El Amazonas es famoso por la peligrosidad de las criaturas que lo habitan: pirañas, rayas de agua dulce, tiburones toro, caimanes, anacondas… pero entre estos poderosos depredadores, podemos encontrar un casi invisible pero aterrador pececillo que recuerda a una aguja. Este animal de apariencia inofensiva es uno de los parásitos más temidos del Amazonas.

¿Cómo parasita el candirú?

El candirú (Vandellia cirrhosa) es un pez transparente y alargado, que puede llegar a medir hasta 15 centímetros. Para parasitar se cuela en su huésped a través de orificios naturales, como las branquias en el caso de otros peces, o los genitales y excretores, si elige a una criatura más grande. Realmente desagradable.

Candirú
Ilustración de un Candirú

Cuando el candirú se introduce en su víctima, saca unas espinas que pega a alguna arteria y empieza a consumir su sangre, de aquí su nombre más común: «el pez vampiro«. Pero…

¿Se ha instalado el candirú alguna vez en un humano?

Los orificios por los que podría introducirse la vandellia cirrhosa en un ser humano son: el pene, la uretra, la vagina y el ano en caso de sumergirte en el agua sin protección de ningún tipo.

Miembros tribu Amazonas
Miembros de la tribu Yagua del Amazonas

Este pececillo preocupa a los nativos de la zona, ya que, aseguran, puede colarse en los genitales de una persona si esta se baña desnuda. Para protegerse, muchos de ellos se meten en el río a contra corriente y tapándose los orificios corporales.

Casos documentados

El primer caso documentado nos lo trajo en 1829 el biólogo alemán C.F.P von Martius. Este científico visitó la zona del Amazonas y fue advertido de la presencia del candirú. De hecho, explicó que algunos de los hombres de la zona se ataban un cordel alrededor del pene para meterse en el río, evitando la entrada del parásito acuático en su organismo. Otras tribus, al parecer, se ponían protectores en los genitales, aunque el biólogo especuló que podía ser para protegerse de las mordidas de piraña, más que del ataque del candirú.

Río Amazonas
Río Amazonas

Otro incidente salió a la luz gracias a Eduard Poepping quien en 1836 tomó nota de las declaraciones de un tal Dr. Lacerda de Pará. Este doctor había sido testigo de un caso de candirú alojado en un orificio humano. No obstante, en lugar de refugiarse en un pene – como tanto temían los indígenas – esta vez se había alojado en la vagina de una mujer. Al parecer, se encontró remedio a la invasión usando el zumo de una planta llamada Xagua.

Un caso actual

En 1997 el Dr. Anoar Samad trató a un hombre que aseguraba haber sido invadido por un Candirú. ¿Cómo? Mientras orinaba en el río. El pez en cuestión, había nadado a contracorriente por su orina y se había instalado en su pene. El caso fue cubierto por los medios y dio fama al Dr. Anoar, sin embargo, son muchos los especialistas que dudan de la veracidad de ese caso, ya que nunca se mostró el cuerpo del parásito.

El candirú fue extraído quirúrgicamente, la mejor forma de terminar con este invasor.

La leyenda del candirú que asciende por la orina

Este hombre y muchas tribus de la zona aseguraron que el candirú no sólo se colaba en el ser humano cuando este se bañaba en el río, sino que también, atraído por los componentes químicos de la orina, podía aprovechar que un hombre hacía aguas menores para ascender a contracorriente por la dorada catarata hasta entrar la uretra.

Actualmente, esta teoría se ha desestimado: es imposible que el candirú ascienda a contracorriente a través de la orina y, además, ni si quiera se siente atraído por esta. Elige a sus víctimas usando la vista.

Niño jugando en el Amazonas
Niño jugando en el Amazonas

A pesar de que es cierto que se han documentado casos de candirús alojados en humanos, la realidad es que la información que aportan no es demasiado completa. Aún así, es imposible negar el temor, seguramente basado en la experiencia, de los indígenas respecto a ser invadido por un candirú. En cualquier caso, los científicos han asegurado que las probabilidades de ser parasitado por uno de estos ejemplares es  muy, muy pequeña.

Si te ha interesado este artículo, puede que te guste saber más sobre el parásito que convierte a las abejas en zombies.

Imágenes: Aah-YeahFishBasechany crystal

2 Comentarios

  1. Excelente artículo, ya sabia algo de esta historia en el programa de Discovery Ch. Monstruos de río pero acá fue ampliada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here