La especie humana ha sido capaz de aumentar su esperanza de vida año tras año, sin embargo nuestra biología nos coloca un límite. Y es que el cúmulo de daño en las células producto del envejecimiento evita que nuestro organismo exista indefinidamente, nuestro tiempo de vida es controlado por una especie de relojes de arena… ¿Cuánto tiempo nos resta por vivir? ¿Podremos ser capaces de engañar al reloj? Ven y descubre más acerca de los telómeros.

 ¿Qué son los telómeros?

Todos los seres humanos poseemos 46 cromosomas los cuales están dispuestos en 23 pares; en forma general puede decirse que la forma de los cromosomas es semejante a la letra “X”, el cromosoma esta compuesto por brazos largos y otros cortos, otras partes importantes son el centrómero (parte central que une los brazos) y el telómero (parte extrema de los brazos).

cromosomas

Estos telómeros son secuencias de ADN repetidas que se localizan en los extremos de los cromosomas a modo de “Capuchón”, evitando que se deterioren o que se fusionen con otros cromosomas, que causaría serios problemas genéticos. Los telómeros desarrollan un papel fundamental durante la división celular, el acortamiento de los telómeros durante este proceso es inevitable y le pone límite al número de veces que una célula normal puede replicarse, aproximadamente 50 durante toda la vida. El tamaño mínimo que puede tener un telómero funcional es conocido como el límite de Hayflick e indica que cuando la célula alcanze tamaños menores a este comenzará su proceso de muerte. Asimismo siendo el telómero del cromosoma 3 el más corto de todo el juego, se piensa que podría ser el desencadenante de la muerte celular.

En otras palabras podríamos decir que telómeros muy cortos permiten una menor cantidad de divisiones provocando una reducida longevidad y por el contrario telómeros más largos involucran mayor longevidad. Cuando nacemos no hay diferencias significativas entre la longitud de los telómeros de los varones y las mujeres, sin embargo conforme se produce el envejecimiento, los telómeros de las mujeres acaban siendo más largos que en los hombres, fenómeno todavía sin explicación pero que podría ser la razón por la cual las mujeres tienden a vivir más años que los hombres.

¿Cómo reparar los telómeros?

El secreto para una vida más prolongada radica en la longitud de los telómeros, entonces el poder controlar el tamaño de los telómeros y mantenerlos a buen tamaño podría otorgarnos más años de vida. Pues resulta que no estamos tan lejos de controlar los telómeros gracias al descubrimiento de la enzima ‘telomerasa’ cuya función es alargar y mantener las regiones teloméricas.

mujer mayor

Experimentos en ratones han demostrado la capacidad de aumentar la vida de estos animales hasta en un 24% después de un tratamiento en el que se inducía la producción de la enzima telomerasa. Sin embargo, el peligro esta latente ya que de ser muy elevadas las concentraciones de telomerasa, esta podría activar las células tumorales y provocar cáncer ya que favorecen la inmortalidad de células malignas. Entonces el éxito de esta terapia se centra en poder alargar la vida mediante el mantenimiento de los telómeros sin llegar a producir cáncer.

Asimismo, la telomerasa normalmente se encuentra activa en las células fetales y después del nacimiento es desactivada gradualmente en todas las células excepto en células madre normales y en algunas células del sistema inmunitario. Por su parte, los espermatozoides y óvulos ya disponen de telómeros largos y no poseen actividad telomerasa.

Futuras aplicaciones

La aplicación inmediata es testar la efectividad de drogas inhibidoras de la telomerasa como posible terapia antitumoral, paliar las enfermedades asociadas al envejecimiento mediante la reintroducción de telomerasa en células con telómeros cortos, la producción y diferenciación de tejidos in vitro a partir de células madres adultas, que también necesitan de la telomerasa para dividirse indefinidamente.

laboratorio

La aplicación más prometedora se centra en retrasar el envejecimiento, una causa común que desencadena la aparición de enfermedades como la resistencia a la insulina o enfermedades cardiovasculares, cuya incidencia aumenta con la edad. Entonces, si tratáramos el envejecimiento de las células podríamos prevenir la aparición de dichas enfermedades. No cabe duda que el estudio del telómero y su telómerasa nos deparará muchas sorpresas en un futuro no muy lejano.

Si te ha interesado este artículo, quizá te interese saber más sobre por qué necesitamos ADN de un hombre y una mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here