Aunque algunos tengan la capacidad de dormir unas horas menos que la mayoría de la población, dormir es una parte fundamental de nuestro día. Todos necesitamos descansar, no solo por el agotamiento físico que podría provocar el no hacerlo, sino porque dormir también es fundamental para muchos procesos cognitivos y que tienen que ver con la memoria. Ahora, ¿alguna vez has visto a alguien capaz de dormir con los ojos abiertos? Este fenómeno es más frecuente de lo que crees y tiene hasta su propio nombre: Lagoftalmos nocturnos.

Esta condición está, de hecho, considerada una enfermedad que puede traer consigo una serie de dificultades. Por ejemplo, el hecho de ser incapaces de cerrar los ojos mientras dormimos puede comportar distintos problemas oculares al no humedecerse adecuadamente durante un largo período de tiempo. Todo esto y mucho más, ¡te lo contamos en Supercurioso!

¿Es posible dormir con los ojos abiertos?

Se puede dormir con los ojos abiertos, algunas personas sí

1. Lagoftalmía

Sí, se puede dormir con los ojos abiertos, pero esto está lejos de ser una situación placentera. De hecho, quienes sufren de lagolftamía suelen pasar muy malas noches y, a menudo, deben despertarse recurrentemente para humectar adecuadamente sus ojos. Suele tratarse de una acción involuntaria que, como te avanzábamos, puede conllevar múltiples problemas oculares.

Pero, ¿qué es lo que causa esta extraña condición? Según los expertos, esto puede ser causado por factores mecánicos o nerviosos. Un tipo de problema mecánico es una cicatriz en el ojo o en los alrededores del párpado que impiden que estos funcionen como deberían. Por otro lado, un ejemplo de un problema nervioso podría ser alguna lesión en el nervio facial que impiden que se envíe información de forma adecuada al músculo encargado de cerrar los párpados. En todo caso, resulta que no solo se puede dormir con los ojos abiertos, sino que es mucho más común de lo que piensas. Tanto es así, que la National Sleep Foundation estima que un 20% de la población duerme con los ojos abiertos. Esto, dicho así, puede sonar baladí, pero la verdad es que esta condición puede derivar en importantes problemas oculares si no se le presta la atención que merece.

2. Problemas oculares derivados

Problemas derivados

Existen diversos grados o niveles de esta condición: no es lo mismo dormir con los ojos parcialmente abiertos que dormir con los ojos completamente abiertos. No obstante, cada caso puede generar consecuencias a corto y largo plazo. Entre las consecuencias de dormir con los ojos abiertos a corto plazo encontramos: resecamiento de la pupila, sensación de un cuerpo extraño en los ojos, ojos rojos, visión borrosa, sensibilidad a la luz y problemas para dormir bien.

Estos, no obstante, solo son la punta del iceberg, puesto que, si este problema no se trata adecuadamente, las consecuencias pueden empeorar y, por supuesto, esto derivará en mayores dificultades tanto para dormir como para ver bien. Sin embargo, existe un tratamiento para la lagoftalmía y si lo tratas adecuadamente lo más probable es que ninguna de estas consecuencias se agrave.

3. Tratamiento para la lagoftalmía

En primer lugar, si tienes sospechas de que estás durmiendo con los ojos abiertos lo primero que debes hacer es consultar con un oftalmólogo, puesto que solo él te podrá decir cuáles son las posibles causas de este problema. Los tratamientos para esta enfermedad son variados, y siempre van enlazados con las causas directas del problema. Alguno de los tratamientos para las personas que pueden dormir con los ojos abiertos son:

  • Pegar los párpados con una cinta médica segura para que permanezcan cerrados durante la noche.
  • Utilizar gotas o ungüentos oftalmológicos antes de dormir.
  • Tratar directamente la afección que impide que puedas cerrar los ojos al dormir.
  • Cirugía para aumentar el peso de los párpados.
  • Cirugía para cambiar el movimiento de los párpados.

4. La importancia de un buen sueño

Dormir es una de las partes más importantes del día, aunque no siempre lo parezca, y hay razones por las cuales nuestro organismo decide cerrar los ojos mientras dormimos. Sin duda, abrir los ojos durante el sueño afecta la manera en la que descansamos. Por ejemplo, nuestros párpados cerrados impiden que la luz sea absorbida por los ojos, lo que relaja nuestro cerebro y lo estimula a descansar.

Una persona que abre los ojos al dormir, por lo tanto, descansará peor. De hecho, dependiendo de la gravedad de su caso. Cerrar los ojos durante el sueño es la manera en la que nuestro cuerpo protege nuestros ojos y los prepara para un próximo día. Al dormir, nuestros ojos también descansan y se humedecen adecuadamente, con lo cual quedan preparados para una próxima jornada.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre si se puede dormir con los ojos abiertos? ¿Conoces a alguien que sufra de lagoftalmía? ¿Te has preguntado alguna vez si duermes con los ojos abiertos? Por cierto, en la oscuridad, ¿tus ojos ven una luz gris? Entonces puede que tengas que echarle un ojo a eso. Recuerda ir al oftalmólogo si sientes síntomas como resequedad en los ojos, cansancio atípico o algún otro síntoma relacionado con esta enfermedad. Y no te olvides de dejarnos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here