Valora este post

Todos conocemos el Oeste americano por las películas que durante décadas han invadido los cines. En ellas, la presencia de los indios, nativos americanos, es constante. En la mayoría de los casos, especialmente en las películas de mediados del siglo XX, son seres malignos y retorcidos cuya única finalidad es masacrar a los colonos. Sin embargo, actualmente existen muchas películas revisionistas y se han estudiado muchos casos para investigar qué ocurrió realmente en lo que se llamó «la conquista del Oeste». Uno de los casos más lamentables fue el triste final de los indios Cayuse. La incomprensión, las enfermedades contra las que no tenían defensas, las muertes y la desolación acabaron con un pueblo que abrazó el cristianismo y cuyos últimos miembros murieron, según sus palabras, como Cristo. Acompáñanos a conocer su historia.

El triste final de los indios Cayuse

El triste final de los indios Cayuse | Incomprensión, muerte y desolación

Los cayuse eran un pueblo semi-nómada, con asentamientos de invierno y de verano, que vivían en lo que actualmente es el noreste del estado de Oregón. Eran conocidos por su valentía y su destreza como jinetes. Formaban una tribu rica y dominante, especialmente por el comercio y cría de caballos, lo que les daba una gran preponderancia sobre otras tribus de la región.

En 1836, el matrimonio de misioneros presbiterianos formado por Marcus y Narcissa Whitman establecieron una misión entre los indios Cayuse. Los misioneros realizaron misiones de alfabetización, ayudaron en la construcción de edificios e incluso cuidaron a sus enfermos, pero nunca se acomodaron ni intentaron entender las costumbres y tradiciones cayuse, por lo que a pesar de su buena voluntad las relaciones fueron tensas.

El triste final de los indios Cayuse | Incomprensión, muerte y desolación

En 1942, los jefes de la iglesia presbiteriana querían cerrar la misión, pero Marcus Whitman se trasladó al este y consiguió una moratoria. Desgraciadamente, a su regreso guió a un grupo de más de 1.000 pioneros que se mudaron al territorio de los Cayuse al abrirse el «Sendero de Oregón». Los cayuse vieron invadidas sus tierras ancestrales y tuvieron que pelear por la caza e incluso por el agua. Los Whitman dedicaron también su atención a los nuevos colonos desatendiendo a los nativos hasta que, en 1947, el desastre los alcanzó en forma de epidemia de sarampión. Casi todos los hijos de los cayuse murieron de la enfermedad, mientras que los «blancos» sobrevivían. Los indios cayuse pensaron que los Whitman los estaban matando y solo curaban a los colonos. Los cayuse, enfurecidos, atacaron a los nuevos pobladores matando a 14 de ellos, entre los que estaban los propios Whitman, y quemando la misión.

El triste final de los indios Cayuse | Incomprensión, muerte y desolación

La milicia blanca, contraatacó y mató a un grupo de indios cayuse que no estaban involucrados en la matanza. El resultado fue el inicio de la denominada Guerra Cayuse. Pasados dos años, los cayuse estaban tan diezmados por las enfermedades y la guerra que el jefe Tiloukaikt y varios otros involucrados en la muerte de los Whitman se entregaron de manera voluntaria para evitar la destrucción total de su tribu. Antes de que los ahorcaran, en un desafío final, Tiloukaikt pronunció las siguientes palabras: «¿No nos enseñaron sus misioneros que Cristo murió para salvar a su pueblo? Así que nosotros ahora morimos para salvar a nuestro pueblo».

El triste final de los indios Cayuse | Incomprensión, muerte y desolación

Los cayuse que quedaron se vieron obligados a vender sus tierras al gobierno de los EE.UU. y se integraron en otros tribus y lentamente fueron desapareciendo como pueblo independiente. Comparte una reserva en tierras de Oregón con las tribus Umatilla y Walla Walla. En 1904 se contabilizaron 404 cayuses; en 1960 solo quedaban 384 y en  2000, año en que se realizó un censo por parte de la autoridades de los EE.UU. únicamente eran 60 personas de raíces cayuse puras y 32 mezclados con otras razas o tribus. Lamentablemente, esta tribu nativa americana está condenada a desaparecer definitivamente y con ello su lengua, su cultura y sus tradiciones. ¿Conocías la historia y el triste fina de los indios cayuse? ¿Conoces otros sucesos semejantes? ¡Compártelo con nosotros! Si quieres conocer algunos episodios curiosos acaecidos en el «salvaje oeste», no dejes de leer: NOVIAS POR CORREO para el Salvaje Oeste,  La maldición que un indio lanzó contra los presidentes de los EE.UU.Cynthia Ann Parker, una niña real, secuestrada por los comanches.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here