Traer una vida al mundo no es nada sencillo. Las madres, en muchas ocasiones, deben soportar dolores impresionantes que han sido descritos de muchas maneras, pero que resultan imposibles de comprender en su totalidad, a menos que se hayan experimentado de primera mano. Por eso, no es de extrañar que cada día surjan más y más prácticas que busquen hacer de la increíble experiencia de dar a luz algo más llevadero. Allí es donde entra el Hypnobirth o Hypnobirthing, es decir el uso de hipnoterapia durante el parto. Descubre más sobre esta novedosa técnica.

Las madres ahora pueden usar la hipnoterapia durante el parto

La práctica conocida como Hypnobirthing funciona bajo la premisa de que la mayoría del dolor relacionado con el trabajo de parto es el resultado del miedo y la tensión, que puede ser disminuido o anecdóticamente eliminado a través de la hipnoterapia.

Investigaciones hechas sobre esta práctica han encontrado que, de hecho, sí se presentan reducciones en el dolor durante el parto. Además, el hipnobirthing también puede afectar la duración del parto y reducir las intervenciones quirúrgicas durante el mismo.

La hipnoterapia durante el parto se basa en la teoría de que para experimentar un parto fácil y cómodo, las mujeres necesitan tener una comprensión de la forma en que el útero funciona, ver toda la situación como lo que es: algo natural para su cuerpo. Lógicamente se trata de un proceso que empieza antes del parto y se practica durante el mismo, mientras este sea normal, cuando no están nubladas por el miedo, para evitar los efectos nocivos de la tensión del terror que puede producir esta situación nueva y el ciclo del dolor en el proceso de parto.

Es así como bajo esta práctica, las mujeres parturientas y sus compañeros de apoyo reciben estrategias no farmacológicas, como la relajación, la meditación y la visualización, que permiten que el cuerpo nazca normalmente sin restricciones para ayudar en un parto menos doloroso, más fácil y más cómodo.

Aunque está ganando popularidad ahora, el concepto del uso de la hipnoterapia en el parto surgió en 1942. Ese año se publicó el libro «Childbirth without fear» (Parto sin miedo), escrito por el obstetra inglés Grantly Dick-Read, que introdujo la idea de usar la hipnoterapia para el parto.

El obstetra Grantly Dick-Read escribió por primera vez sobre el uso de la hipnosis para reducir el dolor en la década de 1930 en su trabajo sobre el parto natural y desde la década de 1980 una gama de diferentes técnicas se han desarrollado que utilizan la hipnosis en un parto natural.

A pesar de todo, los partos bajo hipnosis aún son considerados un tratamiento polémico  puesto que también han salido a la luz estudios que han refutado la afirmación de que la hipnosis es eficaz para reducir o eliminar el dolor durante el parto. Una revisión de la investigación de 2004 no encontró suficiente evidencia para demostrar que la técnica es eficaz.

Lo mismo ocurrió con dos revisiones de Cochrane, una colección de datos médicos, en 2012 encontraron que no había pruebas suficientes para determinar si la hipnosis es eficaz en la gestión o el tratamiento del dolor en el parto o la depresión postnatal.

Por otro lado, también existen estudios que respaldan la premisa del hypnobirthing. Además, las madres que han usado la técnica para dar a luz en sus segundos o subsecuentes embarazos han reportado que se sienten más en control, confianza, relajadas, enfocadas, y menos temerosas, que durante sus otras experiencias de parto.

¿Qué piensas de esta forma de enfrentarse al parto? ¿Crees que podría ser eficaz?

Descubre:

– ¿Orgasmos durante el parto? Puede ocurrir

– ¿Es peor un parto o una patada en los testículos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here