¿Ocurrió de verdad el “Experimento Filadelfia”?
4.9 con 7 votos

Su nombre original era “El proyecto arco iris”, aunque los amantes de las teorías conspirativas y más tarde el propio cine, llamaron a lo ocurrido el 28 de octubre de 1943: “El experimento Filadelfia”. Estamos seguros de que has oído hablar alguna vez del destructor de la Armada USS Eldridge, ese barco de inmensas dimensiones y toda su tripulación que, según cuenta la historia, llegó a ser invisibilizado para poder despistar al enemigo.

Pero aún hay más, aquel supuesto experimento de guerra ocasionó algo aún más inesperado. La teletransportación. El USS Eldridge apareció a cientos de kilómetros de los astilleros navales de Filadelfia donde se encontraba. Un acontecimiento fuera de la lógica y la compresión que se encuentra a día de hoy, como documento clasificado. La Armada de los E.E.U.U. sostiene, que jamás hubo tal experimento y que lo ocurrido aquella mañana del 28 de octubre de 1943, solo existió en la mente de todos aquellos que se dedican a construir teorías conspirativas.

Entonces, ¿ocurrió de verdad “El experimento Filadelfia”? Repasemos las evidencias de lo sucedido aquel día para sacar nuestras propias conclusiones.

Nikola Tesla, la invisibilidad y el Proyecto Arco Iris

experimento filadelfia supercurioso_660x330
USS Eldridge en 1943

Plena Segunda Guerra Mundial. La armada estaba ansiosa por conseguir nuevas tecnologías, ingenierías fuera de lo común capaces de otorgar al ejército la mínima ventaja frente al enemigo. No hay contexto más idóneo para la investigación que los periodos de guerra, momentos en los que hay una mayor inversión económica y luz verde para cualquier tipo de experimentación, ya que es entonces cuando los intereses juegan a un precio más alto que nunca.

Fue un periodo donde se tuvieron en cuenta los interesantes trabajos de Nikola Tesla en materia de dinámica de la gravedad. Un grupo de científicos de la Universidad de Chicago y Princeton querían saber si era posible trabajar con la invisibilidad, haciendo uso de la teoría de Tesla sobre el uso de campos electromagnéticos. También disponían de alguna idea de Albert Einstein.

El genio que en la década siguiente haría de asesor a la marina americana estaba ya en aquellos años, trabajando en la idea de deformar el flujo de la luz e intentar así alterar la relación entre espacio y tiempo para conseguir algún tipo de teleportación. Algo que entraba más dentro del campo de la ciencia-ficción que de la realidad, pero una dimensión que. al fin y al cabo, merecía tenerse en cuenta y que la Armada no dudó en probar. Especialmente después de que la Universidad de Princeton, empezara a demostrar que la invisibilidad ya podía conseguirse con pequeños objetos. ¿Por qué no intentarlo con uno grande?

El experimento con el USS Eldrige

Tripulacion-USS-Eldridge_660x330
Tripulación del USS Eldridge

Llegó el día. La intención era simple y a la vez compleja: deseaban, simplemente, conseguir desviar la luz  de un buque escolta para conseguir la invisibilidad o al menos intentarlo. Para ello se eligió el  buque de escolta USS Eldrige DE-173. Para conseguirlo, en primer lugar habían efectuado unos notables cambios en la embarcación para que el experimento fuera posible. En su interior llevaba dos gigantescos generadores de 75 Kilovoltios amperios cada uno, cuatro bobinas en cubierta, tres transmisores de 2 megavatios, circuitos de sincronización y modulación y cerca de tres mil tubos amplificadores.

¿La finalidad? Que toda esa sofisticada ingeniería instalada en el USS Eldrige, generara campos electromagnéticos masivos, capaces de curvar las ondas de luz y de radio alrededor del buque, para generar su completa invisibilidad al radar.

Resultados del experimento

6222340336_a122cc796b_o_660x330
USS Eldridge

Las pruebas empezaron en julio del 1943 y sí, tuvieron cierto éxito. El barco se envolvía de una especie de bruma verdosa y, simplemente, desaparecía en los radares durante unos segundos. El proyecto iba bien, pero la tripulación se solía quejar de náuseas, vómitos y mareos, así que decidieron hacer unos pequeños cambios para afinar un poco mejor la tecnología. Se reanudaron las pruebas el 28 de octubre del mismo año, en unos astilleros de Filadelfia, pero esta vez, sucedió algo inesperado. Los generadores gigantes del USS Eldrige empezaron a vibrar de un modo muy intenso. Ensordecedor. Se levantó un manto muy espeso de niebla verde y cubrió por completo el buque. Cuando dicha bruma se dispersó, el cielo se iluminó por un rayo azul y el USS Eldridge desapareció.

Su desaparición duró 15 minutos. Y durante ese tiempo, sucedió algo tan asombroso como desconcertante. El buque apareció de improviso a cientos de kilómetros de Filadelfia, concretamente en la base naval de Nolfork, Newport News, Virginia. Después de estar ahí, apareció de nuevo en su posición original, en los astilleros de Filadelfia. Pero… ¿y su tripulación?

Consecuencias del experimento Filadelfia

philadelphia-_660x330

Carl Meredith Allen, era un marinero de la tripulación del barco S.S. Andrew Furuseth, un  testigo que estuvo presente durante el experimento y que posteriormente relató y sacó a la luz lo sucedido aquel día. Según él, cuando el USS Eldrige desapareció tras el rayo azul, todos los que estaban ahí viendo lo que ocurría sufrieron hemorragias nasales y mareos.

Pero lo peor sucedió cuando, al cabo de unos minutos, el buque “retornó” a su posición original, al astillero de Filadelfia. Cinco miembros de la tripulación estaban fundidos con la estructura metálica del  buque. Otros marineros, habían perdido parte de su cuerpo: brazos, piernas… Un suceso inexplicable y dantesco que el ejército quiso ocultar de inmediato, pero que a muchos les costó la vida.

El marinero Carl Meredith Allen denunció lo ocurrido años después, en 1956. Bajo el pseudónimo de Carlos Allende envió tres cartas al profesor de astronomía, matemáticas y ufólogo Morris K. Jessup para que publicara lo ocurrido. Le explicó, además, que muchos de sus compañeros y tripulantes abordo del USS Eldrige habían desparecido delante de él como si una luz los desmaterializara de pronto. Otros, estaban encerrados en psiquiátricos llevados por una inexplicable locura.

¿Sirvió de algo el intento de denuncia del marinero Allen? Sí y no. Gracias a él conocemos lo sucedido aquel  octubre del 1943, pero nadie pudo demostrar que el “Proyecto arco iris” se realizara realmente. El Instituto Naval norteamericano apenas dispone de documentos gráficos del USS Eldridge. El propio barco fue desmantelado en Grecia en 1951 y reconstruido bajo el nombre de Leon HS.

Morris Jessup, el científico que recibió las cartas de Allen, fue encontrado al poco sin vida en su coche en una carretera de Florida. ¿Y qué hay del propio marinero Carl Meredith Allen? El joven que se arriesgó a relatar lo sucedido, terminó su vida como muchos de sus compañeros de la Marina, testigos del experimento Filadelfia: fue declarado loco y encerrado en un asilo.

Lo ocurrido con el USS Aldridge, parece estar envuelto aún en las brumas verdes de un secreto que no conoceremos jamás. ¿Cuál es tu opinión?

Si te ha gustado este artículo no te pierdas al viajero del tiempo en una película de Chaplin.

Imagen: Tim Ventura

37 Comentarios

  1. Excelente web, de lo mejor que he encontrado, todos los dias los leo y aprendo muchas cosas lo cual me fascina, pero este articulo en particular creo que es bastante interesante, hasta el momento creo que es el mas “curioso” que he leido, felicidades.

  2. Creo yo que guarda muchas relación con el proyecto Caballo de Troya y los viajes en el tiempo que relata J.J. Benítez en sus libros. Es extremadamente interesante.

  3. Racismo y locura: Madame Lalaurie, “La Bruja de Royal Street” | Maravillosas Frases del Mundo en HoyFrases

    […] oscuro pasado de Estados Unidos ha sido eclipsado por los varios avances y avances tanto de su gobierno como de su ideología; sin […]

  4. […] Si te ha encantado este artículo, no te pierdas tampoco ¿Qué ocurrio de verdad en el ensayo Filadelfia? […]

  5. Los viajes en el tiempo son posibles según los físicos | Maravillosas Frases del Mundo en HoyFrases

    […] libros y enormes incógnitas como las que te hemos planteado en Supercurioso, como es el caso de “el ensayo Filadelfia” o “el viajero del tiempo en la fotografía de 1941. Así que hoy, vamos a dejar a un lado […]

  6. […] libros y grandes incógnitas como las que te hemos planteado en Supercurioso, como es el caso de “el experimento Filadelfia”o “el viajero del tiempo en la fotografía de 1941. Así que hoy, vamos a dejar a un lado estos […]

  7. Hola! estaría bueno que, además de la fuente, informen qué imagen es, si es una imagen original, imagen de alguna película o ficción, etc. Así aportaría a la comprensión del texto y a que el lector saque sus propias conclusiones, sino queda a modo de accesorio.

  8. Pues si fuera cierto imagino que los marineros se fundieron en el barco principalmente por que si la tele transportación existiera tendría un cambio en la materia y todo objeto o materia como gusten llamarle se fundiría o uniría al el en el momento del traslado ¿no creen?.

    • no creo, en mi opinion creo que es por la diferente densidad de la materia que tiene el acero, por ejemplo, y el agua del que estamos mayoritariamente formados.. al alterar la “vibracion´´ de la materia podria haber tenido diferentes efectos dependiendo de su densidad y/o constitucion.Un saludo

    • Damian, te invito a que mires las fechas de ambos artículos. Verás que en esta página NO APARECE porque es a nosotros a quienes nos han plagiado. El artículo es enteramente de mi autoría, es mi estilo y soy la autora de cada palabra. Los plagiados somos nosotros. Recibe un saludo.

  9. Mejoren su ortografía es “bobinas”, si se refieren al elemento inductor. Ya que “bovinas” hace referencia a cierto tipo de animales.

  10. Valeria te felicito por este artículo tan genial, me encanta tu trabajo y cada publicación tuya la leo atentamente. Felicitaciones.

  11. Comentario:Adoro super curioso es una muy buena página… iva a sugerir q tocaran est tema pero c m adelantaron… kiero felicitar a valeria… escribe muy buenos artículos al igual q todos los d super curioso

  12. Saludos Valeria, últimamente he estado leyendo tus artículos y me parecen geniales, tu forma de redactar hace que termines de leer todo el articulo si o si, y dejan con el hambre de buscar mas información de los eventos o situaciones que redactas.
    Con respecto a este tema, podría ligarse con lo que paso con el vuelo de Malasia, a mi me parece que siguen desarrollando esa tecnología de “invisibilidad”, me gustaría que abordaras el tema.

    • Tomo nota Shevir, porque el tema sin duda lo merece, y hay muchos interrogantes sobre el vuelo de Malasia que dan pie a varias teorías. ¡Muchas gracias por leernos! Un abrazo desde Supercurioso 😉

  13. Hay un capítulo en los Expedientes Secretos X que trata algo parecido, se llama “Dreamland”. Muy interesante el artículo!

  14. Berlitz y Moore confeccionaron con los mismos mimbres un “increíble relato de un proyecto científico realmente fascinante y estremecedor” que Hollywood llevó en 1984 a la pantalla grande como una película “basada en hechos reales”. No ahondaron en la investigación, porque, si hubieran rascado un poco, habrían averiguado quién era en realidad el tal Allende o Allen. Se trataba de Carl Allen, un perturbado mental de New Kensington (Pensilvania) que inventó la historia como consecuencia de su enfermedad, reveló Robert Goerman en 1980 en la revista Fate.

    Si hubieran consultado los archivos de la Marina, Berlitz y Moore habrían descubierto que, a finales de octubre 1943, el destructor estaba en Nueva York. Y, si hubieran preguntado a los supervivientes de la tripulación, como hizo un periodista de The Philadelphia Inquirer en marzo de 1999 durante un encuentro de veteranos en Atlantic City, habrían sabido que todo lo contado por Allen era mentira –“son castillos en el aire”– y que el USS Eldridge nunca atracó en Filadelfia desde su botadura hasta que fue retirado del servicio en 1951. Como había apuntado Goerman en 1980 en Fate, el libro de Berlitz y Moore tenía que haberse titulado El fraude de Filadelfia: proyecto credulidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here