En julio de 2015 se encontró en Siberia una momia literalmente envuelta en extrañas circunstancias, y materiales. La misma forma parte de una historia que comenzó en 2002 y que aún está lejos de ser un misterio aclarado por la arqueología.

Círculo Ártico
Círculo Ártico

Hablemos de esta momia. Se trata de un cuerpo de 1,30 m cubierto con láminas de cobre y envuelto en cortezas de abedul, como una “crisálida”, descubierto en Salekhard, muy cerca del círculo ártico, que además forma parte de un grupo de cadáveres con rasgos persas encontrados en esta zona, a 6.000 kilómetros de la actual Irán.

Momia por accidente

El cuerpo, encontrado en una fosa, pudo haberse momificado por “accidente” hace ochocientos años, entre el siglo XII y el siglo XIII. El niño, se especula que lo es por su tamaño, pudo haberse momificado gracias a las propiedades del permafrost (el suelo congelado del Círculo Ártico) y a las láminas de cobre con que lo cubrieron. Hasta ahora el cuerpo se ha estudiado sin abrir la “crisálida”, pero se cree que debe estar muy bien conservado.

Esta historia comenzó en 2002, en un antiguo cruce de rutas comerciales, en Zeleny Yar, a menos de 30 kilómetros del Círculo Polar Ártico, donde un grupo de arqueólogos descubrió en tumbas superficiales unos once cuerpos momificados con los cráneos destrozados y envueltos en láminas de cobre.

Los arqueólogos creen que los cráneos fueron destrozados después de muertos, como una especie de ritual funerario aún desconocido.

Sólo había una mujer y varios niños con los rostros cubiertos con máscaras de cobre; también un adulto pelirrojo (tal como se puede apreciar en la foto de portada). Todos con rasgos persas y rodeados con objetos de esta cultura posiblemente del siglo XI, aunque el entierro fue datado alrededor de 1282.

Los espíritus versus la historia

Acompañando a las momias se consiguieron cuencos de cobre, hachas y espadas de hierro y un medallón de plata del siglo IX y, tal vez, después de trece años ya debería haber más información. No obstante, las excavaciones debieron interrumpirse debido a presiones de los habitantes de esta región, conocida como el “Fin de la tierra”, quienes consideraron que se estaban molestando espíritus ancestrales de su cultura.

objetos

Los trabajos de excavación se reiniciaron hace poco, bajo la dirección de Alexander Pilipenko, del Instituto de Citología y Genética del área siberiana de la Academia Rusa de las Ciencias, y a través de nuevos estudios esperan develar el misterio de estas momias persas en Siberia en poco tiempo.

¿Qué crees tú que podrían ser estas momias? ¡Coméntalo!

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here