Millones de personas murieron en los campos de exterminio ideados por el régimen nazi. Para que no hubiera problemas con los prisioneros que necesitaban vivos para desempeñar diversas tareas, los mantenían en un estado de debilidad, por falta de alimento y jornadas extenuantes, que a penas les permitía sobrevivir. Los nazis creían que sin fuerzas no podrían pensar ni ejecutar ninguna revuelta, además periódicamente los asesinaban y otros prisioneros cubrían las bajas. Su planteamiento, por desgracia, era acertado y prácticamente en ningún campo hubo disturbios, sin embargo por lo menos en tres casos los prisioneros se alzaron contra los nazis, en Auschwitz, en Sobibor y en el campo de Treblinka. Acompáñanos a conocer la rebelión de Treblinka en 1943.

La rebelión de Treblinka en 1943

El campo de exterminio de Treblinka funcionó desde el 23 de julio de 1942 hasta el 19 de octubre de 1943. Treblinka era una aldea situada al noreste de Polonia en cuyo término municipal el régimen nazi decidió levantar uno de los seis campos de exterminio que se construyeron para llevar a cabo la llamada “solución final“. En concreto este campo estaba creado para la aniquilación rápida de los judíos de los guetos de Polonia, dentro de la llamada Operación Reinhard.

La rebelión de Treblinka en 1943. ¿Sabes qué ocurrió?

En este campo se calcula que murieron entre 900.000 y 1.200.000 personas. Como era un campo de exterminio rápido, el 90% de los que llegaban a él, morían antes de que se cumplieran dos horas desde su arribada. En Treblinka no había barracones para alojar a los prisioneros que llegaban en tren hasta el mismo campo, no se había previsto alojarlos, simplemente exterminarlos.

La rebelión de Treblinka en 1943. ¿Sabes qué ocurrió?

Treblinka estaba dividido en dos subcampos: Treblinka I y Treblinka II. En el primero estaba la sección administrativa, los alojamientos para los SS y los guardias ucranianos, cocina, almacén y barracones para los 1.000 prisioneros que se mantenían con vida para que realizaran diversas tareas, también se encontraba en él la zona en que se recibía a los prisioneros. Éste campo comunicaba con Treblinka II por un camino rodeado de vallas de alambre electrificado, conocido como el embudo, que conducía directamente a las cámaras de gas. Trás el edificio de las cámaras había un foso de un metro de profundidad por veinte de largo en el que se encontraban los hornos crematorios. Unas vías llevaban los cuerpos de las víctimas del gas hasta los hornos para ser incinerados. En este campo dormían 500 presos que eran los encargados de realizar las operaciones de cremación.

La rebelión de Treblinka en 1943. ¿Sabes qué ocurrió?

A pesar de que los mantenían en un estado de debilidad tremendo, el 2 de agosto de 1943 los prisioneros de Treblinka se sublevaron. Un grupo de judíos con armas fabricadas por ellos mismos, entraron en el arsenal para coger armas reales y en el almacén donde robaron queroseno para incendiar los edificios del campo. En medio de la confusión reinante, mataron a muchos guardianes, pero también murieron muchos reclusos.

La rebelión de Treblinka en 1943. ¿Sabes qué ocurrió?

Los guardias de las torres de vigilancia empezaron a disparar, pero ellos ya habían armado a varios compañeros que dispararon también. Esta refriega la aprovecharon 600 prisioneros, hombres y mujeres, de los 1.000 que había en ese momento en el campo, para romper el perímetro exterior y correr hacia el bosque en un intento de salvar sus vidas.

Lamentablemente, en una semana aproximadamente, la mayoría de los fugados fueron recapturados e inmediatamente ejecutados. Sin embargo, 40 de los 70 que consiguieron escapar llegaron con vida al final de la guerra. La rebelión se gestó durante más de un año y tenía como finalidad que algunos de los que habían padecido y visto los horrores del campo, pudieran huir y explicar al mundo lo que había sucedido en ese lugar; los nazis estaban empezando a desmantelar el campo y sabían que de todas maneras iban a morir.

La rebelión de Treblinka en 1943. ¿Sabes qué ocurrió?
Algunos de los supervivientes de la rebelión de Treblinka

Tras la rebelión de Treblinka, el campo dejó de realizar ejecuciones por gas y en un mes se había cubierto la zona, intentando disimular los restos del genocidio. Posteriores excavaciones han dejado al descubierto los restos del horror allí vivido.

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer:

La rebelión en Auschwitz. No todos claudicaron

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here