En 2003 China colocó su primer astronauta en el espacio y desde entonces no ha cesado de avanzar en su programa espacial, que incluye lanzamiento de satélites, una estación espacial, naves no tripuladas a la luna y, ahora, la construcción del radiotelescopio más grande del mundo, el “Ojo del Cielo”.

El «Ojo del Cielo”, el radiotelescopio más grande del mundo

¿Recuerdan las primeras escenas de Contacto, aquella película basada en una novela de Carl Sagan y en la que Jodie Foster personifica a una astrónoma que se topa con una señal de vida extraterrestre captada por el radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico)? En aquel momento, con sus 350 metros de diámetro, el de Arecibo era el radiotelescopio más grande del mundo, pero ya no es así, ahora lo es Tianyan, que traducido del mandarín vendría a ser “el Ojo del Cielo”.

Este radiotelescopio, construido en el condado de Pintang (provincia de Guizhou), durante un lapso de cinco años y con un costo aproximado de 160 millones de euros, es denominado oficialmente Radiotelescopio de Apertura Esférica de Quinientos metros (FAST, por sus siglas en inglés), precisamente porque tiene un plato de 500 metros de diámetro, formado por 4.450 paneles y en el que podrían caber 30 canchas de fútbol.

En palabras de uno de los científicos chinos de este proyecto, Nan Rendong, un radiotelescopio es “como un oído muy sensible, que escucha y distingue mensajes de radio significativos del ruido blanco del universo”; y agregó: “es como identificar el sonido de las chicharras en una tormenta de truenos”.

Para garantizar el funcionamiento adecuado de este extraordinario equipo, se debió crear un “área de silencio” de 5 kilómetros alrededor del observatorio, para evitar interferencias electromagnéticas, y fueron evacuadas más de 8.000 personas, trasladadas a un complejo de edificios en una ciudad vecina.

Es probable que por las próximas dos décadas, el Ojo del Cielo sea el radiotelescopio más grande del mundo, y entre sus objetivos estarían la búsqueda de vida inteligente extraterrestre, el estudio de las ondas gravitacionales, y la exploración de rincones distantes del universo hasta donde todavía no hemos llegado con esta clase de equipos.

Durante los dos primeros años, el radiotelescopio será usado exclusivamente por técnicos y astrónomos chinos, pero luego se integrará a la red de observatorios mundiales que indagan e intentan comprender los secretos del universo.

El “Ojo del Cielo”, el radiotelescopio más grande del mundo

Para la contemplación de esta maravillosa estructura, el gobierno chino construyó un parque astronómico, a unos 10 kilómetros de distancia del Ojo del Cielo, para recibir diariamente a unos 2.000 turistas nacionales y de otros rincones del mundo, que tendrán que apagar sus celulares para aproximarse al Ojo del Cielo. Apagar sus oídos artificiales para poder escuchar desde el oído más poderoso de nuestro planeta. ¿Te animarías a ir?

Te recomendamos nuestro artículo sobre The Hum, el misterioso sonido que afecta a innumerables países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here