ATENCIÓN: Las imágenes de este artículo pueden dañar la sensibilidad del lector.

Gracias a las series de televisión como Mentes Criminales, Dexter, Hannibal, etc. hemos podido conocer el sádico mundo de los Asesinos en Serie, casos que por crueles y violentos que nos parezcan no se alejan para nada de la realidad, ya que muchos de ellos se han inspirado en historias reales, con la única diferencia que en la ficción siempre atrapan a los malos, algo que por desgracia no es siempre es posible en el mundo real. ¿Cuándo tiene inicio este espeluznante fenómeno? Es difícil de determinar, lo que si está claro es cuándo comienza a popularizarse con los Asesinatos de Jack el Destripador, el primer asesino en serie que alcanzó la fama a nivel mundial.

Los asesinatos de Jack el Destripador

 

Durante la Época Victoriana, Londres era una ciudad donde el 20% de la población vivía en la más absoluta miseria, por lo que los barrios como Whitechapel eran verdaderos antros donde proliferaban las drogas, el alcohol, la prostitución, ya sea callejera o en burdeles, así como en todas sus variantes, orgías, homosexualidad, sadismo… incluso pederastia.

Es en este caótico escenario donde hizo estragos el Destripador, sembrando el pánico en la población, siendo las mujeres de la noche el blanco de su horrenda carnicería, conocida como los Cinco Canónicos. Cinco homicidios que, por primera vez en la historia, fueron tan popularizados por la prensa de la época que convirtieron a su autor en un monstruo famoso, uno sin rostro, pues nunca lograron identificarlo y todavía menos detenerlo.

Los asesinatos de Jack el Destripador. Todo lo que debes saber

Así este misterioso y terrorífico asesino acabó con las vidas de cinco mujeres: Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly. Todas ellas residentes en Whitechapel, alcohólicas, prostitutas, atractivas y de mediana edad, salvo Mary Jane Kelly que era más joven y la única que fue asesinada en un apartamento. Las demás fueron asesinadas en callejones oscuros y solitarios donde el Destripador primero las estranguló y luego las degolló, para terminar enseñándose a cuchillazos a mayor medida según iba adquiriendo experiencia. ¿A qué nos referimos con esto? Mientras con la primera víctima se limitó a degollarla y acuchillarla varias veces en el abdomen, con las demás fue aumentando progresivamente la escabechina. A la segunda, tras degollarla, le sacó los intestinos, el útero, la vejiga y parte de los genitales. Con Elizabeth Stride pasó algo extraño, se cree que debió ser interrumpido en su ritual, pues una vez degollada había comenzado la mutilación y la dejó a medias. Sin embargo, no creas que el hecho de que supuestamente lo interrumpieran hizo que detuviese su horrible obra. Su rabia y su sed de muerte eran tales que, aquella misma noche cometió otro asesinato más, en el que sí pudo dar rienda suelta a su locura destrozándole la cara, le arrancó la nariz, los párpados y mejillas, le sacó los intestinos y el riñón.

Los asesinatos de Jack el Destripador. Todo lo que debes saber

El último de los asesinatos de Jack el Destripador fue el de la joven de veinticinco años Mary Jane Kelly quien tuvo la desgracia de caer en manos del feroz criminal que tras degollarla le amputó la nariz, las orejas, le arrancó el rostro, los pechos, la abrió en canal para esparcir sus entrañas, le sacó los riñones, el hígado y otros órganos que distribuyó en torno al cadáver, concluyendo su terrorífica obra fileteando los muslos de la joven.

Tras este más que brutal homicidio, las muertes cesaron pero el culpable jamás apareció. Por lo que para los especialistas en análisis del comportamiento, esta víctima significaba algo para el asesino o tenía alguna relación con él, siendo posible que fuera ella su verdadero objetivo desde el principio, mientras las otras fueron sólo un macabro entrenamiento.

¿Conocías todos los entresijos de los asesinatos de Jack el Destripador?

Descubre:

– ¿Un «Jack el Destripador» en Mumbai?

Imágenes: Ben Leto,  Royal London Hospital Archives and Museum, City of London police archives

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here