Aaron Ramsey es lo que en Ingleterra llaman un one-club man, un futbolista de esos que lleva toda la vida en el mismo club, el Arsenal, salvo dos cesiones al Cardiff City y al Nottingham Forest para que se foguease. La historia de este centrocampista galés no dejaría de ser un caso poco habitual en el fútbol de hoy en día si no fuese por lo que los medios de comunicación han bautizado como la maldición de Aaron Ramsey: a las pocas horas de que marque un gol, muere un famoso. Y la historia se repite desde 2011.

¿En qué consiste la llamada maldición de Aaron Ramsey?

A lo largo de su carrera, Ramsey ha marcado 45 goles, y horas más tarde han muerto 18 famosos entre los que encontramos gente del cine, periodistas, deportistas, músicos o escritores. Andrés Montes, periodista conocido en España por ser la voz de la NBA en Canal+ y su peculiar estilo, murió el 16 de octubre de 1009, dos días después de que Ramsey marcase un gol. La situación se repitió exactamente un mes más tarde: Ramsey marcaba el 14 de noviembre y el día 16 fallecía Antonio de Nigris, delantero internacional mexicano.

2010 no fue un buen año de cara a portería para Ramsey, pero la maldición volvió con más fuerza que nunca en 2011: si marcaba el 1 de mayo, al día siguiente EEUU anunciaba la captura y muerte de Bin Laden; Steve Jobs falecía el 5 de octubre, tres días después de un gol de Ramsey y Gaddafi fue asesinado el 20 de octubre. Ramsey había marcado el día 19. La historia se repite en 2012: el centrocampista del Arsenal marca el 11 de febrero, el mismo día en que muere Whitney Houston; y repite el 4 de agosto, un día antes de la muerte de Chavela Vargas.

El despertar goleador de Ramsey

Al término de la temporada 2012-2013 Ramsey había marcado 11 goles desde su debut con el Arsenal, seguidos de siete muertes famosas. Una coincidencia asombrosa que siguió a partir de ese año, cuando el futbolista galés vio puerta con más facilidad, aunque el porcentaje de coincidencias se redujo. Bebo Valdés moría el 22 de marzo de 2013 (Ramsey marcó ese día), el dictador argentino Videla falleció el 17 de marzo (Ramsey marcó el 14), el boxeador Ken Norton lo hacía el 18 de septiembre y el actor Paul Walker el 30 de noviembre, ambos pocas horas después de un gol de Ramsey.

Esta macabra coincidencia no se alejó de nuestro protagonista en 2014: el ‘Huracán’ Carter, boxeador, fallecía el 30 de abril, coincidiendo con un gol de Ramsey; el escultor H. G. Giger lo hizo el 12 de mayo y el polifacético Robin Williams el 11 de agosto, ambos un día después de que Ramsey cantase un gol. La cosa se relajó algo el año pasado, cuando la maldición de Ramsey se llevó a dos grandes escritores… el mismo día: Eduardo Galeano, gran aficionado al fútbol, y Gunter Grass morían el 13 de abril, y Ramsey había marcado el 11.

La maldición vuelve fuerte en 2016

La maldición de Ramsey no se había sentido hasta hace unos días, cuando regresó por partida doble. El 9 de enero Ramsey mandó el balón al fondo de la red y unos días después moría David Bowie; el 13 consiguió su segundo gol del año y el 14 fallecía el actor Alan Rickman. El galés no ha vuelto a marcar desde entonces, pero está claro que cada vez que consigue un gol algún rostro conocido tiembla por si le ha llegado su hora. Todos los días muere gente conocida, pero la relación entre los goles de Ramsey y la muerte de los famosos no deja de ser una casualidad asombrosa.

¿Te ha parecido interesante la historia de la maldición de Aaron Ramsey? Pues no te pierdas la maldición de la mansión Playboy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here