Nos gustaría hablaros en esta ocasión de una historia que aparece en las Sagradas Escrituras, pero de la que estamos seguros que no habéis oído hablar nunca. Esta historia tiene como protagonista a el profeta Eliseo y a unos niños que perdieron la vida por burlarse de él. Es una historia un tanto cruel, en la que vosotros mismos tendréis que decidir si Dios o el profeta tuvieron algo que ver o simplemente los chicos se encontraban en el lugar menos indicado.

Eliseo fue un profeta hebreo que vivió en Israel durante los años 850 y 800 a. C. Los muchos milagros que realizó se narran en el Segundo Libro de Reyes, volumen que forma parte de la Biblia. Según sus coetáneos, era una persona con una fortaleza física y mental enorme que padecía calvicie, detalle que en la leyenda que os vamos a descubrir será muy importante como luego comprobarás. En este artículo, hablaremos sobre una leyenda en concreto ocurrida en el pueblo de Bet-el. Si quieres conocer la terrible historia del profeta Eliseo y los niños que se mofaron de él, únicamente tienes que seguir leyendo estas líneas.

Profeta Eliseo | Unas burlas que costaron muy caras

El profeta Eliseo fue una figura de tremenda relevancia, era un hombre que aconsejaba a reyes y que ayudaba a decidir guerras con los milagros que realizaba. Se llegó a decir de él que fue el auténtico predecesor de Jesús, ya que eran similar en carácter. Debido a todas las cosas buenas que hizo en vida, sorprende todavía más la historia que vamos a narrarte. Según el 2º Libro de Reyes 2:23-24, cuando el profeta iba a entrar en la ciudad de Bet-el, una turba de 42 muchachos salieron de una cueva e insultaron al profeta. Parece ser que el insulto que más repetían era «calvo», algo que ofendió profundamente al profeta Eliseo quien volvió la cabeza hacia los niños y los maldijo en el nombre de Jehová. Según las Sagradas Escrituras, al instante aparecieron dos osos que despedazaron literalmente a cada uno de los 42 chicos que insultaron al profeta.

profeta Eliseo

Esta escalofriante historia deja muchas preguntas a las que trataremos de dar respuesta. ¿Quería el profeta Eliseo matar a los niños? ¿Fue casualidad que los osos salieran de la cueva en ese momento? ¿Realmente un insulto era motivo para perder la vida de esa forma?

Debido al número elevado de personas que se enfrentaron verbalmente al profeta Eliseo, éste pudo pensar que estaba en clara desventaja y que si se les ocurría ir un paso más allá de los insultos, podría ver su vida amenazada de manera seria. Por lo que Dios intercedería para salvar la integridad física del profeta Eliseo al ver la multitud de gente que le insultaba sin motivo. Además, el respeto que existía en aquella época hacia las personas mayores era mucho mayor al que existe hoy en día. Unos insultos que hoy nos pueden parecer inofensivos, en esos tiempos constituían una grave ofensa.

profeta Eliseo

Otra de las cosas curiosas que debemos tener en cuenta sobre esta historia, es que el significado en sí del insulto no es el mismo que en nuestros tiempos. La mofa que se recoge en las Sagradas Escrituras es «sube, calvo», los niños se referían con la palabra «sube» a que Eliseo ascendiera a los cielos o en otras palabras que muriera.

Además, en la antigüedad llamar a un hombre «calvo» era considerado en aquellos años como un gravísimo insulto aunque esa persona tuviese pelo. Esto se debía en gran parte porque los leprosos, que abundan por aquel entonces, estaban obligados a raparse el pelo. Por lo que como habrás comprobado, la provocación tenía mucha más gravedad de la que en un principio podía parecer. Algunos consideran que todos estos agravantes juntos pudieron hacer a Dios tomar la decisión de destruir a los muchachos, aunque esa no fuera la intención del profeta Eliseo. Evidentemente, las Sagradas Escrituras hay que saber interpretarlas y no hacerlo al pie de la letra. También depende de lo creyente que sea cada persona. Si esta historia ocurrió de verdad, no pudo ser tal cual se refleja en la Biblia. Quizás hubo un incidente con algún oso que merodeaba esa ciudad y pronto los autores religiosos adornaron la historia para aumentar la fama del profeta Eliseo.

Puede parecer que con esta terrible historia la fama del profeta quede bastante ensuciada, pero nos gustaría volver a recordar que Eliseo, según la Biblia, realizó una gran cantidad de milagros muy positivos a lo largo de su vida.

Ahora nos gustaría conocer tu opinión acerca de este intrigante artículo sobre uno de los profetas más destacados de la antigüedad. ¿Crees posible esta leyenda acerca del profeta Eliseo? ¿Te parece bien qué por un insulto mueran 42 muchachos? ¿Piensas que esta leyenda se ha escrito en forma de moraleja para tener respeto por nuestros mayores? Estamos deseando conocer tus comentarios, ¡anímate a escribirnos! 

4 Comentarios

  1. Primero, la expresión neurim, traducida “muchachos”, puede ser traducida correctamente como “hombres jóvenes”. El contexto general de la Biblia revela que el término describe a personas entre los 12 y 30 años de edad. Ejemplo de esto lo encontramos en Génesis 22 donde Abraham iba a sacrificar a Isaac, probablemente en sus veintes. A su vez, la misma expresión se usa en 1 Reyes 20:14-15 en referencia a los integrantes del ejército [1]. Esto refuerza la noción de que los muchachos del episodio con Eliseo eran bastante grandecitos, si me permiten la expresión.

    Segundo, Eliseo no era un hombre mayor, sino de la misma edad que ellos. Elías no era mayor de 25 años cuando ocurrió el incidente [2].

    Tercero, previo al episodio Eliseo había realizado un milagro de misericordia en beneficio de toda la ciudad de Jericó (sanó las aguas malas). Esto establece el carácter de su ministerio de ahí en adelante. Los milagros tenían como objetivo ayudar gente en sus necesidades, afirmarlos en la fe, y establecer la autoridad de Dios en sus primeros representantes. Es en virtud del último propósito que Dios no puede tolerar la falta de respeto a sus primeros profetas. [3]

    Cuarto, el incidente ocurrió en los alrededores de una ciudad pagana abiertamente enemiga de Jehová (aprox. A 10 millas de la ciudad de Jeroboam). Debido a que Eliseo recién comenzaba su ministerio, la burla ponía en riesgo la misión que Dios le asignó. Además, el insulto en público por parte de esta pandilla era, en última instancia, dirigido al Dios que Eliseo representaba. La blasfemia contra Dios era en esos tiempos confrontada con juicios y consecuencias severos. En un sentido profético, la muerte de los burladores es una sinopsis más, de las tantas en la Biblia, del juicio final sobre los enemigos de Dios.

    Quinto, no se trató de una burla inofensiva, sino de una directa confrontación entre las fuerzas de Baal y el profeta de Jehová, quien recientemente había sanado las aguas contaminadas que eran la fuente de provisión para toda ciudad. El milagro, sin duda, socavó significativamente la reputación de Baal. Por otra parte, es muy posible que se tratara de cientos de hombres acosando a Eliseo. Si 42 fueron las víctimas de los osos, es probable que el grupo consistiera de cientos. El Bible Knowledge Commentary sugiere que quizá los jóvenes fueran falsos profetas de Baal. El desafío, registrado en lenguaje coloquial de la época, implicaba que si Eliseo era realmente un gran profeta de Dios, debería subir al cielo como lo hizo Elías. El epítero “calvo” puede que sea una alusión asociada con los leprosos que se debían afeitar la cabeza como señal de su condición de inmundos.

    Sexto, es posible que la conducta de los jóvenes comprendiera potencialmente más que una burla inofensiva. Me refiero a la posibilidad real de que este grupo tuviera la intención de emplear violencia contra Eliseo. En ese caso, el acto de Dios también encuentra justificación en el objetivo de proteger a su profeta y asegurar el desarrollo de su plan.

    Por más información en el tema:

    http://www.christian-thinktank.com/qmeanelisha.html

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here