La historia cuenta que Anita Delgado,  Princesa de Kapurthala, fue bailarina de flamenco, escritora, espía para la inteligencia británica durante la Primera Guerra Mundial y  amiga de grandes artistas y literatos. Su esposo le dio el nombre de Prem Kaur, “Amor de Príncipe” en la lengua sij, pero su nombre de nacimiento era Ana María Delgado Briones, nacida en Málaga en 1890. De humildes orígenes, nada presagiaba que la joven Anita, emigrada a Madrid y bailarina en el Café Kursaal, terminaría por ser la esposa del Maharajá de Kapurthala, Jagatjit Singh, uno de los soberanos más ricos y poderosos de aquella época.

Anita Delgado, la joven bailarina de Las Camelias

Anita nació en la bella ciudad andaluza de Málaga. Su infancia transcurrió en el café que sus padres tenían en el centro de la ciudad. Desde pequeña ella y su hermana Victoria sintieron inclinación por el mundo artístico y tomaron clases de declamación.

Sin embargo, la vida de la familia Delgado cambiaría para siempre al tener que dejar su negocio y trasladarse a Madrid en busca de trabajo. Allí las jóvenes, y gracias a las clases de baile gratuitas que recibían de parte de un vecina, comenzaron a bailar como teloneras en el café Royal Kursaal. Las hermanas Delgado se pusieron como nombre artístico Las Camelias o Hermanas Camelias, nombres bajo los que aparecían en los programas y postales promocionales de la época. Ana y Victoria fueron haciéndose populares y frecuentaron a la bohemia de escritores y pintores asentados en la capital. Así, las jóvenes conocieron a Ricardo Baroja, a Julio Romero de Torres, a Valle-Inclán y a Anselmo Miguel Nieto, quien inmortalizaría la belleza de la joven bailarina de flamenco.

El comienzo de la historia de amor: Una boda Real en Madrid

El Maharajá de Kapurthala conoció a Anita de manera casual. Había llegado a Madrid en la primevara de 1906 para asistir a la boda entre Alfonso XIII y la princesa inglesa Doña Victoria Eugenia Battemberg. Él formaba parte del sequito del Príncipe de Gales y por azar acudió a ver el espectáculo de las jóvenes hermanas. Según cuentan las crónicas, el Maharajá quedó enamorado nada más verla y desde aquel momento dio comienzo su cortejo para convertirla en su esposa.

Maharajá de Kapurthala
Maharajá de Kapurthala

Los periódicos de la época le definían como “uno de los hombres más ricos del mundo”, culto, refinado, de buenas maneras, políglota y asiduo invitado a las fiestas de las realeza y nobleza europea. Anita y su familia tuvieron numerosas reticencias al compromiso y el enlace, pero finalmente ella le escribió aceptando. Según cuenta la historia, el mismísimo Valle Inclán fue el encargado de redactar aquella carta de amor en respuesta a las proposiciones de matrimonio del Maharajá.

Una vida de lujo y glamour

Antes de la boda, Anita recibió una esmerada educación en París, ciudad a la que acudió junto con sus padres y su hermana. Allí recibió clases de protocolo e idiomas y contrajo matrimonio antes de embarcarse hacia la India. La pareja celebró sus esponsales en Kapurthala en enero del año 1908 en una fastuosa boda. Sólo entonces Anita supo que era la quinta de las esposas del Marahajá e hizo prometer a su esposo que sólo ella sería su favorita. Él le dio entonces el nombre de Prem Kaur, la nombró Maharaní y mandó construir para ella una réplica exacta del Palacio de Versalles, el palacio Jagajit de Kapurthala.

edificio

En aquel momento ella tenía tan sólo 17 años y pronto tuvo su primer y único hijo. Anita vivió 20 años en Kapurthala disfrutando de una vida de lujo, glamour y viajes. Su espléndida belleza y el enigma y melancolía que parecía rodear su figura quedaron fielmente plasmados en el retrato que de ella pintara el pintor cubano Federico Beltrán Masses en 1919. Un aire nostálgico que se comprende si pensamos que para entonces Anita había perdido a su hermana Victoria, fallecida durante la epidemia de gripe de 1918, y su matrimonio se rompía por las infidelidades y el distanciamiento entre los dos esposos. Deprimida y enferma, Anita consiguió el divorcio y paso el resto de sus días viviendo entre París, Málaga, Niza y Lausana. Sus biógrafos hablan de varios romances tras su divorcio, entre ellos el que mantuvo con un sobrino del Maharajá.

Anita falleció en Madrid en julio de 1962 dejando una de las historias más apasionantes de la España del siglo XX. Su figura ha inspirado varias novelas,  biografías, documentales, así como una miniserie producida por la cadena de televisión española Antena 3.

¿Qué os ha parecido la vida de Anita Delgado? ¿Conocías la existencia de esta princesa española? ¿Habrías aceptado una proposición como la del Maharajá? ¿Lo dejarías todo por amor?

Imagen: Ramesh Lalwani

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here