Si eres de los que creen que tu adorable y fiel mascota nunca, jamás, te miente ni te engaña, entonces te va a interesar esta investigación llegada a cabo por un equipo de investigadores del Departamento de Estudios Experimentales y Biología Evolutiva de la Universidad de Zurich. Este estudio apareció publicado en el diario Animal Cognition y ha levantado una gran controversia. Te explicamos más acerca de esta curiosa investigación.

¿Pueden los perros mentirnos o engañarnos? Sí y lo hacen mejor que bien

Esta investigación liderada por Marianne Heberlein, estudió a 27 perros partiendo de una premisa pre-elaborada por el equipo: ¿Son los perros propensos a mentir a sus dueños y a tratar de engañarlos cuando quieren obtener un beneficio propio? Desde siempre se había creído que el perro era incapaz de mentir pero los resultados te sorprenderán.

¿Pueden los perros mentirnos o engañarnos?

 

Para conseguir una conclusión, los investigadores asignaron una salchicha o galleta de perro a cada uno de los sujetos. A continuación, propusieron colocar frente a un cuenco con comida a dos mujeres. Una debería ser la generosa y otra la egoísta. Esto lo lograron llamando al perro, acariciándole y después haciendo lo propio; mientras que la que tenía que ser generosa le daba una recompensa, la otra se la guardaba. Tras varias repeticiones, obviamente, el perro se dirigía hacia la persona que sabía que le iba a dar su recompensa. Eso sí, no tenía porque ser su recompensa favorita (una tenía salchichas – la antipática – y otra galletas de perro).

¿Pueden los perros mentirnos o engañarnos?

A continuación se adiestró a los perros para que aprendieran a ir a una de tres cajas (una vacía, otra con galletas y otra con salchichas) dispuestas frente a ellos. Debían conducir a una de las mujeres hacia su gominola favorita después de varios intentos en los que aprendieron en que caja estaba aquello que más querían. En la prueba final, casi el 80% dirigía a la mujer generosa hacia la caja con la gominola preferida. En lo que a la mujer egoísta se refiere, apenas un 20% le llevó hacia su gominola favorita. Sin embargo, si que la dirigían hacia la gominola que menos le gustaba o hacia la caja vacía.

Los resultados del experimento

Las conclusiones a las que llegaron, finalmente, los investigadores fueron que los perros saben ocultar la verdad a aquellas personas que no les son simpáticas. Así, el perro llegaría al siguiente razonamiento:”¿Por qué debo decirle a esa persona egoísta donde está la gominola más deliciosa si no lo conseguiré?”.

perro travieso

En cierto modo, sería algo así como ocultar la verdad a la persona para que esta no sepa dónde está la mejor gominola. En definitiva, “yo gano, la persona egoísta pierde”.

¿Te ha sorprendido? Tenemos muchas más curiosidades que te sorprenderán como sucede con estas sorprendentes razones por las que los perros son las mejores mascotas. ¡Descúbrelas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here