Valora este post

Los hallazgos arqueológicos son generalmente apasionantes y si lo que se encuentra son restos humanos todavía más. En Supercurioso nos hemos acercado a Las increíbles momias de Tarim o La pareja que lleva 5000 años de la mano hallada junto al lago Baikal, Siberia y en esta ocasión queremos conocer más a la joven de Egtved, la sacerdotisa del Sol enterrada con su hijito.

La joven de Egtved, la sacerdotisa del Sol

Enterrada en un ataúd de roble hace más de 3.500 años, la belleza de sus ropajes y el cinturón con un disco solar disparan nuestra imaginación. ¿Quién era? ¿De dónde venía? ¿Era realmente su hijo el niño cuyos restos reposaban junto a su cabeza?

La joven de Egtved, la sacerdotisa del Sol enterrada con su hijito

El féretro fue descubierto en 1921 en un yacimiento arqueológico cerca de la localidad de Egtved en Dinamarca y su datación nos remonta al año 1370 a.C. La tumba se encontraba en un túmulo formado por turbera muy densa y de ahí el buen estado de conservación de algunos de sus elementos. Ropaje, cabellos, restos de cerebro, piel, uñas y dientes se han preservado, no así los huesos, de los que no ha quedado nada.

La joven de Egtved, la sacerdotisa del Sol enterrada con su hijito

Recientes análisis publicados por la revista “Nature” de cabellos y dientes han demostrado que la joven, que tenía al fallecer entre 16 y 18 años, no era originaria de la zona de Dinamarca en que fue enterrada, sino que procedía posiblemente de la actual Alemania, concretamente de la región de la Selva Negra. Es más, durante los dos años anteriores a su muerte, el análisis de los cabellos ha arrojado el dato de que viajó por todo el área norte de Europa. Este dato, junto con el cinturón solar con el que fue enterrada, hace pensar a los historiadores de que se trate de una sacerdotisa del culto solar existente en la Edad de Bronce. Otros estudiosos barajan la posibilidad de que viajase a Dinamarca para casarse e hiciese el recorrido en más de una ocasión como parte de un intercambio comercial o que simplemente se desplazase debido a que las mujeres en esa época tenían una libertad de movimientos que no tuvieron posteriormente.

La joven de Egtved, la sacerdotisa del Sol enterrada con su hijito

La ropa, excepcionalmente bien conservada, consiste en un cuerpo y una falda de lana que dejan la barriga al descubierto. El tejido tampoco procede de Dinamarca, sino de otros lugares de Europa. Junto a ella encontraron objetos funerarios tales como pasadores hechos en bronce, una especie de punzón para coser y una red para el pelo. El entierro se efectuó en época estival como demuestran las flores halladas en la cabecera del ataúd y el barrilito de cerveza hecha de miel, arándanos y trigo.

De los restos del niño, al que se le calculan unos cinco años de edad, se ha podido extraer poca información ya que habían sido incinerados. Procedía como la joven de la zona de la Selva Negra alemana, pero sin embargo un cordón de lana hallado junto a los restos y que podría haber formado parte de su ropa, sí tenía origen danés. Este dato no sería de extrañar si se tiene en cuenta que, posiblemente debido al crecimiento, el niño necesitaría mudar de indumentaria. No se ha podido certificar que sea el hijo de la joven de Edtved, sin embargo algunos historiadores no lo descartan por la manera en que fue enterrado a la cabeza de la chica y por la edad temprana en que se accedía a la maternidad en ese período histórico.

Si te ha interesado conocer a la Joven de Egtved, quizá quieras leer el post:

-Las misteriosas momias medievales rusas

Imágenes:  Dänischen NationalmuseumFinnWikiNo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here