Si estás casado, incluso si no lo estás, podrías estar interesado en saber que existen varias explicaciones científicas que han investigado y dado respuesta a por qué algunas parejas felizmente casadas engañan.

La explicación científica de por qué las parejas casadas engañan

Los seres humanos somos seres emocionales, racionales e incluso espirituales; pero también somos criaturas de instinto. Eso significa que nuestra bioquímica no siempre puede alinearse con las normas sociales y sus expectativas. Aunque la palabra ‘engaño’ denigra el acto de sexo consentido entre dos personas, en casi todo el mundo animal, esto es un acto completamente natural y aceptable. Esto, por sí solo ya ayuda a explicar por qué más del 50% de las personas que están casadas engañan a sus parejas en algún momento de la relación. Sin embargo, hay mucho más sobre este fenómeno de lo que esperas…

Puede que te sorprendas al saber que la monogamia es una idea relativamente nueva, al menos en términos de los seres humanos. Hasta no hace tanto, la gente vivía en comunidades tribales y era una práctica común para los hombres y las mujeres tener relaciones sexuales con numerosas parejas.

La explicación ciéntifica de por qué las parejas casadas engañanAhora, al parecer, los hombres y las mujeres que engañan lo hacen por razones muy diferentes. Para los hombres, es todo sobre el sexo y la pasión, mientras que para las mujeres está más habitualmente relacionado con algún tipo de conexión emocional que sienten que les falta.

Genéticamente hay una hormona en el cuerpo llamada vasopresina, que es la principal responsable de la retención de agua en los lugares adecuados en el cuerpo, y es también conocida como la «hormona del cariño«, pues ayuda a los hombres y las mujeres a que se unan. Los que tienen menos de esta hormona son más propensos a ser infieles.

Y que todo es realmente una cuestión de biología y química queda claro especialmente cuando se reduce a las mujeres. Cuando una mujer ovula está en su momento más fértil. Así que es lógico pensar que la mayoría de las mujeres se encuentren engañando a sus parejas en este momento del mes.

Realmente es una estadística impresionante, pero si se tiene en cuenta que aproximadamente el 50% de las mujeres casadas y alrededor del 60% de los hombres casados van a tener una aventura en algún momento de su matrimonio, esto parece sugerir que la dinámica de la unión monógama, así como las estructuras familiares nucleares, en realidad no funcionan muy bien.

Es un hecho triste, pero sólo alrededor del 35% de las parejas salen adelante después de una aventura y siguen casados. El otro 65% invariablemente termina divorciándose.

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo sobre El matrimonio, distintos ritos y distintas culturas.

Imagen: Andrew Campbell y Janet Ramsden

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here