1944, en el pueblo de Vernon,  Texas, se celebra un matrimonio que durará únicamente 6 semanas. A los pocos días de su boda, Billie y Peggy Harris se separan. Él debe incorporarse a su escuadrón, ha de partir hacia Europa. Estamos en plena Segunda Guerra Mundial y Billie es piloto de combate.

Desaparecido en combate

Un tiempo después a Peggy le notificaron que su esposo había desaparecido en combate. No le supieron dar más razones y ella le esperó durante 60 años.

avion

No se volvió a casar y la duda sobre lo que le ocurrió a su marido le pesaba en el corazón. Su familiares, que sabían que seguía sufriendo, decidieron investigar.

La tumba de Billie

El 17 de julio de 1944, Billie fue enviado en una misión a Normandía, de donde nunca regresó. 60 años después, Alton Harvey, primo de Billie, decidió averiguar que es lo que había ocurrido y ante la poca respuesta de los políticos a los que acudieron él y Peggy, decidió solicitar su expediente militar. Tirando de ese hilo llegó al cementerio de los americanos en Normandía y allí estaba enterrado el primer teniente Billie Harris. Su nombre estaba inscrito en una cruz blanca y descansaba rodeado por miles de sus compatriotas.

cruces

El avión de Billie fue alcanzado por las fuerzas nazis cuando sobrevolaba el pueblecito francés de Les Ventes. Allí acudieron los familiares del teniente para conocer el lugar donde fue abatido y se encontraron una enorme sorpresa: había una calle dedicada a Billie.

Billie el héroe

Preguntaron por qué motivo había una calle con su nombre y les explicaron la historia de Billie Harris, el héroe. El piloto, con su aparato cayendo prácticamente en barrena y con la posibilidad de saltar en paracaídas y salvarse, decidió permanecer en el avión. ¿Por qué? Porque el avión en su caída se dirigía directamente al centro de la población. Él, con una última maniobra, alejó el avión lo más posible de la zona habitada, estrellándolo en un bosque cercano. Con esta acción él murió, pero salvó a muchos ciudadanos. Éstos, agradecidos, le honraron llevando flores a su tumba durante años y dedicándole una calle.

Normandia

Para que oyeran la historia de primera mano les condujeron hasta un anciano que, siendo joven, presenció los hechos y corroboró toda la historia: Billie era un héroe.

Peggy encontró a su marido 60 años después y también el consuelo de saber que su muerte no había sido en vano y que todo un pueblo lo recordaba, y recordará, por su heroica gesta.

Si te gustan las historias de héroes relacionadas con la Segunda Guerra Mundial, te animamos a leer Héroes anónimos: El código navajo en la Segunda Guerra Mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here