Los refranes son una fuente de sabiduría popular y de sentido común, que sin duda nos hacen reflexionar. ¿Quién no ha oído frases como: «Quien mucho abarca, poco aprieta» o, «A buen entendedor pocas palabras»? Seguramente quienes más los repiten son las personas mayores, abuelos y abuelas que creen que «los tiempos de ahora no son los mismos a los de antes». En Supercurioso sabemos que nuestros lectores quieren conocer cosas de millennials, por eso hemos traído este divertido especial: refranes de gatos. ¿Quién dijo que los dichos de gato son cosa del pasado? Aquí te invitamos a descubrir algunos de los más interesantes y curiosos. ¡Acompáñanos! 😉 Te encantarán…

Refranes de gatos divertidos y profundosrefranes de gatos

Como bien sabes, los refranes y dichos se trasmiten de manera oral y cubren muchísimos aspectos de la vida cotidiana basándose en experiencias vividas. En muchos casos los refranes pueden ser percibidos como proverbios, frases para reflexionar, ya que expresan un consejo o enseñanza en palabras sencillas. Para conseguir su propósito, el refrán toma como referente objetos, animales o situaciones que todos conocemos. Los refranes de este artículo tienen que ver con los gatos, porque muchos de ellos son los mejores.

1. Gato dormilón no pilla ratón

El primero en nuestra lista de refranes y dichos de gatos tiene que ver con uno de los 7 pecados capitales: la pereza. ¿Qué significa? Sencillo, si te dejas llevar por la pereza, la vagancia y no actúas, no conseguirás tus propósitos.

2. El amor de los gatos, a voces y por los tejados

Aunque parece uno de esos refranes complejos que nada tienen que ver con los gatos, lo cierto es que este refrán es una crítica hacia aquellos que se jactan de sus conquistas amorosas sin ninguna discreción. Recuerda el siguiente refrán: «El amor es un campo de batalla», por eso no debes jugar con él… A veces puedes salir perdiendo.

3. Para pasar el rato se puede limpiar la cabeza al gato

Este es uno de los refranes que tiene que ver con las curiosidades de los gatos. Verás, el gato es un animal muy limpio, limpiarle la cabeza no es necesario en absoluto. ¿Sigues sin entenderlo? Bueno, vamos a ver… El dicho encierra una crítica hacia los que llenan su tiempo con actividades inútiles, porque para pasar el rato y procrastinar hay miles de razones.

4. El trato engendra amistad entre el perro y el gato

Este es uno de los dichos de gato que más nos encantan. No siempre los gatos y los perros se odian, en realidad pueden llegar a ser amigos. Lo mismo que en una casa pueden convivir un perro y un gato de manera pacífica, dos personas aparentemente opuestas si se tratan con frecuencia pueden llegar a apreciarse. Ten presente este mensaje si ves que dos personas no pueden estar tranquila la una con la otra, seguro ayudará. 🙂

5. Sardina que lleva el gato nunca vuelve al plato

Hay algunos refranes de gatos que a veces tienen varios significados, este es uno de esos casos. Por un lado, podemos interpretar que aquello que despierta la codicia ajena es mejor no prestarlo o, en cambio, podríamos pensar que cuando el daño está hecho es muy difícil repararlo. ¿Cuál crees que traduce mejor el refrán?

6. Cuando el gato está ausente, los ratones hacen fiesta

Este es uno de esos dichos de gato que los padres suelen decir cuando reprenden a sus hijos… Y ¿tiene sentido, no crees? Este refrán tiene que ver con el momento en el que desaparece la vigilancia, los que están sometidos a esta suelen aprovechar esa ausencia para hacer lo que les apetece. ¿Tus papás también te lo dijeron a ti?

7. Cara de beato y uñas de gatodichos de gato

De todos los refranes de gatos este es directo, se entiende de sobremanera, ¿no crees? Nos habla de las personas hipócritas que alaban a alguien en su presencia y cuando no está lo critican.

8. Gato escaldado, del agua fría huye

El que ha tenido una experiencia negativa, se aleja de todo aquello que se la recuerde. En suma, las experiencias que han resultado dolorosas nos vuelven desconfiados en extremo.

9. Si nada sobra en tu plato, no tengas perro ni gato

Aunque es uno de esos refranes de gatos y perros fríos, puede que tenga algo de verdad implícita en sus palabras: si tus recursos son limitados, no te rodees o te impongas gastos que no puedas soportar.

10. Cuando todo se hierve, te pueden dar gato por liebre

En referencia a los casos en que se ha servido gato como carne de liebre, este refrán te avisa de que si estás en una situación confusa hay que extremar las precauciones para que no te engañen. ¿Lo pones en práctica?

11. Gato con guantes no caza ratones

Sí, es uno de esos dichos de gato realmente chistosos. Indica que para realizar cualquier acción hay que emplear los medios adecuados para ello y dejarse de refinamientos inútiles que solo nos impedirán conseguir nuestro fin.

12. Gato maullador, no es buen cazador

Similar al famoso refrán que reza: «Perro que ladra no muerde». Este dicho significa que aquel que habla demasiado, en realidad hace muy poco.

13. La curiosidad mató al gato

Esta es una frase universal, sirve de advertencia a quien hace demasiadas preguntas. No por nada es uno de los refranes de gatos más populares que hay. Aquí te vamos con un dato curiosos sobre este juego de palabras: el origen de este dicho es inglés y se remonta al siglo XVI, cuando se decía care kills a cat, que significa «la preocupación mató al gato». Este era uno de esos dichos de gato que utilizaban los médicos para que sus pacientes no se preocuparan demasiado. No obstante, con el paso del tiempo, la palabra care cambió por curiosity, donde se transforma y se interpreta como «el querer saber más es demasiado perjudicial».

14. Aquí hay gato encerrado

Este refrán se explica por sí solo, no necesitamos pensarlo demasiado; simplemente es una frase que utilizamos comúnmente cuando algo nos genera desconfianza y da a entender que otras personas nos están ocultando algo.

15. ¿Te comió la lengua el gato?

Para cerrar nuestra lista de refranes de gatos conocidos y divertidos, nada mejor que este… Generalmente, lo usamos cuando alguien se queda callado mucho tiempo, pero estamos seguros de que no conoces su origen. Verás, este es de los pocos dichos de gatos que provienen de la edad media, y se originó porque en esa época era muy común que castigaran a los ladrones cortándoles la lengua y dándosela de comer a los gatos. ¿Macabro, no te parece?

¡Cuéntanos! ¿Sabes más refranes de gatos? Compártelos con nosotros. Si te ha gustado este artículo y quieres conocer más datos curiosos sobre los gatos te invitamos a leer nuestro artículo sobre por qué los gatos siempre caen de pie. ¡Descúbrelo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here