«El Jardín de las delicias» es una de las más famosas obras en la historia del arte, que lleva fascinando a los expertos y amantes de la pintura desde hace cientos de años. Se trata de un cuadro cargado de simbolismo, en el que el pintor holandés Jheronimus Bosch, más ampliamente conocido como el Bosco, expuso una extraordinaria visión del pecado y la moral. Esta impresionante pintura al óleo forma parte del Patrimonio Nacional de España y se encuentra en el Museo del Prado, como parte de la exposición permanente de esta importante institución. Ahora, un poco más de medio milenio después del nacimiento del Bosco, su obra más trascendental es puesta bajo la lupa nuevamente para analizar los casi infinitos detalles dejados allí por el célebre pintor holandés. Descubre los mensajes ocultos en El Jardín de las delicias.

Los mensajes ocultos en El Jardín de las delicias del Bosco

Música del trasero

En la parte derecha del tríptico del cuadro se puede encontrar la figura de uno de los tantos habitantes torturados del Jardín que ha sido aplastado por un harpa gigante y en  cuyo trasero tiene tatuado la partitura de una pieza musical, interpretada por una monja monstruosa y un coro de criaturas. La estudiante Amelia Hamrick, tras observar dedicadamente la obra, decidió transcribir la música escrita en el posterior de esta desafortunada alma y publicarla en su blog, que pronto se volvió viral. Escúchala seguidamente:

Cabe decir, no obstante, que los motivos musicales son algo muy repetido en las obras del Bosco. ¿Qué creen los expertos que quería simbolizar con ellos? Esencialmente, se consideraba que los empleaba para representar el placer, la lujuria e incluso como una crítica a la entrega a los «hábitos pecaminosos» de los juglares nómadas de su época.

Apuestas monstruosas

Los demonios que retrató el Bosco en el panel dedicado a los sufrimientos del infierno se observa una grotesca escena de tortura, mutilación y, desconcertantemente, juegos de azar. Esto es porque, además de torturarlos físicamente, los monstruos del infierno también infligen daño psicológico a sus víctimas, jugando con ellas.

los mensajes ocultos en el jardin de las delicias del bosco 1

Bosch retrató cómo las almas en pena eran llevadas a la locura por la ansiedad, el miedo y la desesperación.

Pájaros con doble sentido

En esta pintura no solo destacan escenas grotescas, el pintor holandés también mostró en ella su particular sentido del humor. En el panel central del tríptico se puede ver un grupo de personas desnudas montando pájaros gigantescos, entre ellos un petirrojo, un pato y un pájaro carpintero.

Con esto, Bosch podría haber estado haciendo una broma visual: los pájaros podrían ser tomados como un doble sentido. Además de ser una forma plural obsoleta, la palabra holandesa «vogelen» (vogel que significa pájaro) podría referirse a tener relaciones sexuales.

Fresas

Una fruta que aparece repetitivamente en el panel central del Jardín de las Delicias son las fresas. En una sección, se ven personas tomando manzanas de los árboles, mientras que un hombre ofrece una fresa a una mujer con una expresión descarada, lo que puede ser interpretado como un giro en las representaciones bíblicas del Edén.

los mensajes ocultos en el jardín de las delicias del bosco

En otro, las parejas se alimentan unas a otras bayas, una escena tradicionalmente asociada con el romance cortés. Sin embargo, en el cuadro del Bosco, estas personas hacen más que coquetear. Según un crítico, Bosch pervierte el tema del amor cortés, utilizando al «fruto del amor», una metáfora tradicional de la unión amorosa, tanto religiosa como mundana, para convertirlo en una prisión infernal. Pura lujuria oculta tras falsos modales.

¿Habías captado estos curiosos mensajes ocultos en El Jardín de las Delicias de este impresionante artista?

Si te interesa descubrir secretos en obras de arte, te recomendamos:

– Más secretos ocultos en cuadros famosos

– 7 imágenes OCULTAS bajo cuadros famosos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here