Llegan los buenos propósitos del año, y uno de los mejores es reducir nuestro consumo en general, siendo una buena manera el aprender a realizar esas pequeñas reparaciones que muchas veces encargamos a otras personas.

Los primeros pasos son muy sencillos; ganas, ilusión y contar con unas herramientas básicas que nos facilitaran mucho la vida.

De esta manera, reutilizaremos, restauraremos y reciclaremos de manera activa y además nos ahorraremos tener que comprar cosas nuevas lo que beneficiará no solo a nuestro bolsillo, sino que también al medioambiente aprendiendo a reutilizar las cosas.

Vive tu hogar: Restaura, Recicla y Reutiliza

Vive tu hogar: Restaura, Recicla y Reutiliza 2

Haz tus propias reparaciones

Hoy en día, con internet es muy sencillo poder acceder a manuales completos para saber qué herramientas necesitamos en caso de según qué reparación, y hasta se nos brinda poder acceder a video tutoriales para seguir sencillos pasos que muchas veces nos ofrecen profesionales del sector de manera gratuita, y así realizar cualquier arreglo por complicado que nos parezca en un principio.

Invertir en herramientas

Invertir en herramientas es muy importante, porque como en cualquier otro ámbito de nuestra vida hay que saber elegir bien, debemos disponer de juegos de herramientas básicas como destornilladores, alicates, martillos, etc, de una calidad aceptable si no quieres tirar tu dinero con una mala compra.

Pero si verdaderamente quieres ahorrarte unos buenos euros, tendras que atreverte con algo más que cambiar un enchufe. Hoy en día puedes fabricarte desde muebles personalizados, realizar pequeñas obras en casa, cambiar la tarima flotante, la cocina, etc, es mucho más fácil de lo que crees.

En este caso sí que debes contar con herramientas que te faciliten estos trabajos, ¿te imaginas adaptar un mueble de Ikea con un simple serrucho?, se te quitarían las ganas y la ilusión rápidamente, debes contar con el equipo adecuado, pero para saber elegir herramientas eléctricas si no eres un profesional, existen guías especializadas que guiaran hasta seleccionar la herramienta que más se adapte a tus necesidades, no es necesario gastar mucho dinero pero tampoco te debes conformar con herramientas de baja calidad

Sin ningún tipo de duda podrás adquirir herramientas que te duren para toda la vida a unos precios que te sorprenderán.

Objetivo: ser más sostenibles

Con este tipo de medidas además estaremos beneficiando a la economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos.

Comienza con pequeños objetivos, reutiliza todos aquellos objetos que ya no te gustan, con un pequeño cambio puedes darle una segunda vida. Readapta muebles que pensabas cambiar, tienes miles de ideas a tu alcance a solo un clic de ratón.

El manitas que llevas dentro

Si nos ponemos en ello, y nos lo marcamos como objetivo, ahorrar dinero realizando nuestras reparaciones y además así ser más sostenibles, es posible, puesto que aprender es fácil, y la red nos ofrece extensos manuales gratuitos para aprender en poco tiempo todo lo que necesitemos saber para realizar nuestros propios arreglos.

Propóntelo y haz que tu entorno sea un poquito más feliz.

2 Comentarios

  1. Yo, como persona a quien le encanta la electrónica, fotografía y la informática, os puedo dar algunas ideas sobre reaprovechar dispositivos e incluso evitar averías. Ahí van unas cuantas ideas:
    En primer lugar, hazte con un equipo de reparación mínimo para electrónica y similares. Puedes encontrar packs muy completos por pocos euros que incluyen desde destornilladores, alicates, téster, etc. Alla van:
    – (requiere algo de perícia): cuando la batería de tu portátil empieza a desfallecer, trata de desmontarla y aprovechar las células de energía montando con ellas unos sencillos powerbanks (puedes encontrar toda clase de carcasas para varias células por poquísimo dinero). Tendrás una batería extra para cargar el móvil u otras emergencias.
    – Si crees que vale la pena, puedes cambiarle el disco duro un portátil antiguo por uno SSD (un core2duo del 2008 en adelante, por ejemplo, y siempre que tenga, por lo menos, 3-4 gigas de ram). Formatea el viejo disco y móntalo en una carcasa externa (menos de 10 euros). Tu viejo portátil «volverá a la vida», y de paso tandrás una unidad de almacenamiento externa.
    – Si tenías una cámara que funcionaba con pilas alkalinas, no las tires: les queda muchísima energía para usar en mandos a distancia o aparatos de radio (buena idea un comprobador de pilas por unos 4 euros).
    – Aprender a usar las tarjetas de memoria en tu cámara de fotos/vídeo: formatéala siempre dentro de la propia unidad. Si una foto sale mal, no la borres. Cuando esté por encima del 70% de su capacidad, formatéala de nuevo (las fotos malas, las borrarás en el ordenador). Este pequeño truco alarga CONSIDERABLEMENTE la vida de las tarjetas y reduce EXPONENCIALMENTE la posibilidad de tener fallos.

  2. Si vas a usar pilas recargables (debemos llamarlas baterías recargables), huye de las más baratas y consigue un cargador inteligente (muchos cargadores que llevan de serie, son verdadera porquería.
    Infórmate ante un vendedor de confianza Y LEETE SIEMPRE EL MANUAL DEL CARGADOR.
    No es rentable el uso de este tipo de pilas en ratones y teclados de ordenador de última generación, así como tampoco en relojes o mandos a distancia. Mejor usar alkalinas que os durarán EXACTAMENTE IGUAL las marcas blancas que las que cuestan un pastizal (en estos aparatos).
    – Si eres de los que siempre tienen el cargador del móvil enchufado, usa uno de doble puerto y déjalo en un lugar «visible». Compra un pequeño pincho led (en Amazon desde 1,5 euros). Quítale la fundita de plástico con las uñas y, o bien desueldas una de las resistencias, o bien la rompes con unos alicates. Suelen venir con tres leds. Lo mejor, desuelda dos de ellos. Tendrás una pequeña luz «testigo».
    – Si ha muerto tu home cinema (como los que es un todo-en-uno integrado), hay unos mini-amplificadores que, alimentados con los propios puertos usb de un portátil, conseguirás unos más que decentes altavoces portátiles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here