Valora este post

En Supercurioso te hablamos una vez de la oscura obsesión de Leonardo Da Vinci y queremos seguir hablándote de algunos de los misterios que envuelven a este genio y a sus obras, en concreto: La Gioconda o la Mona Lisa.

Una misteriosa obra

Leonardo Da Vinci apenas fue consciente mientras pintaba el cuadro de la Mona Lisa que éste sería el que acabaría consagrando su carrera y haciéndolo famoso en todo el mundo. Y es que ni siquiera se le habría pasado por la cabeza el fanatismo que acabaría despertando incluso después de cinco siglos, ni las numerosas teorías que serían establecidas al respecto de aquel cuadro que un día pintó y del que dicen jamás se separaba. Esto último ha llevado a pensar en el gran valor sentimental que suponía este cuadro para el artista.

¿Quién es su protagonista? ¿Por qué sonríe?

En cualquier caso, a nadie se le escapa que la pintura de la Mona Lisa sigue escondiendo a día de hoy multitud de misterios que nunca llegaremos a conocer con absoluta certeza.

Para empezar, la identidad de la protagonista del cuadro sigue estando oculta. Muchos han querido ver en ella a la esposa de Franceso Giocondo (de ahí su nombre), Lisa Gherardini, y esta parece la teoría más creíble. Y es que desde el hace ya varios siglos han sido muchos los que han intentado elaborar una teoría plausible que identifique realmente a la mujer representada.

La Gioconda (1503–1505/1507) - Louvre, París, Francia
Detalle. La Gioconda (1503–1505/1507) – Louvre, París, Francia

Así pues, algunos investigadores han concluido que podría haberse tratado de la mujer, amiga o alguna amante de Juliano II de Médicis, o incluso Isabel de Aragón. Incluso ha llegado a especularse, basándose en teorías de Freud, que podría haber sido un adolescente vestido de mujer, ya que la Mona Lisa presentaría una preocupante masculinidad en sus rasgos. Esto hizo que surgiera una oleada de teorías relacionadas con este supuesto durante los siglos XIX y XX.

Pero lo más curioso es que algunos investigadores han llegado a concluir que el cuadro podría ser incluso el propio autorretrato de Da Vinci, ya que ambos rostros se funden perfectamente.

Da Vinci

Por otro lado, se encuentran las dudas sobre su sonrisa, sin duda el mayor de todos los misterios. Y es que si se observa el cuadro de forma superficial, no hay duda de que la protagonista insinúa una leve sonrisa, pero resulta curioso como ésta desaparece cuando se mira fijamente su rostro, lo cual inspira un gran halo de vida al cuadro.

¿Está embarazada? ¿Cómo debía ser en persona?

Pero además, han surgido varias teorías sobre si la protagonista de la pintura estaba embarazada. Lo cual se sospecha por la posición de sus manos, colocadas con delicadeza sobre su vientre y por lucir un velo de gasa que en la época era típico en las mujeres que se encontraban en estado. Sin embargo, ningún estudio ha podido aún desvelar este secreto.

Detalle. La Gioconda (1503–1505/1507) - Louvre, París, Francia

Incluso se ha intentado descifrar la medida y el peso de este emblemático personaje, además de su voz o si padecía alguna enfermedad. Cuestiones que resultan sumamente difíciles de aclarar y que únicamente prueban hasta que niveles los misterios de la Mona Lisa ha llevado al fanatismo a muchos investigadores.

Sea como sea, lo cierto es que en la actualidad, la Mona lisa continua constituyendo todo un desafío para todos aquellos investigadores que se han visto seducidos por la dama retratada por Da Vinci. La mayoría de las hipótesis planteadas al respecto no resultan cien por cien comprobables. Y es que posiblemente ni las conjeturas ni las nuevas hipótesis que van apareciendo consigan dar una respuesta sobre el paradero de la protagonista del cuadro cuyos misterios siguen hoy seduciendo a miles de personas.

Si aún tienes sed de enigmas sobre Leonardo Da Vinci, puede que quieras descubrir más sobre su Última Cena, un cuadro igual de fascinante.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here