El baño japonés | Una cultura más allá de la higiene
4.7 con 14 votos

Como ya te adelantamos en nuestra recopilación de curiosidades de Japón, la cultura del baño japonés está profundamente integrada en el estilo de vida nipón. Ya sea en su versión doméstica o comunitaria, el baño japonés se aleja de la concepción occidental, que lo concibe como una mera cuestión higiénica: y es que para los japoneses implica un momento de desconexión y purificación tanto corporal como mental acorde a la filosofía de los proverbios japoneses.

¿Quieres profundizar más en el mundo del baño japonés para comprender la dimensión que alcanza? Si es así, acompáñanos a continuación a descubrir sus tres espacios principales: el Ofuro, los Sento y los Onsen. ¡Averigua cuál de ellos será tu preferido!

Descubre la cultura del baño japonés | Ofuro, Onsen y mucho más

Zonas del baño japonés: higiene y relajación

Lo primero que debes saber es que cualquier tipo de baño japonés (tanto privado como público) está diferenciado en dos zonas, y resulta impensable concebirlas de forma conjunta.

  • En primer lugar, la zona de ducha, donde uno se sentará en un taburete de plástico o madera y se aclarará con el mango de ducha o echándose encima un cubo lleno de agua.
  • Sólo cuando esté completamente limpio podrá acceder a la zona de baño, donde se encuentra el ofuro o bañera japonesa, y que contará con un suelo con drenaje para absorber todo el agua que caiga.

Tipos de baño japonés: Ofuro, Onsen y Sento

1. Ofuro japonés

Baño japonés ofuro

El ofuro es el nombre que recibe la bañera japonesa, más profunda y pequeña que las occidentales, ofreciendo únicamente el espacio requerido para que el agua nos cubra bien. Es habitual que las casas japonesas cuenten con una sala de ofuro, ya que la hora del baño es un hábito indispensable del día a día.

Otro aspecto a tener en cuenta del ofuro japonés es la temperatura del agua, extremadamente caliente. Para mantener el calor, se recurre a tapar la bañera una vez terminado su uso o a optar por un sistema eléctrico encargado de regular esta temperatura, recalentándola cuando ésta disminuye algunos grados.

Todos los miembros de la familia se bañan en la misma agua durante un par de días; de ahí la importancia de mantenerla limpia y caliente. Aunque suele respetarse, no todas las familias siguen esta regla; algunas incluso optan por compartir su momento de baño japonés junto a sus hijos pequeños, aprovechando la ocasión para relacionarse con ellos.

En definitiva, la función principal del ofuro japonés es la relajación, y algo que merece la pena destacar es que todas estas medidas seguidas en el uso del ofuro favorecen el reciclaje y la conservación del agua.

2. Sento

Baño japonés sento

Para quienes no disponen de un ofuro japonés en su casa, existe la posibilidad de asistir al llamado Sento, un baño japonés comunitario dividido por sexos al que puede acudirse diariamente por un precio asequible.

La entrada está indicada por una cortina llamada noren y en su interior pueden encontrarse distintas piscinas o bañeras comunes con agua caliente no termal. Estas “bañeras comunes” pueden ser de distintos tipos: con hierbas aromáticas, con agua extremadamente fría o incluso con pequeñas descargas eléctricas. Otro rasgo común de los Sento es que algunas paredes están decoradas con paisajes típicos de Japón, como es el caso del Monte Fuji, para trasladar a sus clientes a un ambiente ideal.

El procedimiento es exactamente el mismo que el seguido en el ofuro japonés doméstico; eso sí, deberemos acudir completamente desnudos, únicamente cargados con los productos de higiene correspondientes y una pequeña toalla para lavarnos (¡no para taparnos!). El resto de pertenencias deberán permanecer en nuestra taquilla.

De hecho, la incomodidad que muestran los jóvenes ante la desnudez es un factor que preocupa a los más mayores, que conciben la experiencia del Sento como una oportunidad para socializar. Sin embargo, en los últimos tiempos este carácter más social está perdiendo posiciones poco a poco.

3. Onsen en Japón

Baño japonés onsen en japón

El país nipón se encuentra situado en un área de enorme actividad volcánica, por lo que existen muchas zonas con aguas termales naturales. Es gracias a este hecho que podemos contar con una gran cantidad de Onsen en Japón; baños termales naturales situados en preciosos enclaves paisajísticos que son considerados como una forma de relajación que bien merece una escapada.

Su funcionamiento es exactamente el mismo que en el descrito en los anteriores tipos de baño japonés. Si bien es cierto que algunos son mixtos, en la mayoría todavía está prohibida su entrada con tatuajes; aunque con el paso del tiempo comienzan a ser menos estrictos respecto a esta medida. Además, existen dos tipos distintos de Onsen, los interiores (cubiertos) y los exteriores (que reciben el nombre de rotenburo).

Sus elevadas temperaturas, que suelen encontrarse entorno a los 40ºC, pueden provocar mareos a la gente que no esté acostumbrada a ello. Por este motivo, es recomendable que vayamos entrando poco a poco y que el tiempo que pasamos en el Onsen no exceda los 10 minutos.

Los beneficios que reportan los Onsen en Japón son numerosos: además de la relajación, la riqueza de las aguas termales en sales minerales nos brinda propiedades terapéuticas para la artritis, la diabetes, la circulación sanguínea y la exfoliación corporal.

¿Y dónde se pueden encontrar los Onsen en Japón? Aunque existen Onsen exclusivos, destacan especialmente los que forman parte de los llamados Ryokan u hoteles de estilo tradicional japonés. En ellos no sólo podrás disfrutar de los Onsen, sino que podrás vivir una auténtica experiencia japonesa que incluye vestirte con yukata, dormir en un futón o degustar un desayuno típico japonés (que no tiene nada que ver con el occidental).

En los Ryokan, un hotel de estilo japonés tradicional. Allí no sólo podrás bañarte en distintos Onsen, sino que te ofrecerá una experiencia japonesa completa: podrás ponerte una Yukata después del baño, dormir en un futón e incluso podrás disfrutar de un desayuno típico japonés (que nada tiene que ver con el occidental). Aprovechamos la ocasión para recomendarte que, si vas a viajar a Japón, no te pierdas la experiencia de pasar por lo menos una noche en un Ryokan.

Esperamos que te haya resultado interesante acercarte un poco más a la cultura del baño japonés. ¡A nosotros nos parece fascinante! Déjanos tus impresiones en la sección de comentarios y cuéntanos. ¿Viajas próximamente a Japón? ¿Conocías ya los distintos tipos de baño japonés? ¡Te leeremos encantados! 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here