¿Piensas que la fantasía habla de cosas que no existen? Nada más lejos de la realidad. Este género es perfecto para reflexionar sobre la realidad, sobre todo si se trata de temas delicados. Los elementos fantásticos pueden funcionar como metáforas o símbolos que nos remiten a una cuestión vedada. Según Simon Tolkien, el nieto de JRR Tolkien, un hecho real, concretamente la I Guerra Mundial, inspiró El señor de los anillos, ¿quieres descubrir cómo?

La importancia de llamarse Tolkien

Simon Tolkien siempre tuvo dos obsesiones. Ser escritor y la I Guerra Mundial. Se puso manos a la obra con lo primero pero, a pesar de sus esfuerzos, la recepción de su obra no fue como esperaba. Hasta que cambió de estrategia. Siempre había pensado en su abuelo como un obstáculo que le impedía tener entidad propia como escritor, hasta que decidió usar su apellido como reclamo publicitario. Y todo cambió: se convirtió en el centro de atención y conseguió así la libertad creativa necesaria para hacer otro intento literario.

En este caso, apostó por esa segunda obsesión: la Gran Guerra. Había crecido fascinado por monumentos y homenajes en honor de una guerra que, como él de alguna forma, había quedado eclipsada por otra. El joven Tolkien quería humanizar el conflicto, hacerlo carne para destacar a sus héroes, pero también la pérdida humana que supuso, así como sus consecuencias en las almas de quienes participaron en ella.

A medida que la idea se iba introduciendo en su cerebro, su abuelo adquiría mayor presencia. J.R.R Tolkien luchó en la batalla del Somme, pero apenas hablaba de ello. Como le sucede a muchos veteranos, parecía guardar aquella experiencia dentro de sí. O eso había pensado siempre su nieto, hasta que volvió a su obra maestra en busca, quizá, de alguna confesión secreta. Y la encontró, Tolkien había derramado todo lo que vivió y todo lo que sintió a lo largo del monumental relato.

Cómo la Guerra Mundial inspiró El Señor de los anillos

Son muchas las correspondencias que el nieto de Tolkien encuentra en El Señor de los Anillos (cuya triología literaria puedes encontrar en Amazon) y en el lugar donde se desarrolla, la Tierra Media. Para empezar, el mundo de Sauron, el mundo diabólico, se describe como un mundo industrializado, en el que unos orcos embrutecidos luchan para defender a su amo. Por su parte, las tierras de Mordor aparecen desoladas tras el paso del mal, del mismo modo que ocurrió con los paísajes europeos.

mordor

Asimismo, los personajes de Frodo y Sam encarnan perfectamente el paso de los soldados por la Gran Guerra. En ellos, podemos ver todos los estados de ánimos por los que estos transitaron en la vida real. El júbilo inicial, dio paso a un desasosiego al que solo pudieron hacer frente a través de la camaradería y la fraternidad. Aun así, quienes sobrevivieron a aquellos primeros años del siglo XX, vivieron la victoria con el mismo sentimiento de soledad que los hobbits. La guerra había terminado, sí, y la habían ganado, sí, pero nadie podría borrar las heridas de lo sufrido y las secuelas de los horrores que habían presenciado y protagonizado.

La 1ª Guerra Mundial inspiró El Señor de los Anillos

Pero ellos no eran una excepción. La Tierra Media, como Europa, había cambiado para siempre. Las huellas del mal eran indelebles y, por tanto, Tolkien relata cómo la inocencia y la magia se estaba perdiendo. Supo explicar ese proceso muy bien, porque él mismo había visto cómo la sociedad a la que regresó nunca volvió a ser la que era.

Así, el nieto descubrió no solo que la I Guerra Mundial inspiró El Señor de los anillos, sino que también aprendió a conocer a su abuelo. Escuchó a través de sus criaturas fantásticas todo el dolor y todo el terror del que Tolkien no pudo hablar jamás. En realidad, lo que sucedió es que, por fin, conoció a su abuelo.

¡Consigue los films de «El Señor de los Anillos» en Amazon! –>

– Trilogía: El Señor De Los Anillos [DVD]

Imagen: descargashd, MikesPhotos, proyectolkien

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here