Convertir cualquier tipo de sangre en uno universal | ¡Lo han logrado!
4.7 con 23 votos

Cada día en España se realizan alrededor de unas 6.000 transfusiones de sangre por diferentes motivos. A veces, se realizan en situación de emergencia (accidentes u operaciones de urgencias) y otras veces son transfusiones de sangre que son programadas como consecuencia de algún tratamiento, como es el caso del cáncer. Sea cual sea el motivo, las transfusiones de sangre son uno de los procedimientos hospitalarios más frecuentes. Para estas transfusiones, cualquier tipo de sangre es bien venida, pero el avance del que te vamos a hablar hoy es, sin duda, una revolución en este campo. ¡Unos científicos han logrado convertir cualquier tipo de sangre en sangre universal!

¿Son iguales cualquier tipo de sangre?

cualquier tipo de sangre

Como decimos, cualquier tipo de sangre es bienvenida, pero el proceso no es tan simple como parece. Todas y cada una de las unidades de sangre que se extraen de donantes son sometidas a una serie de pruebas para comprobar si son aptas y no van a trasmitir ninguna enfermedad infecciosa al paciente. Con estas pruebas también se determina el grupo sanguíneo.

Este proceso es muy importante, ya que tenemos que tener en cuenta que nuestro sistema inmunitario produce unas proteínas llamadas anticuerpos que protegen al cuerpo de células invasoras. En función del tipo de sangre que uno tenga, su sistema inmunitario fabricará anticuerpos que reaccionarán contra los otros tipos de sangre. De ahí la importancia de saber tu tipo sanguíneo.

¿Qué tipos de sangre existen?

Existen 4 grupos principales de sangre; tipo A, tipo B, Tipo AB y tipo 0. Además de esta clasificación, la sangre puede o no tener otro marcador añadido denominado factor Rh. Los científicos, dependiendo de si está o no presente este marcador, diferencian la sangre en “positivo” (con factor Rh) o “negativo” (sin factor Rh). La combinación de todos estos marcadores da lugar a 8 tipos de sangre distintas; 0 negativo, 0 positivo, A negativo, A positivo, B negativo, B positivo, AB negativo, AB positivo.

Teniendo en cuenta todos estos tipos de sangre, la noticia de que han descubierto la manera de convertir cualquier tipo de sangre en universal, ¡es fabulosa!

Fueron los investigadores de la Universidad British Columbia los que encontraron una forma de convertir cualquier tipo de sangre en uno universal que pudiera ser utilizado con cualquier paciente.

Los resultados de su investigación fueron presentados en una reunión de la American Chemical Society y decia lo siguiente:

La diferencia entre los tipos de sangre, radica en los azúcares en la superficie de los glóbulos rojos que el cuerpo crea. El tipo A tiene una clase de azúcares y el tipo B otros distintos. De la misma forma, el tipo AB tiene ambos tipos de azúcares y el tipo 0 no tiene azúcares.

cualquier tipo de sangre

El problema viene si una persona recibe una transfusión de sangre de un tipo de sangre que no es la suya; su sistema inmune atacará y matará a las células sanguíneas donadas.

A las personas con grupo sanguíneo 0 se las conoce como donantes universales ya que su tipo de sangre no contiene azúcares y por tanto cualquiera puede recibirla porque no creará rechazo.

El descubrimiento

Hace ya unos años que se descubrió que ciertas enzimas podían eliminar los azúcares de las células sanguíneas de cualquier tipo de sangre y convertirlo en el Tipo 0 que, como hemos dicho, es universal. El problema estaba en su coste elevado y, tal como señaló el investigador Stephen Withers en un comunicado de prensa, aún no se había descubierto una enzima que fuera eficiente, segura y económica. Su búsqueda de esa enzima los llevó al intestino humano.

Withers y su equipo ya sabían que el revestimiento del tracto digestivo contenía los mismos azúcares que se encuentran en las células sanguíneas, y que las enzimas bacterianas dentro de las heces humanas eliminaban esos azúcares del revestimiento para favorecer la digestión.

Sabiendo esto, los investigadores pudieron aislar una enzima que elimina los azúcares de los tipos de sangre A y B, y los transforma en Tipo O. Esta enzima resultó ser 30 veces más eficientemente que cualquier enzima descubierta previamente.

Este hallazgo aun necesita ser comprobado en un entorno clínico, para poder determinar si este proceso de conversión del tipo sanguíneo puede producir alguna consecuencia imprevista y no deseada. Todas estas comprobaciones aún llevarán algo de tiempo aunque Withers es bastante optimista y está convencido de que la enzima descubierta por su equipo podría suponer un gran avance médico y acabaría con el gran problema que existe hoy en día y es la escasez de sangre optima para cualquier tipo de sangre.

¿Qué opinas de este gran descubrimiento? ¿Te parece que puede suponer un antes y un después en cuanto a intervenciones quirúrgicas? ¡Cuéntanos tu opinión! ¡Estamos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here