Besos en la Antigua Roma
5 con 1 voto[s]

En Supercurioso hemos indagado sobre una práctica muy común: besar. Esta vez nos fijamos en su presencia en la Antigua Roma.

Hoy en día besar es un hábito muy extendido. Nos besamos al saludarnos, al despedirnos, incluso, en ocasiones, cuando acabamos de conocer a una persona.

El beso es un acto que puede tener muchos significados. Puede transmitir alegría, amor, erotismo, tristeza, rabia, pasión… Los romanos lo sabían bien y distinguieron tres tipos de beso:

  1. El osculum – Un beso en la mejilla. Típico entre amigos.
  2. El basium – Un beso en los labios. Dedicado al esposo o esposa.
  3. El suavem – Un beso entre amantes.

Cabeza romana

Origen del beso en los labios en la Antigua Roma

El historiador romano Plutarco nos cuenta que no fue por razones románticas, sino más bien prácticas.

Las mujeres romanas tuvieron prohibido beber vino hasta muy avanzada la civilización romana, ya que se consideraba que era algo moralmente reprobable. De hecho, había una ley que dictaba que un marido podía matar o divorciarse de su esposa si la descubría consumiendo alcohol.

Matrimonio Romano

Los maridos obligaban a sus esposas a exhalar su aliento cerca de su nariz, pero, por si acaso, acercaban también sus labios a los de ellas, para comprobar que no habían ingerido alcohol. Así, las mujeres terminaron por a besar en los labios a sus parientes para demostrar que no habían bebido ni una gota de vino.  Con el tiempo, los besos en los labios se convirtieron en un hábito.

Esta costumbre duró hasta el siglo I a.C., cuando el vino se convirtió en un elemento más de la alimentación romana y acabó por olvidarse.

La prohibición del beso

Los besos en la sociedad romana no siempre fueron tan prácticos, ni estuvieron tan clasificados. En tiempo del Emperador Tiberio fueron prohibidos. Algunos dicen que debido al escándalo surgido por la ley antes mencionada y otros señalan que fue para detener una epidemia de herpes que se extendía por el Imperio.

Romanos recostados

Es realmente curioso que un acto tan cotidiano y, generalmente, saludable como el de besar tenga unos orígenes machistas e incluso se llegara a prohibir.

Si te ha interesado este artículo puede que te guste saber por qué nos besamos.

Imágenes: Sebastià GiraltCristian BortesMary Harrsch.

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here