¿A qué hora cenas usualmente… a las 20:00? ¿Tal vez a las 23:00? ¿Un día a una hora y otro a otra? ¿Sabías que cenar tarde no es muy bueno para tu salud? El reloj biológico de la piel puede afectarse, más aun si estamos en un constante cambio de horarios alimenticios, creándonos algunos problemas indeseados que muy seguramente querrás prevenir. ¡No dejes que sea demasiado tarde!

¿Sueles cenar tarde? Descubre por qué no es bueno

Tener horarios para comer es importante, no decimos que debas sí o sí comer a determinada hora todos los días, incluso si no tienes hambre, eso no es lo correcto, pero sí que debe existir un rango de horas que no varíen mucho en tu vida cotidiana, pues los ritmos anormales en la alimentación afectan a todo tu cuerpo y en especial a tu piel.

¿Sabías que cenar tarde y cambiar los horarios de comida podrían aumentar la posibilidad de tener cáncer de piel? Esto por que se puede afectar el 10% de los genes de la piel, además favorece la aparición del envejecimiento prematuro.

Nuestra piel contiene una enzima que nos ayuda a protegernos de los efectos nocivos del sol, en específico de su radiación. Esta enzima se afecta si el reloj de nuestra piel se altera, así que si te gusta tomar el sol, o si en tu rutina diaria debes exponerte mucho a él, es bueno que reconsideres mantener unos horarios de comida regulares.

El Dr. Joseph S. Takahashi, neurocientífico del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, comenta que nuestra piel cambia bastante según qué comemos y cuándo lo comemos, más de lo que se sabía… aunque quizás ya hayas comprobado esto por ti mismo, por ejemplo, cuando después de una comida muy grasienta aparecen los terribles granitos en la cara o como esta se vuelve más áspera y seca si no tomas suficiente agua.

El estudio se realizó con ratones, a los cuales se les cambió el horario de comida drásticamente; esto afectó la enzima xeroderma pigmentoso grupo A, conocida como XPA, que se encarga de reparar la piel dañada por los rayos UV.

Los ratones que continuaban comiendo normalmente no se vieron afectados como los del primer grupo, ya que los ciclos de XPA no cambiaron.

Faltan todavía muchos estudios sobre cómo cenar tarde y fuera de horarios nos afecta, pero sí es cierto que nuestro organismo funciona según reglas naturales, que debemos aprender a entender mejor. El experimento en ratones puede no ser tan fácil de traducir para los seres humanos, pero muestra la relación que existe entre la alimentación y la piel, lo que puede dar muchas pistas acerca del tema.

¿Como es tu alimentación? ¿Consideras que comes bien? No dejes de ver: El nuevo medicamento que oscurece la piel naturalmente y la protege contra el cáncer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here