Valora este post

Un compuesto que, a diferencia de mucho de lo que consumimos normalmente, es natural, que a veces nos hace sentir bien y otras puede hacernos mucho mal, que dependiendo de su presentación puede olernos y sabernos muy bien o podemos terminar detestándolo; suele estar presente para acompañar nuestras comidas o como parte imprescindibles de las celebraciones.

Está allí en las noches de fiesta de los viernes, eso lo tenemos claro, pero lo que tal vez no sabías es que el alcohol etílico está presente en varios aspectos de tu día a día, desde el transporte hasta el maquillaje, pasando por lo gastronómico, lo industrial, etc… e, Iberalcohol, sabe mucho de esto. Acompáñanos en esta curiosa nota a conocer cuáles son los usos comunes del alcohol etílico más allá de la barra de tu bar favorito ¡Sigue leyendo!

Los usos comunes de los Alcoholes Etílicos

¿Qué es el alcohol etílico?

Empecemos por definir, al modo más básico qué es el alcohol etílico, para que podamos entender a qué se debe su diversidad de usos. También conocido como “etanol” el alcohol etílico está compuesto por la molécula C2H6O, lo cual quiere decir que posee dos átomos de carbono, seis de hidrógeno y uno de oxígeno.

Este tipo de alcohol es conocido por ser comestible, por lo cual es uno de los principales ingredientes de las bebidas alcohólicas, presentándose en distintos niveles, como un 13% para el vino, alrededor de un 5% para las cervezas industriales, hasta un 50% para los licores (como el ron o el vodka) y hasta el 70% para las aguardientes.

Pero, como te decíamos anteriormente, los usos del alcohol etílico van más allá de lo comestible, de inhibirnos de la vergüenza y pasar un rato divertido, este líquido es muy utilizado en otros ámbitos comerciales igual de exitosos que las bebidas y los bares. Los alcoholes etílicos se obtienen de muchos frutos, pero los que más se suelen utilizar son el de remolacha, caña o cereal.  A continuación, te contamos cómo lo usan.

Usos del alcohol etílico fuera de las bebidas

Como desinfectante

Probablemente has visto más de una vez en alguna película o serie que, a falta de alcohol isopropílico (ese que solemos usar para limpiar heridas) en situaciones de emergencia, las personas toman una botella de vodka o aguardiente y la echan sobre el lugar que hay que cuidar de infección, esto se debe a que el alcohol etílico tiene un alto efecto bactericida, por lo cual también se encuentra en algunos desinfectantes que compramos para el hogar ¿Qué tal?

Aunque el alcohol isopropílico es el principal alcohol usado como antiséptico tópico, existen productos que contienen alcohol etílico para desinfección, siendo este mezclado con sustancias como cloruro de benzalconio, lo cual conoces posiblemente como “alcanfor”. En estos casos, nos referimos al alcohol como etílico desnaturalizado.

En la industria farmacéutica: cosméticos, perfumería…

El alcohol etílico, además de ser un anticongelante (esa es la razón por la cual sirve para hacer jelly shots en el congelador) también funciona como conservante, por lo cual se encuentra en productos cosméticos como delineadores y bases o en productos de perfumería como cremas, colonias, perfumes, etc. Si tienes dudas sobre si tu maquillaje o cremas contienen alcohol ¡Chequea el prospecto!

En la industria química

El alcohol etílico es el principal componente de varios productos que son utilizados en procedimientos industriales o químicos, como catalizador de procesos para obtener ciertas sustancias; es así como el alcohol etílico es importante en la fabricación de éter dietílico (anestésico), acetato de etilo (un disolvente muy poderoso que sirve para pinturas, pegamentos, etc.) y desinfectantes, como te habíamos comentado antes.

Como combustible

Tanto de uso doméstico como en ámbitos industriales, el alcohol etílico también es usado por muchas personas y empresas como combustible, para lo cual se presenta en varias formas, ya sea como el alcohol etílico con pirovitos, para ser usado como combustible de automóviles (que, dato curioso, reduce un 85% de las emisiones de CO2 al ambiente), o como alcohol de quemar, para lo cual el etílico es mezclado con alcohol metílico, que es altamente inflamable y tóxico.

En otros ámbitos de la gastronomía

Aunque en este apartado depende más del sabor de la bebida utilizada que del alcohol etílico (aunque este ayuda a darle ese sabor en primer lugar), pues seguramente has leído alguna receta que te pida que bañes el pollo en cerveza, le agregues algo de vino a la carne o que cocines el lomo de cerdo con un poco de ron, etc. Sin duda, una variante deliciosa.

¡Cuéntanos! ¿Sabías que el alcohol etílico tenía tantos usos fuera de la bebida? ¿Cuáles de estas presentaciones conocías? ¿Estás al tanto de otros productos que contienen alcohol etílico que desees que agreguemos a esta lista? ¿Cuál es tu presentación favorita del alcohol etílico (sí, probablemente alguna bebida, pero cuál)? ¡Esperaremos tus comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here