Es muy difícil recordar todo lo que aprendes, y lo cierto es que, si no naciste con una memoria fotográfica, tu cerebro no está diseñado para recordar todos los hechos, información o experiencia que has recolectado en tu vida. El cerebro humano tiende a tener fugas. Pero, ¿cómo recordar la gran mayoría de lo que aprendes? ¡Te contamos!

¿Cómo recordar el 90% de todo lo que aprendes?

Para poder llegar a un entendimiento de esto, debemos conocer cómo los seres humanos aprenden. Esto es lo que se conoce al respecto a lo que el cerebro humano retiene en porcentajes: sólo un 5% de lo que aprenden cuando han estado atentos en una conferencia, un 10% de lo que se aprende leyendo (libros, artículos), retienen el 20% de material audio-visual (aplicaciones, vídeos), el 30% de lo que aprenden cuando ven una demostración de lo que aprende, los seres humanos aprenden un 50% cuando discuten lo aprendido, 75% de lo que aprenden cuando ponen en práctica lo que aprendieron y un 90% de lo que aprenden cuando lo usan de inmediato (o cuando se lo enseñan a otros).

recordar el 90 por ciento de lo que aprendes

Como puedes ver, el cerebro humano tiende a retener más con métodos «participativos» que brindan resultados.

La clave está en elegir el método de aprendizaje, en lugar de perder el tiempo con otras: no tengas miedo a equivocarte, se aprende con más efectividad cuando se cometen errores y se practican los conocimientos. Si lo que quieres es aprender: ¡Debes despedirte de tu miedo a equivocarte! No importa lo buena que sea la explicación, no lo harás bien la primera vez. Tienes que probarlo, sin que te preocupe cometer un error. Y esto es porque su interpretación varía y siempre debes poner lo que has aprendido en práctica para saber que de verdad tu cerebro lo ha asumido correctamente.

recordar lo que aprendes

Es decir, toma el limitado tiempo que tienes y enfócate en conseguir soluciones que produzcan el mayor impacto en tu memoria. Si logras optimizar los conocimientos que obtienes, puedes pasar a obtener nuevos, en lugar de repasar aquello que ya has estudiado con anterioridad, y ser lo suficientemente sabio al elegir en qué vas a gastar el poco tiempo que tienes.

Así que, ya lo sabes. Pon en práctica, experimenta, prueba y ese conocimiento quedará mucho más claro en tu memoria que si no lo hicieses. Quizás te tome un poco más de tiempo, pero sin duda absorberás mucho mejor los nuevos datos.

Si te ha gustado este artículo, ¡no dejes de compartirlo con tus amigos!

También te podría interesar:

– Los 7 PECADOS de la memoria

Imágenes: Hansuniliderpromocion

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here