El hombre elefante. Algunos datos que quizá desconocías
Valora este post

Desde que en 1980, David Lynch nos dio a conocer la existencia de Joseph Merrick, interpretado por John Hurt, en la película El hombre elefante, este personaje, que tuvo una vida muy difícil debido a las deformidades que le causaba su enfermedad, ha causado gran fascinación en millones de personas. Pero el filme no nos lo explicaba todo sobre el conocido como “hombre elefante”. Te revelamos algunos datos que quizá desconocías.

El hombre elefante. Algunos datos que quizá desconocías

Joseph Merrick, nacido el 5 de agosto de 1862 en Leicester (Inglaterra), se hizo famoso exhibiéndose en ferias ambulantes, único medio de sustento que consiguió tras pasar muchas penurias. Su vida no fue fácil. Veamos algunos de los datos más relevantes:

1. Nació sano

Cuando nació, Joseph era un niño completamente normal, sano, bien formado y sin anormalidades médicas. A los 18 meses aparecieron los primeros síntomas de la enfermedad y a partir de los cinco año, desarrolló crecimientos anormales en sus huesos, causando grandes deformaciones en su piel. Su estructura craneal también cambió y grandes franjas de piel colgaban de la parte posterior de su cráneo y delante de su cara. Su brazo derecho se retorció y su mano se contorsionó en un apéndice parecido a una aleta. Sus piernas sufrieron el mismo destino que su brazo, impidiéndole caminar con normalidad. Su columna vertebral, aquejada de escoliosis, le impedía ponerse recto. En la edad adulta alcanzó solo 1,57 m de estatura.

hombre elefante
Imágenes reales de Joseph Merrick

2. Tuvo 3 hermanos, sin problemas físicos

Joseph Merrick tuvo 3 hermanos y aunque nacieron sanos y no sufrieron ninguna deformidad, la vida tampoco les fue mucho mejor. John, nacido en 1864, murió a los 3 meses de viruela; William, nacido en 1866, falleció de escarlatina en 1870, y Marion Eliza, nacida en 1867 y muerta en 1891.

3. La muerte de su madre

Su madre murió cuando Joseph tenía 11 años y en ese momento su vida definitivamente cambió a peor. Su madre, aunque de procedencia muy humilde, sabía leer y escribir y se empeñó en que su hijo aprendiese y pudiese valerse por sí mismo. Al morir ella, su padre volvió a casarse. Su madrastra lo puso a trabajar y lo maltrataba porque no podía aportar suficiente dinero a casa.

4. El síndrome de Proteus

Hoy en día sabemos que la enfermedad que sufrió Joseph Merrick fue el síndrome de Proteus, una dolencia rara que causa  un crecimiento extremo en los huesos, la piel y otros órganos. En sus días se pensó que padecía elefantiasis, por eso se dio a conocer como el hombre elefante.

5. Inteligente y culto

A pesar de que por su aspecto y sus dificultades para hablar casi todo el mundo pensaba que Joseph era retrasado, la realidad indica lo contrario. Le encantaba la lectura y escribía prosa y poesía y le encantaba mandar cartas a todos los que le ayudaron alguna vez. Sus cartas a menudo concluían con un poema llamado Falsa Grandeza, de Isaac Watts.

6. Vendedor ambulante y otros trabajos

Merrick consiguió una licencia de vendedor ambulante y empezó a ir con su carro por todo Leicester intentando vender los productos de la mercería de su padre, pero raro era el día en que conseguía que le comprasen algo, porque entre sus malformaciones y que no se le entendía, la gente lo rechazaba. Finalmente, el gremio de los vendedores ambulantes le quitó la licencia porque decían que daba mala imagen y su padre lo echó de casa. Solo su tío lo acogió durante un tiempo, pero Joseph no quería se una carga y se internó en una de las conocidas “casa de trabajo”, donde los indigentes podían dormir si trabajaban a cambio en la casa. Tampoco esto fue una buena solución.

hombre elefante
John Hurt dio vida al ‘hombre elefante’ en la película de David Lynch

7. Primera operación

Hacia 1882, el hombre elefante fue operado por primera vez en la Leicester Infirmary. Le rebajaron la protuberancia en forma de trompa de elefante que dio origen a su apodo. Al parecer, la operación fue muy dolorosa pero que consiguieron quitarle medio kilogramo de tejido y pudo volver a comer mejor y hablar con más claridad.

8. El hombre elefante, atracción de feria

A partir de 1883, Joseph Merrick empezó a trabajar en diversas ferias como una de las atracciones más populares. Con ellas recorrió toda Inglaterra y conoció a gente de lo más diversa y, aunque no era agradable exhibirse y ser presentado como “el hombre elefante”, no guardaba mal recuerdo de aquella época. Sobre todo porque gracias al empresario Tom Norman pudo conocer al doctor Frederick Treves, que sería sumamente importante en los últimos años de su vida.

9. Internamiento en el hospital

En 1886, tras tres años de recorrer Inglaterra y parte de Europa, regresó a Londres, donde tuvo la suerte de poder ingresar en el London Hospital gracias a la intervención del doctor Treves y a la idea del director del hospital, queinsertó un anuncio en la prensa solicitando ayuda económica para poder hacer un fondo para el hombre elefante y así justificar el poder tenerlo alojado de por vida. La respuesta de la sociedad inglesa fue un éxito; se recibieron cuantiosas sumas de dinero. Solucionado el tema económico, se habilitaron unas habitaciones para Joseph, que se convertirían en su último hogar.

10. La muerte

El 11 de abril de 1890, a los 27 años de edad, Joseph  fue encontrado muerto en su cama. Treves, tras un examen, concluyó que murió de asfixia al quedarse dormido. La cabeza de Merrick era enorme y sólo con esfuerzo conseguía mantenerla erguida. Su desmesurado peso y tamaño le impedían dormir tumbado, pero se pensó que ese día lo había intentado para sentirse como los demás. Actualmente, tras análisis más detallados de su esqueleto, se estima que la causa más probable de su muerte fue una lesión en la columna vertebral provocada por el desproporcionado peso de su cabeza.

Si te apetece volver a ver la película, la encontrarás en Amazon El hombre elefante [Blu-ray]

¿Qué te han parecido todos estos datos sobre el hombre elefante? Seguro que más de uno te ha sorprendido. Descubre otras curiosidades en Charles Osborne: El hombre con más hipo del mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here