La Playa de los Huevos de Dragón y ¡no es Juego de Tronos!
Valora este post

La Playa de los Huevos de Dragón se encuentra en Nueva Zelanda. Los paisajes naturales de este país lo han convertido en uno de los lugares favoritos de muchos directores en el que rodar películas de fantasía. En esta ocasión, esperamos que nos acompañéis a conocer esta fantástica playa neozelandesa en que hubiera podido rodarse, sin problemas, un capítulo de la serie Juego de Tronos.

La Playa de los Huevos de Dragón en Nueva Zelanda

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Si visitas Nueva Zelanda, es posible que te acerques a la costa de Otago. En ella existe una playa llamada  Koekohe Beach, famosa por sus rocas esféricas conocidas como “Moeraki Boulders”. En la actualidad muchas personas la conocen como la Playa de los Huevos de Dragón.

La Playa de los Huevos de Dragón y ¡no es Juego de Tronos!

Estas formaciones esféricas o semi-esféricas están diseminadas en la arena y se presentan tanto en pequeños grupos (2 o 3 rocas) como en formaciones muy numerosas. Sus tamaños son muy variados y van desde 0’5 hasta casi 2’5 metros de diámetro. Las piedras tienen casi 60 millones de años. En su composición encontramos concreciones de calcita, lodo, sal y arcilla. Curiosamente se formaron bajo tierra y a eso se debe que no hayan sido totalmente alisadas por el efecto del oleaje de la playa.

La Playa de los Huevos de Dragón y ¡no es Juego de Tronos!

Las rocas han ido cayendo, arrastradas, desde los acantilados cercanos hasta la playa. Su apariencia de huevo de dragón se debe a que están llenas de grietas erráticas llamadas “septarias” y son huecas en el centro. Los investigadores creen que la oquedad central se debe a que la concreción tuvo lugar alrededor del cadáver de algún animal (tortugas, reptiles extinguidos o algún tipo de caracol marino) ya que en otros lugares de Nueva Zelanda se han hayado rocas similares que aún contienen los restos en su interior. Al quedar expuestas, en ocasiones las rocas Moeraki se rompen, quedándoles esa forma de huevo de dragón recién eclosionado .

La Playa de los Huevos de Dragón y ¡no es Juego de Tronos!

Existe una leyenda Maorí entorno a esas increíbles piedras de Moeraki. Dicen que son los restos de los alimentos, cestas de anguilas y batatas, redes de pesca y calabazas que fueron arrastrados hasta la costa cuando las canoas en la que el pueblo Maorí llegó a su nuevo hogar, en la Isla Sur, naufragó. La canoa en que viajaban, cuyo nombre era Āraiteuru, se convirtió en el arrecife que rodea la costa en ese punto.

La playa de los Huevos de Dragón es actualmente un lugar muy turístico. ¿Te gustaría visitarlo? Si te ha interesado este artículo, quizá quieras conocer:

– Playas de arena Verde natural, ¿sabes dónde?

Imágenes: William M. ConnolleyKarsten Sperling

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here