¿Alguna vez te has preguntado por qué duele tanto un corazón roto? Porque aunque no tenga nada que ver con una enfermedad física, se siente igual, o incluso peor que una. Al parecer la ciencia tiene una explicación. ¡Aquí te la contamos!

La ciencia explica: ¿Por qué las rupturas duelen tanto?

Los seres humanos parecen más preparados que cualquier especie para buscar y formar relaciones románticas monógamas, y esto se refleja en una serie de cosas extrañas que hace el cerebro cuando terminamos enamorados de alguien.

Para entender esto, es importante diferenciar entre el deseo de sexo, la lujuria y la atracción y la vinculación más profunda y personal que asociamos con el romance y el amor, cosas que con más frecuencia se buscan y se encuentran en relaciones a largo plazo.

La ciencia explica por que las rupturas duelen tanto

La gente puede (y frecuentemente lo hace) disfrutar puramente de interacciones sexuales físicas con otros que no tienen verdadero «cariño” más allá de una apreciación por su apariencia física, e incluso eso no es esencial. El sexo es una cosa difícil de señalar con el cerebro, ya que subyace en gran parte de nuestro pensamiento y comportamiento de adultos.

Pero no es realmente sobre lujuria de lo que hablamos. Estamos hablando más sobre el amor, en el sentido romántico, hacia un individuo específico. Hay muchas evidencias que sugieren que el cerebro procesa el amor de manera diferente. Se han develado estudios (Bartels y Zeki) que sugieren que cuando se muestra a las personas que se describen como enamoradas imágenes de sus parejas románticas, hay una actividad elevada (no vista en la lujuria o en relaciones más platónicas) en una red de regiones cerebrales, incluyendo la ínsula medial, cingulado anterior Corteza, núcleo caudado y putamen.

Sin embargo, estar enamorado parece elevar la actividad de la dopamina en la vía de la recompensa, lo que significa que experimentamos placer en la presencia de nuestra pareja, casi como el que puede ofrecer una droga. Y la oxitocina a menudo se conoce como la «hormona del amor» o similar, que es una simplificación de una sustancia compleja, que parece elevarse en las personas que se encuentran en relaciones sentimentales, y se le ha vinculado a los sentimientos de confianza y conexión en los seres humanos.

Lo que nos lleva al punto en cuestión: imagínate la flexibilidad del cerebro que, en respuesta a todas estos procesos profundas e intensos, se adapta y, de hecho, los espera. Para luego, terminar de repente.

Piensa en todo lo que el cerebro invierte en sostener una relación, todos los cambios que sufre, todo el valor que pone en estar en una. Si quitas todo esto de una sola vez, el cerebro se verá gravemente afectado de forma negativa. Todas las sensaciones positivas a las que se ha acostumbrado a esperar de repente cesan, lo que es increíblemente angustioso para un órgano que no maneja nada bien la incertidumbre y la ambigüedad. Los estudios han demostrado que enfocare en los aspectos positivos de la ruptura pueden ayudar a acelerar el proceso, pero es normal que te hayas sentido realmente mal, pues no ha sido solo un impacto emocional, sino también físico.

¿Lo has experimentado alguna vez?

También te podría interesar:

7 señales de una ruptura próxima con tu pareja. ¿Te están pasando?

“He cambiado tras una ruptura”. Así te modifica esta experiencia

Imágenes: Flachovaterezagreekfood-tamystika

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here