Mujeres en Esparta: libres y guerreras
4.4 con 14 votos

La civilización espartana, con sus peculiaridades, ha llamado la atención de muchas personas desde hace siglos. La ciudad-estado sumaba a la estabilidad política, una forma de vida sencilla y especialmente la formación de los mejores guerreros de la época; todo ello contribuyó a que fuera admirada incluso por otras ciudades griegas coetáneas. En Supercurioso os hemos hablado de la Krypteia, la prueba más dura de los guerreros espartanos y en esta ocasión queremos profundizar en otro tema, las mujeres en Esparta: libres y guerreras.

Mujeres en Esparta: libres y guerreras

El papel de las mujeres en Esparta no es comparable al de ninguna otra ciudad-estado de Grecia. En vez de la reclusión a la que en general se veían sometidas las féminas en la antigua Grecia, las espartanas gozaban comparativamente de una gran libertad.

Podían poseer bienes, que en muchos casos provenían de herencias y recibían una educación. El gobierno espartano institucionalizó la educación de las niñas, pero a diferencia de los chicos permanecían en casa con sus madres. Aprendían a leer, escribir y también música y danza.

Mujeres en Esparta: libres y guerreras

Muchas mujeres espartanas llegaron a ser económicamente muy poderosas, ya que se hacían cargo de los bienes de sus maridos muertos en las guerras. Llegaron a controlar 2/5 partes de la tierra espartana.

Podían beber vino y moverse con bastante libertad. Vestían túnicas relativamente cortas que tenían unas aberturas que dejaban los muslos al descubierto. No se maquillaban y si bien en la juventud llevaban el cabello largo y al descubierto, cuando se casaban no podían llevar el pelo largo y debían cubrirse la cabeza.

Las niñas recibían un entrenamiento físico parecido al de los niños y practicaban deportes como carreras, lucha libre, lanzamiento de jabalina y disco, pruebas de fuerza, etc. junto con los varones, todos ellos desnudos. La finalidad en el caso de las chicas no era entrenarlas para la guerra, sino hacerlas más fuertes y flexibles para tener hijos y conseguir que estuvieran entrenadas para soportar el dolor del parto. También se sabe que montaban a caballo por algunas estatuillas halladas en excavaciones. La Espartanas participaban en varios juegos y competiciones y en especial en los Juegos Hereos, una especie de Juegos Olímpicos femeninos en honor a la Diosa Hera.

Mujeres en Esparta: libres y guerreras

Las mujeres espartanas se casaban a una edad relativamente tardía, entre los 18 o 20 años, mientras que en otras ciudades como Atenas solían contraer matrimonio a los 14 años.

Según los historiadores no recibían dote al casarse por lo que los matrimonios no se cerraban por motivos económicos. Hasta pasados los 30 años, el esposo no convivía con su mujer de manera asidua, ya que se debía a su grupo del ejército. El ritual de la noche de bodas era muy curioso, ya que a la novia se le cortaba el cabello y se la vestía con capa y sandalias dejándola en una habitación a oscuras donde era visitada y “raptada” por su reciente esposo. Las mujeres espartanas podían divorciarse y con ello no perdían su riqueza personal ni se la obligaba a renunciar a sus hijos.

Mujeres en Esparta: libres y guerreras

Muchas de estas prerrogativas de que gozaban las mujeres en Esparta se debieron al hecho de que sus maridos estaban mucho tiempo fuera de sus casas y eran ellas las que se encargaban de todo lo relacionado con el hogar. Manejaban tanto el gobierno de las comunidades como la agricultura, la logística, la economía y todos los temas relacionados con la subsistencia. Ellas consideraban que el tejer, tarea habitual de las mujeres libres de otras ciudades-estado, era un trabajo para esclavas.

Mujeres en Esparta: libres y guerreras

Sin embargo, a pesar de todas estas libertades y privilegios, si en Esparta la función del varón era la guerra, la de la mujer era la procreación. Morir en el parto era considerado un honor y las espartanas se sentían especialmente orgullosas de haber criado a guerreros heroicos y valientes. Si bien no iban a luchar en las batallas, eran guerreras de corazón y sus vidas, al igual que las de los hombres, se entregaban si era necesario por el bien de Esparta.

Si quieres saber más sobre la sociedad espartana, te invitamos a leer el post: 5 hechos asombrosos de la Antigua Esparta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here