Cada vez que nos hablan de las ciudades más contaminadas de América Latina es seguro que las primeras que te vengan a la mente sean Santiago de Chile y Ciudad de México, seguidas por otras grandes urbes, como Buenos Aires, Caracas y Sao Paulo, y posiblemente no estés muy lejos de la verdad, aunque quizás podamos sorprenderte con las que actualmente son consideradas las 10 ciudades con mayor contaminación.

Las ciudades más contaminadas de América Latina son…

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó un informe en 2016, en el que se presentaban los resultados de una evaluación preliminar de la contaminación del aire en las principales ciudades del mundo y, aunque aclaró que no se trataba de un ranking, pues dependía de la información dada por cada país –que en muchos casos era incompleta o simplemente no se proporcionó (como pasó con Nicaragua, Panamá o Paraguay)–, da una idea general y preocupante de cómo están las cosas a nivel del aire que creemos respirable.

Para la OMS el aire deja de ser limpio cuando partículas contaminantes suspendidas en él, producto de la emisión de vehículos e industrias, sobrepasan los 20 microgramos sobre metro cúbico (ug/m3), y se mide en dos escalas, partículas finas y partículas gruesas.

Te sorprenderá saber cuáles son las ciudades más contaminadas de Latinoamérica
Izq.: La Paz, Bolivia. Der.: Lima, Perú

Por ejemplo, entre 2013 y 2014 Lima alcanzó niveles altísimos de polución entre las ciudades más contaminadas: 94 pm / 51 pm; pero es seguro que ni imagines cuál fue la ciudad con mayor índice de contaminación en este estudio: Coyhaique, una pequeña ciudad en la Patagonia chilena.

Coyhaique es una ciudad con poco más de 60.000 habitantes a la que se accede desde Santiago de Chile por avión. La contaminación de la ciudad, que se mantuvo por varios años en un promedio de 75 pm / 64 pm, no se debe al tráfico o a contar con una gran zona industrial, no es así, sino a su sistema de calefacción, basado en el uso de leña húmeda.

Te sorprenderá saber cuáles son las ciudades más contaminadas de Latinoamérica
Coyhaique, Chile

La calefacción con leña en las viviendas particulares vendría a ser la responsable del 97% de la polución del aire en Coyhaique, y el 3% restante se debería también a la calefacción con leña en hospitales, escuelas, oficinas y comercios.

Estas cifras alertaron a las autoridades ambientales chilenas, quienes ya han emprendido un plan para reemplazar los sistemas de calefacción, y lograron bajar las cifras de polución en 2015, aunque sigue siendo alta, y dejó a la ciudad, al finalizar el estudio, en el séptimo lugar de las diez ciudades más contaminadas de Latinoamérica. Veamos cuáles serían las primeras seis, por orden de polución:

  1. Santa Gertrudes, Brasil (95 u/m3)
  2. Lima, Perú (88 u/m3)
  3. Monterrey, México (86 u/m3)
  4. La Paz (82 u/m3)
  5. Toluca, México (80 u/m3)
  6. San Salvador, Brasil (77 u/m3)

Otras ciudades entre las primeras diez más contaminadas serían las chilenas Santiago, Rancagua, Andacoyo y Padre de las Casas; Cubatao (Brasil) y Santo Domingo (Ecuador).

Te sorprenderá saber cuáles son las ciudades más contaminadas de Latinoamérica
Santiago de Chile

De este modo, Chile, Brasil y México son los países en donde se encuentran las ciudades más contaminadas. Llama la atención que Ciudad de México, Buenos Aires o Bogotá no encabecen esta lista.

El panorama es más grave de lo que parece, más allá de Latinoamérica, y después de evaluar durante 5 años más de 3.000 ciudades de 103 países, la Organización Mundial de la Salud concluyó que el 80% de las ciudades tienen índices de contaminación inaceptables y dañinos para sus habitantes.

Un panorama grave que sólo puede revertirse con políticas ambientales más radicales y una verdadera revolución de la conciencia, antes de que se haga demasiado tarde. Por eso te recomendamos la lectura de nuestro artículo Árboles urbanos para la contaminación, una novedosa manera de limpiar el aire que respiramos; y también la lista de los países que más contaminan.

Imágenes: Francisco Javier Argel, BruceW., Marco Milon, Jan Beck

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here