En 1918, el mundo fue conmocionado por los efectos de una terrible pandemia que ha sido catalogada como la más devastadora de toda la historia humana: la gripe española. A diferencia de otras epidemias, este virus cobró la vida no sólo de niños y ancianos, sino también de jóvenes y adultos fuertes y saludables. Descubre los detalles más horrible crisis de salud jamás vista.

La desgarradora gripe española

La Gran Epidemia de Gripe, como también fue llamada, surgió a principios del año 1918, durante la Primera Guerra Mundial. Aunque este conflicto bélico global no fue la causa del brote del virus, el movimiento de los soldados y civiles trasladándose de país en país tuvo una gran influencia en la propagación de la enfermedad.

Por sí sola, la Primera Guerra Mundial fue un derramamiento de sangre brutal en el que murieron 31 millones de personas. Cuando se empezaba a dispersar el conflicto hacia el final de la guerra, surgió la gripe española como un enemigo mortal de la humanidad mucho más desalmado.

En tan sólo un año, la gripe española acabó con la vida de entre 20 y 40 millones de personas a nivel mundial, entre los cuales se contaban niños, ancianos, jóvenes y adultos saludables. También los animales cayeron víctimas de este virus, incluyendo perros y gatos.

A pesar de como es llamada, la gripe española no se originó en España. Los científicos no tienen conocimiento sobre el origen exacto del virus. Se le bautizó de esta forma porque España no estaba involucrada en la Gran Guerra, por lo que la información sobre la enfermedad no fue censurada y la prensa española le dio mayor atención que en cualquier otro lugar del mundo.

Existieron rumores de que agentes alemanes introdujeron bacilos patógenos en conservas españolas, pero según la prensa de la época, se trataba de ignorancia y falta de información que reforzó el miedo en las trincheras.

Solo en China fallecieron 30 millones de personas combatiendo el virus. Esto era cera del 35% de la población de este país asiático para la época. En los Estados Unidos, cerca del 28% de la población se contagió y murieron de 500.000 a 675.000 personas. En el Reino Unido murieron 250.000, en España 200.000 (el 1% de la población), en Venezuela 25.000, en Francia 400.000 y en Italia una cifra similar. 

El mundo estaba empeñado en mantener el foco de atención en la guerra, y por ello, tomaron de excusa el hecho de que España fuera el único país que reconocía públicamente la pandemia, para afirmar que era el único afectado.

La falta de recursos y la censura hicieron que nadie investigara el foco del letal virus y pasaran por alto los obvios problemas sanitarios que facilitaron su propagación.

Sin embargo, polémicas investigaciones hechas en 2007, permitieron determinar el modus operandi del virus, que quitaba la vida de los enfermos a través de lo que llamaron una tormenta de citocinas.

¿Conocías sobre este triste episodio en nuestra historia?

Si te ha interesado conocerlo, no te pierdas:

– Un experimento revive malos recuerdos: la gripe española

– Bill Gates asegura que no estamos preparados para la peor amenaza para la humanidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here