Quizá suene absurdo para quien vive en una gran ciudad, pero la verdad es que cada vez más el ser humano ha invadido el hábitat de numerosos animales salvajes, como osos, tigres, lobos, coyotes, etc., y nos hemos olvidado de cómo convivir con ellos.

¿Convivir? Sí, convivir, porque la idea no es matarlos, como hace unas décadas era el comportamiento normal frente a eventuales ataques de grandes carnívoros. Aquí te ofrecemos algunas razones por las que estos animales deciden atacarnos, y el modo en que podríamos evitarlo.

Evita esto si no quieres ser atacado por un animal salvaje

Si vives cerca de grandes parques salvajes, o en sitios cercanos a los hábitats de tales carnívoros, como suele pasar en países como Canadá, EE.UU., Finlandia, Suecia, España, entre otros, hay ciertas cosas que NO deberías hacer en vistas a evitar que un gran animal de éstos te ataque. Así lo puntualizó una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en España, que logró ubicar 4 razones básicas por las cuales resultamos heridos los humanos al enfrentarnos a ellos.

Coyote
Coyote

Lo más resaltante es el papel de nuestra imprudencia al manejarnos en lugares donde podría haber presencia de ciertos grandes mamíferos, que causan al menos el 50% de los ataques. Veamos:

  1. Salir a correr de noche, o al anochecer.
  2. Dejar a nuestros chiquillos sin vigilancia.
  3. Acercarnos demasiado a hembras con crías, o cuando los animales están heridos.
  4. Pasear con un perro sin correa en estas zonas.

Como ya sabes, casi todos los animales salen a cazar de noche, especialmente éstos de gran tamaño y de gran riesgo potencial para nosotros, de modo que salir justo al caer la noche a correr por donde probablemente ellos pasan es algo que no deberías seguir haciendo (si es que lo haces).

Igualmente, si sales con tu perro sin correa, es lógico que frente a un animal extraño salga a pelear, por su instinto territorial y por protegerte; lo usual en estos casos es que el perro lleve las de perder.

Animales_2

Y con los niños pequeños los cuidados nunca deberían ser suficientes, sobre todo si vives en zonas peligrosas, con presencia factible de animales grandes, así que jamás los pierdas de vista.

En cuanto a acercarte a una hembra con crías, nada más equivocado: ya sabes que las madres suelen proteger literalmente como fieras a sus retoños, y una hembra de éstas no sabrá discernir si tu actitud es “amigable” u “ofensiva”, para ella eres una amenaza, y como tal te eliminará. Lo mismo pasa cuando están heridos, sabes que una fiera herida puede ser aún más peligrosa.

Animales_4

Si eres aficionada/o a actividades al aire libre debes conocer los riesgos que corres y cómo actuar frente a ellos. Ésta es una de las principales recomendaciones para disminuir los ataques de grandes animales.

Por supuesto que no se trata de que dejes de practicar lo que te gusta, sino de que aprendas a ser prudente. Mantenerse alejado de los animales salvajes es un buen consejo.

Infórmate y edúcate en cómo vivir cerca de grandes carnívoros, y respeta las reglas básicas que se desprenden de las 4 causas: no salgas solo de noche, vigila a los chicos, no te acerques a animales heridos y saca a tu perro con su correa.

Animales_1

Los animales no entienden nuestro comportamiento, sólo responden a lo que consideran un ataque a su territorio, y en consecuencia se defienden. No son “malvados” o “crueles”, son sólo animales salvajes.

Si te interesó el artículo, no dejes de leer Animales en peligro de extinción.

Imágenes: Tambako The Jaguar, Mary Anne Enriquez, Bart Busschots, Jethro Taylor

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here