Todos nos hemos sentido un poco deprimidos en ese momento en el cual se acaban las vacaciones y debemos regresar a nuestra rutina de trabajo diario. ¿Cuáles son los principales síntomas del síndrome postvacacional y qué podemos hacer para que no nos afecte?

El Síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional es un estado depresivo al que suele entrar el trabajador después de un período vacacional.

depre1

Este síndrome es sumamente parecido al que sufren los niños cuando deben regresar al colegio después de un extenso período de vacaciones. Aunque en el caso de los niños los síntomas no son tan severos e inclusive en algunas ocasiones puede pasar completamente desapercibido si el niño se encuentra a gusto con su colegio y compañeros de clase.

El síndrome de depresión postvacacional suele ser más común en personas jóvenes, más específicamente en hombres menores de 45 años. Si además se le añade el hecho de que la persona no se siente bien con el papel que está desempeñando en su trabajo, los síntomas pueden ser mucho más severos de lo esperado.

Síntomas y prevención del Síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional se caracteriza por un estado de malestar general tanto a nivel psicológico como físico. En el aspecto psicológico la ansiedad y sentimientos negativos como la tristeza se apoderan de los pensamientos de la persona. El afectado suele pensar que no es feliz, que su vida no vale nada y no va a poder hacer realidad sus sueños en su actual trabajo.

Por otro lado, también podemos encontrar algunos síntomas físicos característicos de este síndrome. Algunos de ellos son: fatiga, poco descanso que se traduce en sueño durante la jornada laboral, insomnio, falta de apetito o por el contrario comer compulsivamente, dolores musculares y una evidente falta de concentración para realizar tanto las tareas laborales como las tareas domésticas.

depre2

La buena noticia es que está en nuestras manos poder evitar los síntomas del síndrome postvacacional. Lo principal es mantener una actitud positiva frente a nuestra vida, si hay algo que no nos gusta de ella lo mejor es buscar la forma de cambiar.

Otra recomendación es desarrollar algún tipo de actividad paralela al trabajo que realmente no apasione, como por ejemplo: practicar algún deporte, pasear con frecuencia los fines de semana, hacer algún curso sobre algo que siempre hemos deseado aprender. De esta forma será mucho más sencillo volver a retomar la rutina.

Por último, los expertos recomiendan regresar del viaje de vacaciones algunos días antes de comenzar a trabajar en vez del día anterior. Así, tu cuerpo y tu mente podrán adaptarse paulatinamente a la rutina. También ayuda mucho hacer planes a futuro y quizás plantearte como meta viajar a determinado destino el año entrante, así tendrás un objetivo claro en el cual concentrarte.

¿Has sufrido del síndrome postvacacional?

Imagen: ryan melaugh, Eddi van W., Helga Weber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here