Quienes tenemos hijos sabemos y conocemos las difíciles jornadas que pueden darse cuando les mandan a hacer deberes y tareas en casa. Si bien es cierto que muchas personas están de acuerdo con estas prácticas, otras en cambio nos preguntamos qué tanto pueden influir “de verdad” en la preparación de nuestros chicos, y en su aprendizaje efectivo.

Tareas en casa ¿ayudan a nuestros chicos o no?

¿Qué recuerdas tú de tus tareas en casa? Por mi parte, interminables tardes en las que debía terminar trabajos de investigación sobre la antigua cultura grecorromana, o colocar en el cuaderno imágenes de los presidentes contemporáneos del país y saber quiénes fueron los ministros de cada uno, o realizar una y otra vez ejercicios del binomio de Newton, o, ahora, ayudar a mis hijos a hacer maquetas dignas de un arquitecto.

El hecho es que este tipo de actividades han sido objeto de estudio desde hace varias décadas, y muchos pedagogos y especialistas en educación argumentan que las tareas en casa no influyen decisivamente en un mejor rendimiento escolar. El problema es que este hábito está tan arraigado en nuestra cultura y nuestro pensamiento que automáticamente creemos que mientras más tareas les pongan a los niños mejores estudiantes serán.

Pero los hechos dicen otra cosa. Si hablamos de niños de educación primaria, ellos asimilan mucho mejor lo aprendido cuando lo practican en el salón de clases, y por lo tanto no necesitan deberes adicionales. Para ellos, es un tiempo invalorable que perderlo de ese modo les resulta desagradable y los pone de mal humor.

Tareas en casa ¿ayudan a nuestros chicos o no?

Así lo han declarado profesores expertos en educación, como Harris Cooper, de la Universidad de Duke, o Etta Kralovec, de la Universidad de Arizona. Ambos concuerdan en que en la escuela básica las tareas en casa no producen el efecto deseado, sino al contrario. El profesor Cooper, desde 1989, ha realizado más de 150 investigaciones sobre el tema, y no ha podido determinar ninguna ventaja concluyente de los deberes que se les mandan a los chicos en casa.

Como es lógico suponer, no se aplica uniformemente en todos los niveles de educación. Por ejemplo, ya en bachillerato, sí hay beneficios de las tareas en casa, pero también hay límites. En las investigaciones y estudios, se dieron cuenta de que los estudiantes que sólo pasaban 1.5 horas al día en casa con deberes tenían mejor rendimiento que quienes le dedicaban 4 horas. ¡Increíble!

Tareas en casa ¿ayudan a nuestros chicos o no?

Otro argumento en contra de las tareas en casa es que contribuyen a formar estudiantes dependientes y perezosos, pues los padres muchas veces tenemos la mala costumbre de ayudarles en todo, y muchos terminan haciendo los deberes en lugar de sus hijos, lo que en verdad no los beneficia en nada pues así jamás aprende un niño, y peor, pierde su sentido de responsabilidad.

Otro factor es la cualidad de castigo que pueden tener las tareas en casa, pues hasta tanto no las terminen, y bien, no pueden hacer otra cosa. Los que abogan por eliminarlas aducen que el niño volverá a estar motivado por el estudio y sentirá alegría de ir todos los días a la escuela para aprender cosas nuevas.

Ya la Organización Mundial de la Salud está haciendo las gestiones necesarias para que se eliminen las tareas en casa de todos los sistemas escolares registrados, y procurarles a los niños un aprendizaje más efectivo y feliz.

Tareas en casa ¿ayudan a nuestros chicos o no?

Por cierto, el sistema educativo finlandés, considerado como uno de los mejores del mundo –si no el mejor–, enseña a los niños haciendo; a través de la práctica y de la libertad, los niños investigan, experimentan y leen todo lo que su curiosidad les indica, estimulada, por supuesto, por una bancada extraordinaria de profesores y maestros. ¿Cuánto tiempo pasan en la escuela? Escasas 5 horas, y apenas un 10% del tiempo es lo que le dedican en sus casas a reforzar alguna que otra cosa.

No es descabellada la idea, ¿qué piensas tú? Te invitamos a leer sobre una escuela muy interesante, Summerhill, y también descubre cómo es el mejor colegio del mundo.

Imágenes: anthony kelly, Anton Peck, Alan Wat, Bill Thompson, Kristine Lewis

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here