiosamente no envejecía. Muchos periodistas, policías y detectives dedicaron su tiempo a intentar averiguar la identidad de Jack sin conseguir nada. Se barajaron múltiples posibilidades, desde que fuera un diablo, un extraterrestre, un noble irlandés conocido como “el marqués loco” o un ser llegado de otra dimensión.

El terrorífico Spring Heeled Jack, el monstruo que aterrorizó Gran Bretaña
El Marqués de Waterford, sospechoso de ser Spring Heeled Jack

Los escépticos han visto siempre en la historia de Spring Heeled Jack una muestra de histeria colectiva, sin ninguna base real, a la que contribuyó la idiosincrasia de la era Victoriana en la que se desarrolló el fenómeno que finalmente se convirtió en una leyenda urbana.

¿Qué opinas sobre Spring Heeled Jack? ¿Crees que pudo existir una criatura así o fue el resultado de la histeria colectiva? Si quieres conocer más sobre la era victoriana, te invitamos a leer:

 10 supersticiones victorianas relacionadas con la muerte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here