Nuestros antepasados enfermaban como lo hacemos nosotros, pero al no conocer como llegaban a ellos esos padecimientos, en muchas culturas los atribuían a los dioses o a seres demoníacos. El haber ofendido a una divinidad o a un ser infernal podía suponer una enfermedad que te llevara a la muerte. Para ellos se convirtió en algo importante identificar al causante de la dolencia para controlar sus reacciones. Los babilonios describieron uno: Sulak, el terrorífico demonio del retrete. Estás indefenso ¡Vigila!

Sulak, el terrorífico demonio del retrete

Babilonia fue la capital del Imperio Babilónico que se desarrolló en la baja Mesopotamia entre el 1792 a.C. y el 539 a.C. Tenían una religión politeísta basada en dioses antropomórficos y entre esas divinidades encontramos a un demonio terrorífico llamado Sulak.

Sulak, el terrorífico demonio del retrete. Estás indefenso ¡Vigila!

Sulak era el demonio del retrete en la tradición médico-mágica babilónica. Aparece mencionado en una tabla (la XXVII) del manual de diagnóstico babilónico escrito por Esagil-kin-apli de Borsippa, «ummânū» o jefe médico investigador durante el reinado de  Adad-apla-iddina entre 1069-1046 a. C. Sulak es el causante de un gran número de enfermedades como la epilepsia, los derrames cerebrales o causa caídas repentinas. Los ictus fueron descritos en el segundo milenio antes de Cristo y como se desconocía su causa era fácil atribuirlo a un ser maligno. A Sulak se le considera un demonio «merodeador» ya que espera a sus víctimas en un lugar determinado y las ataca cuando las ve indefensas. Un momento ideal para sus propósitos en la soledad del retrete, en el momento en que las personas proceden a orinar o defecar se encuentran en total indefensión. La víctima elegida es vulnerable y está completamente expuesta a su ataque. Sulak suele tomar una forma híbrida semejante a un león.

Sulak, el terrorífico demonio del retrete. Estás indefenso ¡Vigila!

Sulak también castiga un hecho concreto: mantener relaciones sexuales en una zona próxima a sus dominios. Si el demonio encuentra a alguien en esa tesitura cerca del retrete, lo castigará con un derrame cerebral y si de esa relación naciera descendencia, sufrirían epilepsia. ¡Terrorífico!

Los dioses sumerios tenían muchos puntos en común con los dioses de otras religiones de Oriente Medio. Sulak se asemeja enormemente a un demonio del Talmud llamado «ShedBet ha-Kise». Éste también habita en el «excusado», toma la forma de un animal, bien sea un león o una cabra y causa el mismo tipo de enfermedades. 

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras conocer como eran los retretes romanos leyendo el post:

– Los W.C. romanos y el instrumento para limpiarse el trasero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here