El Imperio Romano se extendió por toda Europa y el norte de África. En su afán imperialista llegó hasta Britania. Sin embargo, en el norte de la isla, las tribus pictas presentaron un grave problema y Roma decidió construir una muralla para protegerse, mantener la paz, fomentar la economía y marcar la frontera del Imperio Romano; se la conoce como el Muro de Adriano. Se comenzó a levantar el año 122 siguiendo las órdenes del emperador Adriano y su longitud alcanzó los 117 km. Muchos conocimos su existencia gracias a películas como «La legión del Águila» o «El rey Arturo«.  Acompáñanos a conocer 10 Curiosidades del Muro de Adriano, la última frontera del Imperio Romano.

10 Curiosidades del Muro de Adriano

1. Aunque lo imaginamos como una cortina de piedra, en realidad era mucho más que eso. Tenía una zanja al frente y un vallum (fortificación de un campamento romano) y en ocasiones otros obstáculos para protegerlo. Además en su estructura habían pequeñas torres, fortines y fuertes para la guarniciones más numerosas. Un camino militar corría paralelo al Muro uniendo todas las fortificaciones.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano
Restos del Muro de Adriano

2. Fue construido por los propios legionarios romanos y se necesitaron 15.000 hombres trabajando durante 6 años.

3. Se sabe el nombre de algunos de los hombres que construyeron el Muro de Adriano. A cada centurión se le asignaba una longitud para edificar y cuando acababan, con frecuencia inscribían en una piedra el nombre de ese centurión. En la colección Clayton se conservan 53 piedras con nombres.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano

4. Cuando desapareció el Imperio Romano, el Muro no fue abandonado y la población siguió viviendo en sus construcciones. En algunos sectores han quedado evidencias de modificaciones hasta el año 410.

5. En la actualidad sólo se puede ver un 10% de lo que fue el Muro. Muchas de las piedras que lo compusieron fueron reutilizadas en otras construcciones a lo largo de los siglos. Incluso, en 1746 se construyó una carretera entre Newcastle y Carlisle con materiales extraídos del Muro de Adriano.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano
Mapa del Imperio hacia el año 150 d. C., cuando alcanzó su mayor extensión.

6. Los historiadores piensan que el propio Adriano pudo diseñar o idear el Muro. Se sabe que este emperador, que visitó durante su vida un gran número de provincias romanas, probablemente estuvo en Britania entorno al año 122. En esa época, marcada por frecuentes conflictos, fue cuando se inició la construcción del Muro de Adriano.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano

7. Hemos dicho que a lo largo de la muralla existían tres tipos de construcciones: torres, fortines y fuertes. Estos últimos fueron muy importantes y no solo por cuestiones militares. Estudios recientes han demostrado que al lado de los fuertes romanos se establecieron asentamientos civiles. Eran personas que se establecían a la vera de estas grandes construcciones romanas atraídas por la posibilidad de negocio proveyendo al ejército de todo aquello que necesitasen.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano

8. En las excavaciones arqueológicas en el Muro de Adriano se descubrieron dos sucesos luctuosos y muy misteriosos. El primero fue el hallazgo en «Housesteads Roman Fort», en 1930, de dos esqueletos enterrados bajo el suelo de la taberna de la aldea pegada a ese fuerte. La particularidad es que en uno de los dos se encontró la punta de una daga entre las costillas. Todo apuntaba a algún tipo de suceso delictivo y al posterior entierro de los cuerpos de manera secreta. Lamentablemente, los huesos desaparecieron durante la Segunda Guerra Mundial y no se han podido estudiar con los métodos existentes hoy en día que a buen seguro hubieran arrojado luz sobre el misteriosos suceso.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano

El segundo hallazgo se realizó entre los restos de «Chesters Fort». Varios obreros estaban trabajando en el drenaje de las excavaciones del fuerte que se llenaba de agua con la lluvia cuando casualmente dieron con las termas del fuerte o «casa de baño». Sorprendentemente entre sus muros encontraron 33 esqueletos. ¿Qué pudo ocurrir? Como en el primer caso, los esqueletos desaparecieron y no se pudo estudiar cuáles pudieron ser las causas de la muerte, ni si eran romanos o civiles.

9. Hasta 1929 una sola familia era la dueña de más de 32 km. de Muro de Adriano. Todo comenzó cuando John Clayton, al que se conoce como «el salvador del Muro de Adriano» tenía 4 años y su padre compró una mansión conocida como «Chesters» que tenía en su jardín los restos del fuerte romano de Cilurnum. El joven John empezó a interesarse por el Muro y su historia y cuando murió, en 1890, poseía 5 fuertes: Fuerte Chersters (Cilurnum), Fuerte Carrawburgh, Fuerte Housesteads, Fuerte Vindolanda y Fuerte Carvoran. La familia de Clayton cuidó su herencia hasta 1929 en que se dividió. Una parte del Muro, «Housesteads Fort» que es el trozo mejor conservado, fue donada por un descendiente de Clayton al National Trust. Actualmente está administrado por English Heritage y es una atracción turística que recibe anualmente miles de visitantes.

10 Curiosidades del Muro de Adriano, última frontera del Imperio Romano
John Clayton (10 June 1792 – 14 July 1890)

10. La última de estas curiosidades del Muro de Adriano nos ha encantado y es mucho más actual. George R.R. Martin, el autor de las novelas («Canción de hielo y fuego») en que se basa la serie «Juego de Tronos«, se inspiró en el Muro de Adriano para crear «El Muro» que mantenía a los Salvajes y a los Caminantes alejados de los Siete Reinos. George R.R. Martin visitó el Muro de Adriano en 1981.

¿Que te han parecido estas curiosidades del Muro de Adriano? ¿Conoces más? ¡Compártelas con nosotros!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here