El año, según el calendario gregoriano, cuenta con 365, este es el tiempo que le toma a la tierra dar una vuelta alrededor del sol, razón por la cual se ha establecido como un año. Sin embargo, cada cuatro años a nuestro calendario se le suma un día más, el 29 de febrero. Este año con 366 día es lo que se suele denominar un año bisiesto, y los hemos tenido desde hace mucho tiempo. Pero, ¿por qué hay años bisiestos? En Supercurioso hemos descubierto que este fenómeno nos ha acompañado desde hace mucho tiempo y tiene una explicación mucho más clara de lo que crees. ¿Nos acompañas a descubrirla?

¿Por qué hay años bisiestos?

Por qué hay años bisiestos

Para entender por qué hay años bisiestos tenemos que movernos hacia la antigüedad. Hace más de 2000 años alguien descubrió que nuestro calendario no estaba del todo alineado con el año solar. Para ese entonces ya el calendario contaba con los 365 que tiene actualmente, pero algo parecía andar un poco mal con esto. Estos años de 365 no iban del todo de la mano con el año solar o, lo que es lo mismo, con el tiempo que demoraba la tierra en darle una vuelta al sol. Fue por ello que Julio Cesar le solicitó al astrónomo alejandrino Sosígenes que le ayudara a buscar una alternativa que resolviera este problema del calendario romano. El resultado fue un calendario de 365, muy similar al calendario egipcio de ese entonces. Vamos a conocer un poco más al respecto.

1. El calendario de Sosígenes

El calendario que propuso Sosígenes constaba de 365 días al año, pero cada cuatro años se añadía uno más al calendario. Es decir, cada cuatro años se contaba con un año con 366 días, tal como en la actualidad. A este calendario se le llamó calendario Juliano, y fue nombrado así, obviamente, en honor a Julio César, quien había impulsado este cambio en el calendario. Basado en el calendario egipcio, Sosígenes consiguió que el calendario se adaptara a las vueltas que la tierra da alrededor del sol. Sin embargo, esto de por sí no es suficiente para explicar por qué hay años bisiestos cada cuatro años. Sigamos ahondando un poco más en este asunto.

La expresión «año bisiesto» viene desde esa época, y es una derivación del latín bis sextus dies ante calendas martii, cuya traducción literal vendría a significar «repetido el sexto día antes del primer día del mes de marzo». Esto hacía referencia a un día que se intercalaba entre el 23 y el 24 de febrero cada cuatro años en el calendario juliano. Esto vino a cambiar unos cuantos siglos después, con el calendario gregoriano. Vamos a conocer un poco más sobre este calendario.

2. El Calendario gregoriano

El Calendario gregoriano

Pese a lo acertado que resultó el calendario juliano, este fue cambiado en el siglo XVI por el calendario gregoriano debido a que el calendario de Sosígenes también contaba con algunos pequeños detalles que había que corregir. El calendario gregoriano ha regido desde 1582 hasta la actualidad y divide el año en 12 meses. 7 de estos 12 meses cuentan con 31 días, otros 4 meses tienen 30 días y hay un mes en el año, febrero, que cuenta con menos días. Usualmente febrero cuenta con 28 días, pero un año cada cuatro años febrero cobra un día adicional. Esto es lo que se conoce como año bisiesto. Este calendario se conoce como gregoriano debido a que fue impulsado por el papa Gregorio XIII.

Fue este calendario el que determinó que el día adicional sería el 29 de febrero, y no el 24 que regía en el calendario juliano. Además de este cambio, la bula papal que impuso el calendario gregoriano determinó que después del 4 de octubre de 1582 vendría el 15 de octubre, ya que esta supresión de 10 días contribuía a desaparecer el desfase que el calendario tenía con el año solar. Esto se logró gracias a los cálculos del astrónomo jesuita Christopher Clavius, quien determinó este calendario y sus normas. Pese a sus cálculos, todavía había un desfase entre el calendario gregoriano y la órbita que la tierra da entorno al sol, por lo cual para resolverlo fue incluido, tal y como estaba en el calendario juliano, el año bisiesto. Pero, ¿por qué existe este desfase? O, lo que es lo mismo, ¿por qué hay años bisiestos? Para responder a esta pregunta debemos entender primero cuánto dura un año solar.

3. ¿Cuánto dura el año solar?

Para entender por qué hay años bisiestos es fundamental que entendamos qué es un año solar y cuánto dura. Y es que una de las curiosidades del calendario es que aunque el año gregoriano dura 365, el año solar no. O al menos no exactamente. El año solar es el tiempo que se demora la tierra en dar una vuelta completa alrededor del sol, y su duración es de 365 días con 5 horas, 48 minutos y 56 segundos. Esto hace que nuestro calendario tenga un desface con respecto al año solar, un desface que solventamos cada 4 años añadiéndole un día al año.

En esencia, la razón de que existan años bisiestos es esta: el ser humano que el calendario no puede ser una arbitrariedad, sino que tiene que estar a la par con el movimiento de los astros. Pero además de los años, nosotros tenemos los meses, las semanas y los días y, a su vez, los minutos y las horas. Sin embargo, ninguno de los calendarios que el hombre ha imaginado permite que nos alineemos adecuadamente con el año solar, sino que siempre queda sobrando unas pocas horas. Para solventarlo, los astrónomos se dieron cuenta que bastaba con sumar un día al calendario cada cuatro años, con lo cual nos volvíamos a alinear con el año solar.

De esta manera quedaba solventado el problema y nuestro tiempo podía ir de la mano con el año solar y, por lo tanto, podíamos mantener un control más estricto de algunas cosas. Si no recurriéramos a los años bisiestos, por ejemplo, perderíamos algunas nociones de cuándo son las estaciones, no obstante este cambio se daría de forma tan lenta que sería casi imperceptible para nosotros a corto plazo. Sin embargo, con el paso del tiempo podrían ocurrir cosas como que el verano fuera en diciembre, y el invierno en pleno julio, lo cual cambiaría la forma en la que organizamos la vida. Sin duda, esta es una de las curiosidades del calendario que más nos llaman la atención, puesto que la introducción de los años bisiestos fue un gran avance en nuestra cultura, pues permitió que nuestro año se alineara con el tiempo de los astros.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre por qué hay años bisiestos? ¿Sabías que el año solar duraba un poco más de 365 días? Y, ¿qué otras curiosidades del calendario te llaman la atención? No te olvides de dejarnos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here