El listín telefónico, aunque ya se encuentre bastante caduco, fue un objeto esencial en muchos hogares durante el siglo pasado. Poco después de la invención del teléfono a alguien se le ocurrió la idea de que hacía falta un lugar en el que se pudieran almacenar los distintos números de teléfonos, de manera que las personas pudieran ubicar a otras personas e, incluso, empresas a través de un gran listado de números. Más o menos así fue la historia del primer listín telefónico, una herramienta que nos ayudaba a encontrar a los demás pero que, gracias a la tecnología, se fue quedando obsoleta con el tiempo. ¿Quieres descubrir qué ocurrió con este listín? Acompáñanos en Supercurioso para que descubras su historia, te aseguramos que te sorprenderá.

La historia del primer listín telefónico

La historia del primer listín telefónico

Alexander Graham Bell, quien inventó el teléfono, registró el primer modelo de teléfono en el año 1876, pese a que la licencia no describía a este invento como tal. Tras patentarlo, Bell comenzó a demostrar su uso. Para ello tuvo que asistir a diversas conferencias a presentar su invento entre las élites científicas y el público de la calle. Un año después, Bell logró presentarse en el centenario de Filadelfia, en el cual dio una demostración de la utilidad de su invento. Fue un gran paso para el inventor, puesto que esa demostración hizo que su invento fuese anunciado en todos los periódicos de la localidad y, finalmente, se hiciese famoso. Y con la fama del teléfono comenzaría la historia del primer listín telefónico. Pero antes de ahondar en la historia de esta guía, conviene que primero digamos unas palabras acerca de las guías telefónicas.

1. ¿Qué es una guía telefónica?

Algunos de nosotros quizá seamos demasiados jóvenes para recordar lo que es una guía telefónica. Después de todo, con la aparición del internet y los teléfonos inteligentes estas guías se encuentran casi completamente en desuso en la actualidad. Un listín telefónico era una guía en la que podías buscar los números de teléfono de distintas personas, de manera que pudieras tenerlos todos almacenados en un solo lugar (antes, obviamente, no podías almacenar los números en tu teléfono celular, principalmente porque las guías telefónicas llegaron incluso antes que los móviles, y mucho antes de que estos tuvieran capacidad de almacenar otros números).

Además, estas guías contaban con muchos números de teléfono de interés público, como los números de la policía, bomberos, hospitales, protección civil y otras instituciones. A su vez, antes existían distintos tipos de guías dedicadas a fines específicos, como guías de negocios y establecimientos comerciales. Dicho esto, ahora sí podemos comenzar con la historia del primer listín telefónico.

2. La primera guía telefónica

La primera guía telefónica

Un año después de la aparición de este gran invento en los periódicos se instaló la primera central telefónica en New Haven, Connecticut. Esto, sin duda, marcó la historia del primer listín telefónico, pues fue la misma compañía que instaló esta central telefónica la que publicó, el 21 de febrero de 1878, la primera guía telefónica del mundo. Esta guía estaba compuesta por una única hoja de 14 x 21 centímetros, e incluía los nombres de 50 personas que tenían teléfonos en la ciudad.

El listín, sin embargo, no incluía los números de nadie, pues para ese entonces debías primero comunicarte con la central telefónica, luego dar el nombre de la persona con la cual querías comunicarte y desde la misma central te comunicaban con ella, sin intermediación de algún número de teléfono. De esta manera, la primera guía telefónica solo anunciaba a las personas que disponían de un teléfono en la ciudad, de manera que pudieras saber con quiénes te podías comunicar por esta vía.

3. El listín telefónico más caro del mundo

Algún tiempo después la misma compañía creó un segundo listín que contenía más hojas y que contaba, a su vez, con 391 suscriptores. Estos suscriptores pagaban unos 22 dólares americanos al año (un dolar en 1956 equivalen a casi 10 dólares de la actualidad, por lo cual 22 dólares en 1880 equivaldrían a mucho más de 220 dólares actuales) para poder optar a este servicio. No obstante, esta lista todavía no ofrecía los números de los usuarios, aunque sí anunciaba diversos negocios locales con los cuales podrías comunicarte en ese entonces.

Este no fue el primer listín telefónico, pero con el tiempo se convirtió en la guía telefónica más cara del mundo. De hecho, esta guía fue vendida en el año 2008 en la casa de subastas Christie’s por una suma de dinero altísima. ¿Te atreves a adivinar cuánto costó? Pues, bien, esta guía telefónica se vendió, nada más y nada menos, por la cantidad de 170.500 dólares. Este es considerado el primer listín telefónico del mundo que contaba con más de una página y por ello su valor era tan alto, pues es considerado una reliquia entre los coleccionistas y los amantes de la historia.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre la historia del primer listín telefónico? ¿Ya sabías lo que era una guía telefónica? Y, ¿te imaginabas que un listín telefónico pudiera venderse a tan alto precio? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here