Si estás preparando tus próximas vacaciones, aún no tienes muy claro dónde vas a ir y te gusta lo extraño no dejes de leer, porque a continuación vamos a hablar de los museos más raros de Europa. Y cuando hablamos de museos raros, nos referimos a museos dedicados a cosas que para más de uno no deberían estar expuestas en ningún museo, sino acumulando polvo en un trastero. ¿Te apuntas?

1. Museo del pene (Húsavik, Islandia)

Húsavik es conocida por ser uno de los mejores lugares del mundo para avistar ballenas, pero en esta pequeña localidad del norte de Islandia los cetáceos comparten protagonismo con este museo, el The Icelandic Phallological Museum.

Miembro viril de ballena
Miembro viril de ballena

Su promotor, Siguröur Hjartarson, lo fundó en 1974 y desde entonces ha conseguido reunir más de 200 penes de los diferentes animales que viven en Islandia. El más pequeño, un de 2 mm. de un hámster, y el más grande el de un cachalote: 1,70 metros y 70 kilos.

2. Museo del cabello (Avanos, Turquía)

Avanos es famoso por sus cerámicas y alfombras, pero el Museo del cabello, incluido en el libro Guinness de los récords, es su atracción turística más llamativa. Su dueño, Chez Galip, cuenta con mechones de pelo de más de 16.000 mujeres de todo el mundo, todos ellos identificados.

Museo cabello

La colección no deja de crecer, ya que cualquier mujer puede hacer su aportación al museo. Por ahora, Galip no admite el pelo de ningún hombre.

3. Museo de las relaciones rotas (Zagreb, Croacia)

En 2006 a Olinka Vistica y a Drazen Grubisic se les ocurrió iniciar un espectáculo itinerante en el que se mostraban objetos de relaciones de pareja que habían fracasado. Poco a poco su colección creció, y en 2010 abrieron un museo que un año más tarde logró el premio al más innovador de Europa.

Tablero de comentarios del Museo de las Relaciones Rotas
Tablero de comentarios del Museo de las Relaciones Rotas

No será el más alegre del mundo, pero cada año pasan unos 40.000 visitantes por una colección del casi un centenar de objetos.

4. Museo de las falsificaciones (París, Francia)

Rodin, Dalí o Giacometti se dan cita en este museo, todo un lujo si no fuese porque las obras que se exponen en él son falsas. De hecho, las más de 300 obras que encontramos son falsas. El museo no podría haber conseguido una mejor localización: la Rue de la Faisanderie, en sentido figurado la calle del engaño. Las catacumbas de París también se pueden visitar.

5. Museo del orinal (Ciudad Rodrigo, España)

Los orinales se utilizan desde hace siglos, así que para saber más sobre este objeto nos podemos acercar al peculiar Museo del orinal de Ciudad Rodrigo.

museo orinal

En la ciudad salmantina encontramos hasta 1.320 orinales de diferentes dormas, épocas, colores o materiales de 27 países diferentes. No os podéis perder los Dompedros, unos muebles de madera con un orinal escondido dentro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here