Las necesidades de la sociedad van cambiando y con ella las profesiones que requiere. Algunos trabajos que realizaban nuestros antepasados ya no tienen sentido y seguramente nadie querría ejercerlos hoy en día. Acompáñanos a conocer y recordar 5 Oficios desaparecidos y que por suerte no volverán.

Oficios desaparecidos. ¿Trabajarías de eso?

1. Catador

El de catador era un oficio muy común en las cortes de todo el mundo. El miedo a ser envenenado llevaba a los reyes a tener a su servicio personas que catasen todo lo que ellos iban a ingerir. Era un trabajo de riesgo, ya que muchos morían. Actualmente no existen esas luchas internas en las casas reales y es posible un control de todo lo que comen las personalidades susceptibles de ser envenenadas por un loco. Así pues, el oficio de catador ya no es necesario.

5 Oficios desaparecidos y que por suerte no volverán

2. Pregonero de los muertos

El pregonero era la persona encargada, por orden del alcalde, de hacer saber las nuevas que afectaban a los ciudadanos. La mayoría de la gente no sabía leer y esa era la manera de enterarlos. Un tipo de pregonero especial era el «pregonero de los muertos». Éste, acompañado de un tambor, trompetilla o campana, leía la lista de las personas que habían fallecido en la población.

5 Oficios desaparecidos y que por suerte no volverán

El oficio desapareció cuando se extendió la alfabetización y se extendió la costumbre de las participaciones y las esquelas en la prensa.

3. Escarabillera

El de escarabillera era un oficio que tristemente fue muy común a principios del siglo XX en las cuencas hulleras del País vasco y otras zonas del norte de España. Era un trabajo muy humilde llevado a cabo por mujeres principalmente y que consistía en recoger carbón a medio quemar desechado por los trenes de vapor en los cruces de vías y por las empresas metalúrgicas en las escombreras. Actualmente se ha convertido en una «figura popular» presente en muchas fiestas del País Vasco.

4. Repescador de animales muertos

Este antiguo oficio consistía en recorrer las orillas de los ríos retirando los animales muertos que pudieran contaminar las aguas y provocar enfermedades a los habitantes de una población. En caso de encontrar un cadáver humano, debían avisar a las autoridades y les estaba prohibido recogerlo.

5. Galeote

El de galeote no era exactamente un oficio, sino más bien un castigo. Aunque existían en Roma, Grecia o Cartago el remero profesional, lo normal era que el galeote fuera un preso condenado que cumplía su pena remando en una galera. También podían ser prisioneros o esclavos. La de ser galeote era la peor condena y su vida se convertía en un auténtico suplicio.

5 Oficios desaparecidos y que por suerte no volverán

¿Te gustaría ejercer alguno de estos oficios desaparecidos? ¡Seguro que no! ¿Recuerdas alguno más que ya no exista? ¡Compártelo con nosotros! Si te ha interesado este artículo, quizá quieras conocer 5 olores que están a punto de desaparecer.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here