Cuando las mujeres quedan en estado, es común que las madres y las abuelas ofrezcan consejos basados en la sabiduría generacional y las creencias del lugar del que proceden. A pesar de la poca fe con la que se escuchan hoy estos conocimientos, en los últimos años, un puñado de estudios han encontrado que algunas de las viejas ideas más extravagantes pueden tener algún mérito científico después de todo. Descubre cuáles mitos sobre el embarazo son ciertos.

3 mitos sobre el embarazo que han sido corroborados por estudios

1. Un trabajo de parto largo y difícil significa que el bebé es un niño

En 2003, un equipo de médicos analizó más de 8.000 nacimientos en un solo hospital en Irlanda entre 1997 y 2000, excluyendo a las mujeres que dieron a luz prematuramente o que necesitaban que les indujeran el parto.

Al observar todos los números, la diferencia entre sexos era pequeña, pero notable.

En promedio, los partos para los nacimientos de chicos duraron poco más de seis horas, mientras que los nacimientos de niñas tomaron un poco menos de seis. Las mujeres que daban a luz a los niños también tenían más probabilidades de tener complicaciones durante el parto, requiriendo cesáreas Un 6% de las veces (en comparación con el 4% para las niñas) y fórceps en el 8% de los casos (en comparación con el 6% en el caso de los partos de bebés niñas).

En general, el 29% de los partos de los niños terminó requiriendo algún tipo de intervención extra; Para las niñas, era del 24%.

2. Para tener una niña, manténgase alejada de los plátanos

Comer más en el período previo al embarazo también puede hacer que sea más probable que el bebé sea un niño.

En 2008, un estudio publicado en la revista Proceedings de la Royal Society tomó 740 mujeres que estaban embarazadas por primera vez para describir sus dietas durante el año anterior a su concepción, y luego las dividió en tres grupos basados ​​en el consumo de calorías.

Las mujeres en el tercio superior del estudio, que consumieron más calorías, tenían chicos el 56% de las veces, las que consumían menos calorías, tenía niñas en un 55%.

Aquí es donde el viejo consejo sobre comer bananas antes de la concepción para en tener un niño entra en juego. Los autores del estudio encontraron que la ingesta de calorías no era lo único que marcó una diferencia, nutrientes específicos lo hicieron también.
Comer un montón de potasio (abundante en las bananas) estaba vinculado a los niños, al igual que las dietas altas en calcio y sodio.

3. La acidez es un presagio de un bebé peludo

Las madres que buscan saber antes de tiempo si su bebé será peludo o no pueden averiguarlo por su acidez.

En 2006, para un estudio en la revista Birth, un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins siguió a 64 mujeres durante sus embarazos, 28 de las cuales reportaron acidez moderada o severa.

Dentro de ese grupo, 23 mujeres terminaron teniendo bebés de vellosidad promedio o por encima de la media. En el extremo opuesto del espectro, de las 12 mujeres que no reportaron ningún ardor de estómago en absoluto, diez de ellas dieron a luz a niños que eran menos peludos que el recién nacido promedio.

La acidez no fue, sin embargo, lo que determinó la abundancia o carencia de cabello. Más bien, los autores del estudio argumentaron, ambos fueron causados ​​por un tercer factor: las hormonas del embarazo.

¿Qué te parecen?

2 Comentarios

  1. Para tener una niña o un niño, no depende de la mujer, sino del hombre, que es el que aporta la X o Y que marcara la diferencia. Partiendo de esa base, las calorias que coma la mujer…no tienen nada que ver. Por favor un poco más de información y rigurosidad antes de publicar artículos sin base real. No seamos catetos

  2. Si tiene que ver, sabemos que el sexo lo aporta el hombre pero ciertos alimentos hacen al organismo de la mujer favorecer más a unos espermatozoides que a otros, eso es lo que quieren decir ….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here