Tras un terrible accidente de tránsito, este pequeño felino perdió sus dos patas traseras y casi pierde la vida, pero gracias a un innovador procedimiento al que fue sometido este gato búlgaro, llamado Pooh, recuperó la capacidad de caminar.

Este es Pooh, el primer gato biónico de Bulgaria

El veterinario búlgaro Vladislav Zlatinov no solo salvó la vida de “Pooh”, luego de que este felino sufriera la pérdida de sus dos patas traseras en un accidente de tráfico, sino que también le brindó la oportunidad de que volviera a caminar casi de la misma manera en que lo hacía antes de quedara discapacitado.

Con una novedosa operación quirúrgica, Zlatinov implantó dos patas traseras de titanio al felino blanco y negro con las que es capaz de llevar una vida activa.

Con esta solución, según explica el veterinario, el gato tiene mayor libertad que con la alternativa usada usualmente en este tipo de casos, las ruedas.

El esqueleto de las prótesis está fabricado en titanio, pero la parte inferior ha sido fabricada de manera que pueda ser reemplazada, como una especie de zapatilla. Así es como el gato de tan solo un año de edad se ha ganado el reconocimiento de ser el primer gato biónico de Bulgaria.

Pooh fue encontrado vagando gravemente herido en el campo, cerca de la ciudad de Pavlen, en abril del año pasado. Meses después el veterinario llevó a cabo la impresionante cirugía. El éxito de este procedimiento fue tal que, aunque al principio le costó acostumbrarse un poco, Pooh ya se siente muy cómodo con sus patas prostéticas. Incluso las lame y acicala como si fueran sus propias extremidades.

Al realizar la cirugía, Zlatinov siguió el ejemplo del veterinario británico Noel Fitzpatrick, quien llevó a cabo un procedimiento similar a su gato Oscar en el año 2009. Después de Pooh, llegó otro paciente en circunstancias similares a las manos de Zlatinov, quien también le implantó patas prostéticas.

Dada su nueva condición, Pooh no puede volver a su vieja vida de vagar por el campo, dormir en la calle y alimentarse de lo que le den los habitantes de la villa. Por esta razón, el equipo médico de la Clínica Veterinaria Central de Sofía han emprendido la búsqueda de un nuevo hogar lleno de amor para este afortunado gato.

Voluntarios para adoptar al felino no han faltado. Zlatinov ha asegurado a la prensa que muchas personas de la ciudad han comenzado a enviar solicitudes para ser los nuevos padres adoptivos de Pooh, lo que lo llena de esperanza para sus otros peludos pacientes.

Definitivamente, se trata de todo un avance en el cuidado de estos nobles animales. ¿Qué te parece?

Si te ha interesado este artículo sobre Pooh, el primer gato biónico de Bulgaria, no puedes perderte:

– Las 5 personalidades de los gatos según los científicos

– Cómo afrontar el adiós a ese amigo especial: nuestras mascotas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here