El momento del alumbramiento es el punto cumbre en el que se manifiesta la vida. Considerado el parto como uno de los momentos más dolorosos en la vida de una mujer, coincide también con una expresión de máxima felicidad, la de traer una nueva vida al mundo. Para todas las mujeres que desean vivir la maternidad, el momento del nacimiento genera una mezcla de emociones, en las que el temor, la ansiedad y la expectativa de tener por fin entre sus brazos a su bebé, dominan el ánimo.

A lo largo de la historia de la humanidad, el momento del parto ha ido modificándose. Desde los terribles partos de la realeza, en los que un público de hombres debía presenciar el nacimiento, hasta las modernas técnicas para facilitar el alumbramiento, como la aplicación de Hipnoterapia, o el uso de salas especiales para parto en agua, ese momento especial ha ido sumando modificaciones, que tienden a proteger la salud del bebé y de la madre.

Entre los tipos de parto más comunes de la actualidad, se destacan el parto natural con el uso de anestesia, la cesárea o el parto en piscina. Pero centrándonos en las formas naturales de parir, tenemos que la tendencia de mantener a la mujer acostada durante todo el proceso, está profundamente arraigada en los usos y costumbres de la sociedad, a escala prácticamente global. Hoy en Supercurioso hemos querido investigar un poco sobre el origen de esta técnica para parir que, aunque te sorprenda, a pesar de ser la más común, no es la más adecuada para facilitar el proceso.

Índice de Contenido

¿Por qué las mujeres dan a luz acostadas?

¿Por qué las mujeres dan a luz acostadas? ¡Su origen no te lo esperas!

En la actualidad, en el mundo se presentan un promedio de 221 mil nacimientos por día. Este mágico momento en el que la vida toma forma, lugar y un rostro, es protagonizado por la mujer de manera casi absoluta. Desde los primeros síntomas del parto, hasta las contracciones que dan lugar al alumbramiento, las etapas del parto tienen una serie de características que van marcando cambios en el cuerpo y las sensaciones de la madre. Si bien el alumbramiento natural es la forma más tradicional de dar vida, en los tiempos modernos los procedimientos de cesárea van ganando cada día más adeptos. La ausencia de traumas para el bebé, y la minimización de dolor para la madre, se cuentan entre sus principales atractivos.

Sin embargo, nada se compara con la rápida recuperación después de un parto natural. Los seres humanos somos un engranaje perfecto, en el que cada parte del cuerpo femenino está preparada para dar vida, para saber como reaccionar en el momento de parir, y también recomponerse, procurando un alivio y recuperación rápidos.

Ahora bien, a pesar de todas las ventajas que puede representar escoger el parto natural para traer a tu bebé al mundo, hay un elemento que no se discute, pues está arraigado en nuestras costumbres, pero que bien valdría la pena hacerlo. La posición de estar acostada para parir no es la más adecuada para ayudar a la mujer en este proceso. El origen de esta costumbre es, además de completamente alejado de lo orgánicamente conveniente, totalmente insólito. Acompáñanos a descubrirlo.

¿Cuándo empezaron las mujeres a parir acostadas?

parto

Al principio de los tiempos, las mujeres no se acostaban de espalda para dar a luz. Si nos remontamos a épocas lejanas, como la correspondiente a la civilización del Antiguo Egipto, encontramos que las mujeres daban a luz de pie o en cuclillas. Algunas veces, cuando el proceso se ponía más difícil, recurrían a un banquito o silla para apoyarse en ella. Esta posición era y es la más cómoda para la mujer y el bebé. Se trata de una posición vertical natural, con la que se logra agilizar el trabajo de parto, disminuir un poco los dolores y facilitar la expulsión del bebé.

Sin embargo, hubo un hecho histórico que marcó la modificación del proceso del parto, que pasó de una posición vertical a una horizontal. Todo el cambio comenzó con el Rey Luis XIV, conocido también como el Rey Sol de Francia, en el siglo XVII. Fue este monarca quien ordenó que acostaran a su esposa de espaldas, para ver el nacimiento de su hijo. Luego se solicitó que miembros de la corte presenciaran también el parto, para verificar que el bebé hubiese salido de las entrañas de la reina, y que por tanto, tenía verdadera sangre real. Fue a partir de esta época cuando se comenzó a promover la utilización de esta postura, hasta nuestros días.

¿Por qué el parto acostada no es la mejor opción?

La costumbre de colocar a la mujer acostada sobre su espalda a la hora de parir, no proviene de ninguna indicación médica, sino de un capricho nacido en el seno de la realeza. Diversos estudios refieren que esta posición es, de todas las posibles, la menos favorecedora para dar a luz, pues trae más complicaciones que beneficios. En esta posición del cuerpo se retrasa el trabajo de parto, se produce más dolor, se reduce la circulación, se limita la oxigenación del bebé y se modifica la abertura de la pelvis.

En este sentido, son muchas las mujeres que, tomando conciencia de esta realidad, han optado por otros procesos un poco más alineados con el bienestar al momento de parir. Es el caso de opciones como el parto en agua, el parto en casa con ayuda de una partera, e incluso algunas optan por intentar parir de pie.

¿Por qué sigue siendo la forma más común de parir?

¿Por qué las mujeres dan a luz acostadas? ¡Su origen no te lo esperas!

En la actualidad, aún se usa la posición acostada boca arriba para que la mayoría de las mujeres den a luz, y se cree que el médico no sugiere otra, porque es la posición más cómoda para su ejercicio. De esa manera, el galeno se asegura de tener una completa visibilidad, y una mejor postura para trabajar.

Otro aspecto que también es cierto, es que esta posición aporta ventajas a la hora de necesitar hacer una cesárea de emergencia, o si se presenta algún inconveniente. Además de que la mujer puede estar más descansada en esa posición. Cómo ves, las mujeres dan a luz acostadas por el capricho de un Rey, y posteriormente por la comodidad del médico para trabajar. ¿Conoces otra posición para dar a luz?, ¿Sabías la verdad detrás del parto? ¿Diste a luz en esta posición? Cuéntanos tu experiencia o danos tu opinión sobre este tema. ¡Estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here