Valora este post

La gran pirámide de Giza puede ser una maravilla del mundo antiguo, pero no es perfecta: su base está un poco desequilibrada, ya que sus constructores cometieron un error al construirla, según revela una nueva investigación.

¿Dirías que las pirámides de Egipto son perfectas?

Los científicos han descubierto que el lado oeste de la pirámide es ligeramente más largo que el este. Aunque la diferencia es muy pequeña, es suficiente para que un equipo de investigación de hoy en día, dirigido por el ingeniero Glen Dash y egiptólogo Mark Lehner, haya sido capaz de detectar el pequeño defecto en un nuevo proyecto de medición.

El proyecto se ha llevado a cabo por la Glen Dash Foundation, dirigida por el ya mencionado Dash, y por la Asociación de Investigación del Antiguo Egipto (AERA -Ancient Egypt Research Associates-), coordinada por M. Lehner, quien ha mapeado la excavación de la meseta de Giza durante casi 30 años.

La Gran Pirámide fue construida para el faraón Keops hace aproximadamente 4.500 años. Llamada «maravilla del mundo» por los escritores antiguos, es la más grande de las tres pirámides ubicadas en la meseta de Giza.

¿Dirías que las pirámides de Egipto son perfectas?

Cuando la Gran Pirámide fue construida por primera vez, estaba vestida por una carcasa de piedra caliza, gran parte de la cual ahora se ha perdido. Gran parte de la carcasa se reutilizó para la construcción de proyectos en los siglos pasados. La mayoría de esas piedras de la cubierta fueron retiradas hace siglos como material de construcción, dejando la pirámide como la vemos hoy en día, sin la mayor parte de su caparazón original. La falta  de esta carcasa, ha significado una mayor dificultad para los científicos al intentar obtener mediciones precisas de la pirámide a su estado primitivo.

Para determinar las longitudes de los lados de la pirámide originales, Lehner organizó una búsqueda de piedras de revestimiento supervivientes, así como marcas en la plataforma que proporcionaría pistas sobre dónde estaban los bordes. En total, se encontraron con 84 puntos a lo largo de los bordes originales de la pirámide. Estos puntos fueron marcados en un sistema de red que AERA ha estado utilizando para mapear todas las características en la meseta de Giza.

El equipo descubrió que a pesar de que la pirámide no es exactamente cuadrada, tiene un notable nivel de precisión para un monumento construido hace más de 4.500 años. Los datos muestran que los egipcios poseían habilidades muy notables para su tiempo, aún así sólo podemos especular acerca de cómo los egipcios podrían haber presentado estas líneas con tal precisión utilizando sólo las herramientas que tenían.

Las medidas indican que la gran pirámide está orientada sólo un poco lejos de los puntos cardinales, y el grado de error de norte-sur y este-oeste es casi mínimo, demostrando que no se trata de una construcción perfecta, tal y como se creyó mucho tiempo. Sin embargo, el hecho de que el grado de error sea tan pequeño ofrece buena evidencia de que la pirámide y su templo asociado se colocaron sobre una rejilla común, orientada de manera increíblemente precisa.

Los investigadores seguirán con el análisis de los datos que reunieron para desvelar más información sobre el diseño y la construcción de la gran pirámide, y esperan que con el tiempo logren averiguar cómo los egipcios llevaron a cabo la construcción de las pirámides con tal precisión, y qué tecnología tenían a su disposición.

Si te ha gustado este tema, no te puedes perder nuestro artículo: Los MISTERIOS de una de las pirámides más antiguas de Egipto ven la luz gracias a los rayos cósmicos.

Imagen: Tim Bounds y Keith Yahl vía Flickr

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here