Lunch Atop A Skyscraper es una de las imágenes de más icónicas del siglo XX. Sentados a cientos de metros sobre el suelo, trabajadores de construcción disfrutan de su almuerzo, inspirando así esperanza, mientras los Estados Unidos atravesaba una dura situación económica. Descubre más sobre esta fotografía.

La historia detrás de Lunch Atop A Skyscraper

Durante el siglo XX, el mundo se sacudió ante La Gran Depresión, una recesión económica mundial que se originó en Estados Unidos, pero a pesar de las dificultades, este momento histórico inspiró algunas de las fotografías más memorables de la época, capturando perfectamente la angustia y el sufrimiento de una nación sin trabajo.

Sin embargo, Lunch Atop A Skyscraper fue diferente. Era una imagen inspiradora que reforzaba la idea de que habría una luz al final del túnel de la recesión.

La fotografían donde figuran 11 trabajadores de la construcción del majestuoso Centro Rockefeller, casualmente almorzando sentados en una viga colgando a 300 metros del suelo, era evidencia al mundo de que la ciudad de Nueva York -y los Estados Unidos- seguía construyendo, progresando y, lo que es más importante, todavía trabajaba.

85 años después de que fue tomada, todavía hay curiosidades interesantes sobre ella para ser tomadas en cuenta.

Lunch Atop A Skyscraper, ¿qué sabes de esta fotografía?

En primer lugar, es destacable que nadie sabe quién fue el responsable de tomar la fotografía. Algunos se la atribuyen a Charles C. Ebbets, que en realidad recibió crédito por ello durante un tiempo. Pero otros fotógrafos también estaban allí ese día, incluyendo a William Leftwich y Thomas Kelley, por lo que el archivo de Rockefeller y Corbis eliminaron cualquier crédito oficial y atribuyeron la foto a «desconocido».

Según Ken Johnston, director histórico de fotografía en Corbis Images, hasta la década de 1950 era común que los fotógrafos no recibieran crédito por sus fotos.

Aunque luce espontanea y cándida -la imagen estaba destinada a aportar una mirada casual a lo que era la vida de un obrero en lo alto de la ciudad- fue tomada puramente para fines publicitarios. La presencia de 11 hombres almorzando en una viga que colgaba a 69 pisos del suelo no era algo muy usual. La escena se diseñó para dar a conocer la construcción del Rockefeller Center.

Durante la Depresión, cuando 15 millones de personas buscaban trabajo, la imagen de una ciudad en expansión y la mano de obra detrás de ella no era muy común para los ciudadanos de Nueva York, así que no sólo avivaron los ánimos, sino que llamarón la atención de varias maneras.

Asimismo, el negativo de la placa de vidrio de esta obra se encuentra muy bien resguardado para preservarlo en la posteridad. Se encuentra en una bóveda subterránea masiva en las afueras de Pittsburgh, en el condado de Butler, Pennsylvania. Llamada Iron Mountain, la instalación segura y confidencial almacena obras de arte inestimables, fotos, películas negativas, piezas de música y documentos gubernamentales de todo el mundo.

¿Qué te han parecido los datos de esta icónica fotografía? ¿Los imaginabas?

Si te ha interesado este artículo, no te pierdas:

– Las raras fotografías de Freddie Mercury con su pareja que quizá NO has visto

– NADIE sabe todavía quiénes eran los protagonistas de estas famosas fotografías

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here